Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:40

Raúl Castro anuncia que se ampliará el trabajo por cuenta propia en Cuba

por 2 agosto 2010

Raúl Castro anuncia que se ampliará el trabajo por cuenta propia en Cuba
El mandatario dijo que para ello se aplicará un régimen tributario específico para este sector, que servirá como "alternativa" de empleo a los trabajadores que sobran en las "abultadas" plantillas estatales y que él mismo cifró en más de un millón hace unos meses.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, anunció el domingo último la ampliación del trabajo por cuenta propia en la isla y la reducción progresiva de las plantillas estatales, medidas que calificó de "cambio estructural y de concepto".

El general Castro clausuró el pleno de la Asamblea Nacional de Cuba con un discurso en el que, por primera vez de forma pública, se refirió al proceso de excarcelación de presos políticos.

No faltaron tampoco las críticas a Estados Unidos y el acento en subrayar la unidad de la Revolución cubana y de su dirección.

Aunque reiteró que Cuba "actualizará" su modelo a su ritmo y sin improvisaciones ni presiones externas, Castro desveló que su Gobierno extenderá el empleo por cuenta propia y eliminará varias prohibiciones para otorgar licencias, comercializar algunas producciones y flexibilizar las contrataciones de mano de obra.

Ya está aprobada también, dijo, la aplicación de un régimen tributario específico para este sector, que servirá como "alternativa" de empleo a los trabajadores que sobran en las "abultadas" plantillas estatales y que él mismo cifró en más de un millón hace unos meses.

Precisamente otro de los anuncios de Castro fue la reducción por etapas de esas plantillas estatales y la supresión de "enfoques paternalistas" que no estimulan la necesidad de trabajar para vivir, lo que permitirá además disminuir los "gastos improductivos".

Garantizó que "nadie quedará abandonado a su suerte" y que "el Estado socialista brindará el apoyo necesario para una vida digna" pero también avisó: "hay que borrar para siempre la noción de que Cuba es el único país del mundo en que se puede vivir sin trabajar".

En su intervención, el presidente cubano aprovechó para comentar la situación de la economía cubana. Y lo hizo con un tono bastante menos pesimista que en otros de sus discursos al calificar de "alentadores" los resultados en el primer semestre de 2010.

A pesar de la crisis internacional y de la caída de producciones como el azúcar, Castro dijo que este año ha aumentado el número de turistas, se ha cumplido la producción petrolera e incluso se "ha mejorado" el equilibrio monetario interno.

También aseguró que las retenciones de transferencias a empresas extranjeras "son hoy apenas un tercio" respecto a hace un año y que, como muestra de seguridad en el país, se han incrementado los depósitos procedentes del exterior en los bancos cubanos.

Por primera vez de forma pública, Raúl Castro habló ante el Poder Popular de Cuba de la excarcelación de los presos políticos condenados en la represión de 2003, tras el diálogo abierto con la Iglesia Católica y apoyado por España.

Sin mencionar a la Iglesia ni a España y refiriéndose a los presos como "reclusos contrarrevolucionarios", señaló que estas liberaciones han sido una "decisión soberana" y de acuerdo con las leyes cubanas.

Subrayó que "ninguno de estos ciudadanos fue condenado por sus ideas, como tratan de hacer ver las brutales campañas de descrédito contra Cuba" sino porque actuaron al servicio de Estados Unidos y de su política de "bloqueo y subversión" radicalizada, a su juicio, en aquellos momentos de 2003 por el ex presidente George W. Bush.

Enmarcó las excarcelaciones en la "generosidad" y "fortaleza" de la Revolución cubana pero también endureció el tono para hacer una advertencia: "no habrá impunidad para los enemigos de la patria y para quienes intenten poner en peligro nuestra independencia".

Tampoco faltaron las críticas de Raúl Castro a Estados Unidos y, aunque reconoció que ahora hay "menos retórica" y se celebran ocasionales conversaciones bilaterales para tratar asuntos "limitados", "en esencia, nada ha cambiado" entre ambos países.

Durante su intervención, el presidente cubano hizo hincapié en la unidad de la revolución y de su dirección frente a las "campañas de la prensa" extranjera que se han "atrevido" a describir "la existencia de una lucha de tendencias" en la cúpula del régimen.

"Aunque les duela a los enemigos, nuestra unidad es hoy más sólida que nunca", manifestó Castro.

Se refirió también a su silencio hace menos de una semana en el acto central del Día de la Rebeldía Nacional, una de las fechas más destacadas del calendario revolucionario cubano, cuando fue el vicepresidente José Ramón Machado Ventura quién pronunció el discurso principal.

"Lo importante no es el orador sino el contenido de esa intervención que expresa la opinión colegiada de la dirección del Partido y del Estado" explicó, tras admitir que esos discursos siempre los ha dado Fidel Castro y "en contadas ocasiones" él mismo.

Raúl Castro pronunció su discurso en un pleno parlamentario donde la silla de Fidel Castro volvió a estar vacía, como ha ocurrido desde que el ex presidente enfermó en 2006 y cedió el poder a su hermano.

Algunos esperaban ver a Fidel Castro este domingo en la Asamblea Nacional, después de su reaparición pública y la continuada actividad que mantiene desde hace algunas semanas.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes