Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 03:20

La ONU y la Cruz Roja asumen que la reconstrucción de Haití durará años

por 11 enero 2011

La ONU y la Cruz Roja asumen que la reconstrucción de Haití durará años
El miércoles se cumple un año del sismo de siete grados en la escala de Richter que causó 222.570 muertos, otros tantos heridos y 1,5 millones de damnificados.

Todas las agencias humanitarias de Naciones Unidas y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja asumieron hoy que la reconstrucción y el desarrollo de Haití durará años.

Mañana se cumple un año del terremoto, de una intensidad de siete grados en la escala de Richter, que causó 222.570 muertos, otros tantos heridos y 1,5 millones de damnificados en Haití.

En una rueda de prensa de balance de la situación un año después del seísmo, las agencias de Naciones Unidas pidieron hoy "realismo" y reiteraron una y otra vez que "aún queda un largo camino por recorrer" por lo que el trabajo de reconstrucción y apoyo a las instituciones del país "sigue siendo a muy largo plazo", según definición de la Cruz Roja.

"No debemos subestimar todo lo que se ha hecho a nivel humanitario durante este año. Pero es verdad que aún hay más de 800.000 desplazados viviendo en condiciones miserables. Tenemos un largo camino por delante, debemos ser realistas", señaló en rueda de prensa la portavoz de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Elisabeth Byrs.

La portavoz asumió que el trabajo "va a durar meses y seguramente años".

Byrs señaló que actualmente 810.000 personas viven en 1.150 campos de refugiados esparcidos por todo el país, tanto los organizados por distintas organizaciones humanitarias como los asentamientos espontáneos.

Esta cifra es casi la mitad de los desplazados de julio pasado, lo que indica que los realojos se producen a una media de 100.000 por mes.

"Mientras estas cifras parecen un desarrollo positivo, aún queda un largo camino por recorrer", afirmó el director general de la Organización Mundial de las Migraciones, William Lacy Swing.

Uno de los principales problemas para el realojo de las personas que subsisten en los campos de desplazados es la falta de tierra disponible en las zonas urbanas y los conflictos en torno a la propiedad.

"Esa situación compleja. Existen tierras disponibles pero fuera de las ciudades. Se pueden construir casas, pero entonces faltarán los servicios básicos, saneamiento, escuelas, centros hospitalarios, es un esfuerzo que puede durar de 10 a 15 años, no es que no lo apoyemos, pero debe entenderse su complejidad", aseveró Matthias Schmale, subdirector de Programas de la Cruz Roja.

Según esta entidad, una respuesta a corto plazo para el dilema del realojo es la construcción de "refugios de transición", la construcción de unas viviendas precarias -hechas de madera o metales poco pesados- pero más sólidas que las actuales tiendas de campaña.

"La Cruz Roja española tiene una gran experiencia en este tipo de refugios de transición gracias a su experiencia en Centroamérica, y eso podría ser una solución viable", agregó Schmale.

Otro de los retos es reconstruir las "casas amarillas", aquellas que quedaron damnificadas por el sismo pero no destruidas totalmente, de las cuales existen unas 80.000.

Un año después del terremoto, el Programa Mundial de Alimentos (PAM) aún suministra comida a 2 millones de personas, dos millones menos que durante los primeros meses tras la catástrofe.

Respecto a la epidemia de cólera que apareció el pasado octubre, Fadela Chaib, portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que se ha cobrado 3.651 vidas y ha infectado a 171.304 personas.

"Aún no hemos visto el pico de la epidemia, algo que se espera que ocurra en las próximas semanas", puntualizó Chaib, quien señaló, sin embargo, un aspecto positivo, el hecho de que la tasa de mortalidad haya descendido desde el 9 por ciento al inicio de la epidemia a un 2,2 por ciento actualmente.

"Se siguen infectando muchas personas, en especial en las zonas rurales, donde se llegan a tasas de 100 infecciones por día, pero la buena noticia es que menos personas mueren", afirmó Chaib.

"No obstante, para poder decir que la epidemia está controlada la tasa de mortalidad debe ser menos de un uno por ciento. Aún queda mucho camino por recorrer", especificó.

Con respecto al esencial aspecto del agua potable y el saneamiento, Unicef alertó de que la situación sigue siendo catastrófica, dado que sólo 1 de cada dos personas tiene acceso al agua potable y el 89 por ciento de los habitantes de las zonas rurales no tienen acceso a letrinas.

Con respecto a los 1.500 millones de dólares prometidos para hacer frente a la catástrofe, hasta la fecha se ha recibido el 72 por ciento.

"La prioridad para el 2011 será la recuperación del país y toda la comunidad humanitaria está comprometida con ello", concluyó Byrs.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes