Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 10:48

Crisis en Japón

Intentos desesperados para controlar planta nuclear de Fukushima

por 16 marzo 2011

Intentos desesperados para controlar planta nuclear de Fukushima
Aunque el gobierno insistió en que los niveles de radiactividad más allá de un radio de 20 kilómetros de la central no suponen aún un riesgo inmediato para la salud, la población mantiene la desconfianza. Es así como en Tokio, ciudad situada a unos 250 kilómetros de la emergencia, los habitantes están efrentando la posible amenaza con más mascarillas y menos tráfico, ya que muchas personas trabajan desde sus casas y muchos extranjeros han optado por salir del país.

El deterioro de un reactor tras otro en la central japonesa de Fukushima siguió alimentando este miércoles el temor a un desastre nuclear, sin que los desesperados intentos para controlar una fuga radiactiva abrieran un resquicio a la esperanza.

La gravedad de la situación llevó al emperador Akihito a dirigir a los japoneses el primer mensaje por televisión de sus 22 años de reinado para pedirles que resistan y se ayuden en esta crisis sin precedentes, tras un terremoto y un tsunami que han causado al menos 12.000 muertos o desaparecidos.

Desde Bruselas, el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, que ayer advirtió de que la planta de Fukushima estaba prácticamente fuera de control, aventuró hoy que se corre el riesgo "de una nueva catástrofe de gran peligro para los habitantes".

En el mismo argumento redundó la ministra francesa de Ecología, Nathalie Kosciusko-Morizet, al asegurar que "el peor escenario es posible e incluso probable".

En medio de esta acentuada incertidumbre, los problemas se siguieron encadenando este miércoles en la central de Fukushima, gravemente dañada por el terremoto y tsunami que sacudieron el noreste de Japón el pasado día 11.

Sus seis reactores de agua en ebullición provocaron emergencias continuas y los empleados de TEPCO, la empresa que explota la planta, trabajaron sin descanso para tratar de combatir el sobrecalentamiento.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), cuyo director general se dispone a viajar de inmediato a Japón, confirmó desde su sede en Viena que están dañados los núcleos de los reactores 1, 2 y 3 de Fukushima, aunque aseguró que no se puede decir que la situación esté "fuera de control".

Antes, y después de innumerables especulaciones, el portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano, aseguraba que la posibilidad de un deterioro grave del contenedor del reactor "es baja".

Sin embargo, el nivel de radiactividad en la zona llegó a alcanzar un alarmante nivel de 10.000 microsievert por hora, lo que obligó a evacuar temporalmente a los empleados -unos 200 al final de la jornada-, que regresaron al descender la radiación.

Las Fuerzas de Autodefensa (Ejército) de Japón enviaron a la zona un helicóptero cargado con agua salada para arrojarla sobre la central, pero la misión tuvo que ser finalmente abortada ya que las radiaciones eran demasiado elevadas incluso para esa operación.

El nivel máximo de radiactividad para trabajar en una situación de emergencia en una central está establecido en 100 milisievert anuales, pero ante la crítica situación en Fukushima la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón la elevó hasta 250 milisievert.

Cada operario, no obstante, permanece muy poco tiempo expuesto a este nivel de radiactividad, con operaciones rápidas a fin de minimizar el riesgo.

Pese a las serias dificultades para controlar la planta de Fukushima, el Gobierno japonés insistió en que los niveles de radiactividad más allá de un radio de 20 kilómetros de la central no suponen aún un riesgo inmediato para la salud.

Pero nadie se confía y los habitantes de Tokio - situada a unos 250 kilómetros de Fukushima- afrontaron este miércoles la amenaza radiactiva con más mascarillas y menos tráfico, ya que muchas personas trabajan desde sus casas y muchos extranjeros han optado por marcharse pese a los llamados de las autoridades a la calma.

A esas autoridades criticó el responsable de descontaminar la central de Chernóbil entre 1986 y 1991, Yuli Andreev, que considera, en una entrevista con EFE, que demuestra que no se han aprendido las lecciones del accidente en la antigua Unión Soviética.

Andreev dijo que dejar en manos de los operarios de una compañía privada una situación crítica como la de Fukushima es una temeridad, porque carecen de preparación para enfrentarse a una emergencia de semejante magnitud.

Entretanto, el intenso frío en el noreste de Japón dificultó las labores de rescate y atenazó a los supervivientes en las zonas devastadas con escasez de electricidad o de mantas para abrigarse.

Todo ello, mientras el gobierno japonés pedía a la población que no haga más acopio de combustible y alimentos y se comprometía a distribuir toneladas de arroz en el área devastada por el sismo.

El debate nuclear que recorre el mundo tuvo su parada hoy en China, donde el gobierno, que promueve la construcción de 20 centrales, anunció la suspensión del proceso de aprobación de nuevas plantas para revisar los 13 reactores en funcionamiento en cuatro de ellas, ubicadas en su costa oriental.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes