Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 12:51

Reabierto el espacio aéreo español tras decretar el "estado de alarma"

por 4 diciembre 2010

Reabierto el espacio aéreo español tras decretar el
El Ejecutivo puso bajo mando militar el control aéreo y adoptó una decisión sin precedentes en la etapa de la España democrática al decretar el "estado de alarma", medida aprobada en un Consejo de Ministros extraordinario que aprobó el decreto ley firmado por el rey Juan Carlos en Mar del Plata, donde asiste a la Cumbre Iberoamericana.

El espacio aéreo español ha sido reabierto después de que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decretará el "estado de alarma" para movilizar a los controladores aéreos y poner fin al caos generado con la huelga por motivos laborales.

Casi 24 horas después de que tuvieran que ser cerrados, el Ministerio Español de Fomento anunció la apertura de los cielos españoles al tráfico aéreo.

Para ello fue necesario que el Ejecutivo pusiera bajo mando militar el control aéreo y adoptara una decisión sin precedentes en la etapa de la España democrática al decretar el "estado de alarma", medida aprobada en un Consejo de Ministros extraordinario que aprobó el decreto ley firmado por el rey Juan Carlos en Mar del Plata, donde asiste a la Cumbre Iberoamericana.

Tras el pulso que han echado al Gobierno al ausentarse en masa en la tarde del viernes de sus puestos de trabajo en rechazo a la nueva reglamentación de sus horarios laborales que acababa de aprobar el Ejecutivo, los controladores regresaron esta tarde a su labor.

Según el organismo gestor aeroportuario AENA se ha restablecido la normalidad en todos los centros y torres de control.

AENA ha entablado comunicación con las compañías aéreas para que empiecen a hacer sus planes de vuelo después de que la mayoría los hubieran aplazado hasta las 06.00 horas (05.00 GMT) de mañana domingo.

No obstante, el gestor aeroportuario español ha pedido a los pasajeros que llamen a sus compañías antes de acudir al aeropuerto para asegurarse de la salida de su vuelo.

Los controladores comenzaron a regresar a sus puestos tras la entrada en vigor del "estado de alarma", que, según explicó el vicepresidente primero del Gobierno español, Alfredo Pérez Rubalcaba, supone que "en caso de no asistir al trabajo estarían incurriendo en un delito de desobediencia tipificado en el código civil-militar", que puede implicar penas de prisión.

"Es evidente que estamos ante un conjunto de trabajadores que se valen de su posición preeminente en el control aéreo, porque se saben casi únicos en el cumplimiento de sus funciones, y están defendiendo unos privilegios intolerables que el Gobierno no puede aceptar y no vamos a aceptar", afirmó el vicepresidente, que calificó de "chantaje" su actuación.

El vicepresidente primero pidió de nuevo disculpas a los ciudadanos por las molestias causadas por la huelga al comienzo de un "puente" festivo en España en el que miles de ciudadanos viajan para disfrutar de unas minivacaciones.

En sus palabras, la acción de ese colectivo es "lo más parecido a una huelga salvaje que existe".

Según el ministro de Fomento, José Blanco, responsable de los aeropuertos, se han abiertos los expedientes disciplinarios a los controladores que abandonaron masivamente sus puestos de trabajo.

"Hemos tomado medidas sin precedentes ante un chantaje sin precedentes en democracia", dijo en declaraciones a TVE y la cadena de radio SER.

El Partido Popular (PP), el principal de la oposición en España, criticó a través de uno de sus portavoces, Esteban González Pons, la actuación del Ejecutivo y se preguntó "Si sabía lo que podía ocurrir, ¿por qué aprobó un decreto conflictivo para el colectivo de controladores en vísperas del 'puente' más importante del calendario español?".

Miles de personas se disponían en la tarde del viernes a comenzar sus vacaciones del "puente" festivo con motivo del aniversario de la Constitución en próximo lunes y de la Inmaculada, el miércoles, cuando fueron sorprendidas por la huelga de los controladores.

Muchas de ellas se vieron atrapadas dentro de aviones que no podían aterrizar o que permanecieron horas en las pistas sin despegar.

El cierre de los cielos españoles alteró el tráfico aéreo en Europa y también repercutió sobre el de otras zonas, como América.

Varios vuelos procedentes del otro lado del Atlántico tuvieron que ser desviados a Portugal.

En total, según AENA hasta 600.000 personas se han visto afectadas por el plante de los controladores.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes