Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:57

Homosexuales hacen cola en Washington para solicitar licencia de casamiento

por 3 marzo 2010

Homosexuales hacen cola en Washington para solicitar licencia de casamiento
La igualdad de derechos maritales existe ya en los estados de Massachusetts, Nuevo Hampshire, Iowa y Connecticut. Vermont pasó del reconocimiento de las uniones civiles al del casamiento el año pasado, mientras que California tuvo casamientos de parejas del mismo sexo por un período, los ha suspendido como resultado de un plebiscito.

Más de cien parejas de homosexuales concurrieron este miércoles al Tribunal del Distrito de Columbia para solicitar sus licencias de casamiento inmediatamente después de que la capital de EE.UU. se convirtiera en la sexta jurisdicción del país que reconoce la igualdad de derechos de las parejas del mismo sexo.

"Hemos esperado tres años y medio para este día", dijo José Manuel Zúñiga, de 40 años, cuando salió con su compañero, Juan Carlos, de 39 años, a la explanada del edificio H. Carl Moultrie de Tribunales en la fría mañana en que se abrió el registro.

La igualdad de derechos maritales existe ya en los estados de Massachusetts, Nuevo Hampshire, Iowa y Connecticut. Vermont pasó del reconocimiento de las uniones civiles al del casamiento el año pasado, mientras que California tuvo casamientos de parejas del mismo sexo por un período, los ha suspendido como resultado de un plebiscito.

En el estado de Maryland no existe el matrimonio homosexual, pero se reconoce la legalidad de las uniones efectuadas en aquellos donde sí existe ese derecho.

José Manuel Zúñiga, hijo de española y mexicano, y Juan Carlos fueron la trigésimo quinta pareja que inició hoy el trámite previo al casamiento, que se completará a partir del próximo martes, cuando comiencen las bodas.

Sam, de 32 años, y Steven, de 29, han estado juntos 13 años, y para ellos lo mejor del día, aparte del formulario de solicitud de licencia que mostraron a los periodistas, son los dos pastelitos que el concejal David Catania, promotor de la legislación, regaló a cada pareja con ansias de casamiento.

La primera pareja que se presentó, tres horas antes de que abriera la oficina, fue la de Sinjoyla Townsend, de 41 años, y su compañera desde hace una docena de años Angelisa Young, de 47, amparadas ya por el estatuto de "pareja doméstica" vigente en el Distrito de Columbia y que ahora se convertirá en licencia de casamiento.

"Que, finalmente, pueda casarme con la mujer con la cual he estado comprometida por más de 12 años es un sueño que se hace realidad", declaró Young. "Después de todos los años de espera, Sinjoyla y yo podremos comenzar, finalmente, nuestras vidas como una pareja casada legalmente".

Sean Bugg, coeditor de la revista MetroWeekly, que cubre a la comunidad gay, dijo que él es "naturalmente cauteloso cuando se trata de celebrar" los "éxitos políticos" de los homosexuales.

"Una larga experiencia me ha enseñado que a veces nos arrebatan la victoria en el último momento", añadió. "Pero no esta vez. Esta vez, estoy tan feliz como las parejas que hoy, bajo la llovizna fría, van a los tribunales por la oportunidad, largamente esperada, de que su relación se reconozca como válida, legalmente".

Pero la batalla no está ganada para quienes apoyan la igualdad de derechos "matrimoniales" para las parejas homosexuales: una coalición de organizaciones religiosas, iglesias y activistas de la comunidad negra ha expresado su oposición y podría presentar una demanda ante los tribunales.

La mayoría de la población del Distrito de Columbia es negra, y la influencia de sus iglesias que ha sido tan progresista en materia de algunos derechos civiles, es igualmente conservadora en asuntos de familia y sexo.

Por ahora el Congreso, que tiene la última palabra en el Gobierno del Distrito de Columbia, no impidió la aplicación de la ley municipal: la mayoría demócrata en la legislatura federal no mostró interés en anular un estatuto aprobado por los representantes elegidos de la ciudad.

El diario The Washington Post indicó en un editorial que "no deben menospreciarse las opiniones y sentimientos profundos de quienes creen, por razones religiosas u otras, que el matrimonio es algo que sólo puede existir entre un hombre y una mujer".

"Pero la historia se mueve en sentido contrario, a favor del reconocimiento de que los homosexuales, al igual que los heterosexuales, tienen derecho a santificar su amor en matrimonio, y que la sociedad se beneficiará cuando ese derecho se extienda universalmente", añadió. EFE

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes