Venezuela: polémica por hoteles para damnificados - El Mostrador

Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 03:20

Disposición del presidente Hugo Chávez

Venezuela: polémica por hoteles para damnificados

por 6 diciembre 2010

BBC Mundo
Venezuela: polémica por hoteles para damnificados
La medida causó alarma en algunos sectores, que la vieron como una amenaza contra la propiedad privada, en el contexto de un serio déficit de viviendas que, más recientemente, ha llevado al gobierno a expropiar edificios residenciales a medio construir o medio entregar, con el objeto declarado de terminarlos y entregarlos a sus legítimos compradores.

Mientras cientos de damnificados se trasladan a hoteles aledaños a las zonas más afectadas por las lluvias en Venezuela, sigue la polémica por el uso de estas instalaciones como primer refugio ante la calamidad.

El domingo, el presidente Hugo Chávez dijo que el gobierno iba a "tomar los edificios abandonados de los ricos (...) edificios y hoteles donde no hay nada", para alojar a las familias necesitadas.

Estas edificaciones se sumarían a escuelas, instalaciones deportivas y otros refugios ad hoc acondicionados para recibir a los afectados, que ya superan los 100.000 en todo el país, de acuerdo con cifras oficiales dadas a conocer este lunes.

En específico la medida aplicaba a la población de Higuerote del estado Miranda, adyacente a la capital, Caracas, donde un porcentaje importante de apartamentos son utilizados para vacacionar.

Esto causó alarma entre ciertos sectores, que lo vieron como una amenaza contra la propiedad privada, en el contexto de un serio déficit de viviendas que, más recientemente, ha llevado al gobierno a expropiar edificios residenciales a medio construir o medio entregar, con el objeto declarado de terminarlos y entregarlos a sus legítimos compradores.

Poco después el vicepresidente Elías Jaua aclaró que el decreto abarcaba sólo los hoteles, y que las propiedades personales no estaban en riesgo.

El gobernador del estado Miranda, el opositor Henrique Capriles Radonsky, opinó que la intención del mandatario no había sido otra que ocasionar agitación social.

"Se garantiza la propiedad privada residencial. El Presidente lo que dijo es que se tomarán los hoteles privados turísticos", dijo, por su parte, el comandante de la Guardia Nacional, Luis Alfredo Mota. Mota garantizó el mantenimiento del orden público y la paz en la zona.

El funcionario también acotó que el verbo "tomar" era común en el argot militar, pero que quizás no describía exactamente la situación, dada la colaboración que los dueños de los hoteles estaban dando "gustosamente" a las autoridades.

"Intimidación"

Del mismo modo, el diputado oficialista electo por el estado Miranda, Diosdado Cabello, señaló que 1.200 personas se habían alojado ya y que no había indicios que hicieran presumir "inconveniente alguno" con los administradores de hoteles, de acuerdo con un boletín de la oficial Agencia Venezolana de Noticias.

Pero, según testimonio de algunos dueños de establecimientos turísticos, son los representantes de la fuerza militar y policial quienes han actuado con hostilidad.

"Nosotros nos quejamos de que, en algunos casos, llegaron comisiones oficiales compuestas por funcionarios de la alcaldía local, algunos policías, algunos funcionarios de la Guardia Nacional, con una actitud intimidatoria y vejatoria. Incluso llegaron a sacar a huéspedes de las habitaciones a la una de la madrugada", le dijo a BBC Mundo el vicepresidente de la Federación Nacional de Hoteles de Venezuela (Fenahove), José Alberto Núñez.

Núñez aseguró que durante los últimos días no se habían dado casos de este tipo, pero que a principios de la semana pasada se repitió la llegada intempestiva, y a deshoras, de grupos de damnificados, acompañados por cuadrillas de motorizados y uniformados en forma agresiva, a hoteles del municipio Libertador (zona central de Caracas).

"Nunca nos hemos negado a dar nada al prójimo, máxime yo que me declaro católico, apostólico, romano y salesiano de oficio", señaló el portavoz del sector hotelero.

omo ejemplos citó el caso del deslave de 1999, que dejó miles de muertos. O incluso antecedentes tan remotos como el terremoto de Caracas de 1967. En todas esas instancias -- aseguró -- los hoteles le han abierto sus puertas a los más necesitados.

Más recientemente, hoteles de la zona conocida como El Junquito, en las cercanías de la capital, fueron utilizados para alojar a damnificados de las lluvias en la capital, que vienen causando afectaciones desde el pasado mes de septiembre.

"Una semana o diez días después había hoteles desocupados porque los damnificados se fueron a casa de familiares o de amigos. El municipio mandó a lavar, limpiar, pintar y entregar los hoteles tal como los encontraron. Los dejaron operativos. No es que pasó una ventolera de gente arrasándolo todo", señaló Núñez, para destacar que se trató de una experiencia positiva.

En esa ocasión, algunos dueños de hoteles se quejaron de que nadie les respondía por gastos o pago de habitaciones. Según el portavoz de la Fenahove, "ni el gobierno piensa pagar, ni nosotros cobrar; es una colaboración gratuita por parte del empresariado venezolano".

El futuro

La palabra del gobierno es que los damnificados se quedarán en los hoteles por un máximo de un mes.

Eso es lo que espera José Luis, trabajador de un autolavado en el sur de la capital, que consiguió un cupo en un hotel, cuando se anunciaba ya que las 43 edificaciones turísticas habilitadas para este fin estaban abarrotadas y que para obtener alojamiento había que salir de la ciudad.

"Tampoco me dejaron sacar mis corotos (enseres), ni siquiera mi ropa, de mi casa en Blandín (oeste de Caracas), porque está en riesgo de caerse. No sé para dónde nos vamos a ir", le relató a BBC Mundo.

Rosa, trabajadora de la limpieza, se considera más afortunada, porque tiene un techo sobre su cabeza, aunque sea alquilado. Había invertido todos sus ahorros en una casa que se estaba construyendo en la vía hacia Guarenas (estado Miranda), cuando la lluvia horadó el suelo e hizo que otra vivienda cayera sobre la suya.

"Me anotaron en una lista (para recibir auxilio oficial), pero me advirtieron que no tenía prioridad porque en mi caso no hubo muertos", señaló.

José Luis y Rosa son dos casos, dentro de los cientos de miles de familias que no tienen casa propia en Venezuela. Cifras del sector de la construcción hablan de un déficit de entre uno y dos millones de viviendas.

Tras las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre, el presidente Hugo Chávez hizo de resolver este problema una de sus principales banderas. Le pidió a la Asamblea Nacional que aprobara urgentemente una Ley de Emergencia de Vivienda, que permitirá al gobierno tomar terrenos ociosos y efectuar expropiaciones sin mayores trámites, ente otras medidas. Se espera que la ley sea debatida este jueves.

Mientras tanto, en Higuerote, una señora entrevistada por una televisora local, que al parecer no llegó a tiempo para registrarse en uno de los hoteles de la zona, hace guardia frente al edificio residencial Mirabal. Está aguardando que se presente "alguna persona responsable aquí", para pedirle alojamiento. "Con mucho respeto", dice. Mientras exhorta a los dueños a considerar a quienes lo han perdido todo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes