México: frenar la violencia narco, ¿la nueva cruzada zapatista? - El Mostrador

Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 21:22

El grupo rompe su autoimpuesto silencio

México: frenar la violencia narco, ¿la nueva cruzada zapatista?

por 7 mayo 2011

BBC Mundo
México: frenar la violencia narco, ¿la nueva cruzada zapatista?
Decenas de organizaciones marchan este fin de semana en distintas ciudades de México y el exterior para pedir el cese del derramamiento de sangre y "devolver la dignidad a la nación". Entre ellas, una que durante más de dos años se ha mantenido en la sombra: el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

El EZLN, que en 1994 se levantó en armas en el sureño estado de Chiapas para reivindicar los derechos de las comunidades indígenas, ha roto su autoimpuesto silencio para denunciar lo que a su juicio es la "campaña militar psicótica" del presidente Felipe Calderón. O traducido a la retórica gubernamental: el combate al crimen organizado.

Desde enero, el subcomandante Marcos, líder del EZNL, se ha referido a la ofensiva contra el narcotráfico en distintas misivas dirigidas al poeta Javier Sicilia, quien convocó la Marcha Nacional por la Justicia y contra la Impunidad, y sobre todo al filósofo mexicano Luis Villoro.

En ellas, Marcos denuncia el "negocio" de la guerra y la destrucción del tejido social del país. Asimismo, exige "justicia para las víctimas de esta guerra", como el hijo de Sicilia, asesinado en Morelos a fines de marzo.

Será este sábado cuando, tras la convocatoria de Marcos, los indígenas zapatistas marchen en silencio por la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, en Chiapas, y pronuncien un mensaje en español y en sus lenguas originarias.

Una lucha "muy válida"

Pero, ¿por qué el EZLN sale a la luz ahora? Y, sobre todo, ¿por qué precisamente por esta causa?

En primer lugar porque, haciendo referencia a una de las consignas de la marcha de este sábado, dicen estar "hasta la madre" (un mexicanismo para expresar "estamos hartos") de una "locura organizada y desorganizada que se está cobrando vidas inocentes (…) y generalizando el miedo en todo el país".

Una lucha que ya dejó cerca de 35.000 víctimas y que, según el ejecutivo federal, sigue siendo necesaria; un combate para el que el presidente Calderón dice tener "la razón, la ley y la fuerza" de su parte.

En segundo lugar, porque, según expertos y simpatizantes del movimiento, denunciar esta guerra tiene perfecta cabida en la construcción de su proyecto zapatista.

"Es una lucha muy válida, la del derecho a vivir que se le está negando al pueblo de México", le dice a BBC Mundo Claudia Torres, activista adherente a La Otra Campaña, una iniciativa de organizaciones sociales de apoyo al movimiento zapatista.

Torres, que planea sumarse a las marchas en el Distrito Federal, afirma que la protesta no supone defender a los criminales, sino cuestionar la fuerza militar como manera de perseguirlos.

"Esta guerra es una expresión del capitalismo que genera riqueza para los que venden armas, equipamiento, seguridad o inteligencia militar… Es un gran negocio que está tapando las contradicciones y crisis del país", asegura.

"Nos manifestamos para protegernos de la escalada de represión" hacia los movimientos sociales que, según Torres, ha desatado la estrategia del gobierno. "Eso ya lo habían previsto" los militantes del EZLN hace tiempo, añade.

"Ahora hay cohesión, rabia acumulada", asegura Torres. Un enojo que a la activista le evoca las protestas populares contra la intervención militar en Chiapas en enero de 1994.

Un EZLN político

La adhesión del EZLN de Marcos a la convocatoria de Sicilia también se puede entender por la sintonía personal que, desde hace años, existe entre el poeta y el guerrillero. Aunque no es la única razón.

Gerardo González, experto en movimientos sociales del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), con sede en San Cristobal de las Casas, cree que las recientes menciones del subcomandante a la situación de violencia en México forman parte de la construcción de un proyecto político que estaría gestándose en detrimento de la vía militar.

"El escuchar al EZLN después de años de silencio, en el contexto de su búsqueda de autonomía y reconocimiento de los pueblos indígenas, refleja que se ha transformado en un actor que camina por la vía política", sostiene González.

"No nos están llamando a luchar contra la violencia con más violencia, nos están pidiendo que nos manifestemos en silencio".

Para el investigador de Ecosur, ésta será "sin duda" una nueva causa que abrazará el EZLN en el largo plazo.

"Se están insertando en una visión que ya tienen muchos actores políticos, la de que en la guerra contra la violencia se está criminalizando la protesta", le dice González a BBC Mundo.

Otro contexto

Cuando este sábado los zapatistas caminen hasta la Plaza de la Paz de San Cristóbal, frente a la Catedral de la ciudad, el EZLN se encontrará con un México muy distinto al de 1994.

El narcotráfico, la migración, el tráfico de personas y el surgimiento de nuevos conflictos sociales han modificado el paisaje chiapaneco donde opera desde hace décadas la guerrilla, explica González.

Durante este tiempo, los llamados Municipios Autónomos Zapatistas han desarrollado proyectos de producción, educación y salud.

Sin embargo, ahora que el EZLN sale de la penumbra para manifestarse, no está nada claro si Marcos y su ejército asumirán el liderazgo de un movimiento social que acabe con el actual combate al narcotráfico.

De momento, éste da pocas pistas sobre su futuro. "Después de la marcha -dice el subcomandante- regresaremos a nuestras comunidades, pueblos y parajes".

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes