Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 05:39

Informe británico advierte que un ataque israelí a Irán llevaría a una guerra con "implicaciones regionales y globales"

por 15 julio 2010

Informe británico advierte que un ataque israelí a Irán llevaría a una guerra con
Hay hechos recientes que parecen justificar una valoración tan pesimista de la crisis: en Israel se ha publicado que Siria está fabricando misiles iraníes M-600 destinados a la organización Hizbulá.

La posibilidad de un ataque israelí contra Irán por el programa nuclear de este país se ha incrementado fuertemente, pero sus consecuencias serían devastadoras y llevarían a una guerra prolongada con "implicaciones regionales y globales".

Tales son las conclusiones de un estudio titulado "Acción Militar contra Irak: Impacto y Efectos" del centro de estudios británico "Oxford Research Group", según el cual las consecuencias serían tan graves que hay que buscar como sea la forma de resolver esa crisis por vías distintas de la militar.

Hay hechos recientes que parecen justificar una valoración tan pesimista de la crisis: en Israel se ha publicado que Siria está fabricando misiles iraníes M-600 destinados a la organización Hizbulá.

Mientras tanto, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha calificado a Irán como "la mayor amenaza terrorista" y ha desestimado como una equivocación la idea de que se pueden contener las ambiciones nucleares iraníes.

A todo ello se suma, según el Oxford Research Group, el llamamiento del embajador en Washington de los Emiratos Árabes Unidos a favor de un ataque militar a Irán.

El Oxford Research Group llega a la conclusión en su estudio de que Israel está en condiciones de lanzar un ataque contra Irán ya que ha desarrollado muchos sistemas nuevos de armamento incluidos aviones no tripulados y armados y otros capaces de atacar blancos a larga distancia.

Según ese centro de estudios, un ataque israelí no tendría sólo como blancos las instalaciones militares iraníes, sino también fábricas y centros de investigación, incluidos laboratorios de universidades, para causar el mayor daño posible a la capacidad nuclear iraní.

El ataque no se limitaría a bases remotas sino que incluiría el bombardeo directo de blancos en Teherán y posiblemente tendería a eliminar a los tecnócratas que administran los programas nucleares y de misiles de Irán.

De llevarse finalmente a cabo, el ataque se vería en todo Oriente Medio como una acción aprobada y apoyada por los norteamericanos aunque Israel fuese el único ejecutor.

Según el director del informe, "habría muchas bajas civiles, no sólo entre las personas que trabajan en los programas nuclear y de misiles de Irán sino también entre las familias al ser atacados en sus hogares secretarias, limpiadoras así como el personal de las fábricas, centros de investigación y facultades universitarias".

Por mucho daño que se hiciese a los programas de misiles y nuclear iraníes, el ataque reforzaría la unidad política de ese país y daría mayor estabilidad al régimen de Ahmadineyad, se advierte en el estudio.

Según el informe, Irán podría también responder de muchas maneras: así, podría retirarse del Tratado de No Proliferación Nuclear y emplearse en la fabricación de armas nucleares para disuadir de futuros ataques, aprovechando instalaciones a gran profundidad que se está al parecer construyendo.

Teherán podría también optar por otras medidas como un posible ataque a Israel o el cierre del estrecho de Ormuz, que provocaría inmediatamente un fuerte alza de los precios del petróleo.

Otra opción sería la de llevar a cabo ataques paramilitares o con misiles contra la producción de crudo en la parte occidental del Golfo y contra las instalaciones dedicadas al procesamiento y el transporte del crudo.

Otra posible represalia consistiría en ayudar a grupos paramilitares de Irak y Afganistán que se oponen a la presencia militar extranjera en sus respectivos países.

Es posible en cualquier caso, según el informe, que Irán no respondiese de modo inmediato sino que diese la máxima prioridad al desarrollo de armas nucleares y misiles de largo alcance, lo que tendría enormes implicaciones para la seguridad internacional, según el autor del estudio.

"Un ataque israelí a las instalaciones nucleares iraníes marcaría con seguridad el comienzo de un largo proceso de ataques periódicos israelíes para seguir impidiendo el desarrollo por Irán de armas nucleares y misiles de alcance medio", indica el informe.

Y agrega que "las respuestas iraníes serían también a largo plazo, con lo que se daría comienzo a una guerra prolongada que tendría implicaciones tanto regionales como globales".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes