La valla fronteriza entre EE.UU. y México se adentra en el mar - El Mostrador

Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 17:25

La valla fronteriza entre EE.UU. y México se adentra en el mar

por 1 diciembre 2011

BBC Mundo
La valla fronteriza entre EE.UU. y México se adentra en el mar
EE.UU. planea levantar un nuevo vallado que se extenderá casi 100 metros en el Océano Pacífico para desalentar la inmigración indocumentada entre Tijuana y San Diego. La propuesta despertó críticas entre urbanistas y ambientalistas.

Grúas, operarios y grandes pilotes de metal son por estos días parte del paisaje de las playas de Tijuana y San Diego, el punto más occidental de la frontera entre México y Estados Unidos. Allí, el gobierno estadounidense está construyendo una prolongación del muro divisorio que se adentrará casi 100 metros en el océano Pacífico.

El llamado proyecto "Surf Fence" tiene por fin dificultar el acceso de la inmigración indocumentada desde el sur, una misión a la que la Oficina de Aduanas y Protección de la Frontera (CBP, en inglés) destina más de 20.000 oficiales patrulleros y costosa tecnología de vigilancia del terreno.

Durante los últimos años, la CBP ha fortificado más de 1.000 kilómetros del borde binacional. Con el nuevo plan en San Diego, California, busca reemplazar una valla en pie que llega hasta la costa pero que, según las autoridades, puede ser franqueada durante la baja de mareas.

"La necesidad operativa es clara: al sur de la frontera (en México) hay un área densamente poblada y, en el pasado, muchas personas han encontrado un camino fácil desde las playas de Tijuana a Imperial Beach (la playa estadounidense más cercana). Sin la valla, el cruce ilegal a Estados Unidos sería insostenible y necesitamos infraestructura física además de oficiales en la zona", señaló a BBC Mundo Michael Hance, oficial de operaciones de la Patrulla Fronteriza.

En lugar de los listones de metal corroído que hay actualmente, la CBP destinará US$4,3 millones a levantar una cerca de 365 metros de extensión, de los cuales más de 90 estarán en el mar.

A prueba de óxido

La divisoria no es una novedad en este paisaje: entre Tijuana y San Diego hace más de 20 años que existe algún tipo de vallado.

La cerca primaria, que cubrió los primeros 22 kilómetros desde el Pacífico, fue erigida en 1993 con metal soldado y una altura de 3 metros. En 1996, una ley del Congreso dio luz verde para la construcción de un segundo vallado paralelo.

El muro metálico y ondulante que se levantará ahora está pensado para resistir los embates de las aguas, que han dañado las estructuras anteriores.

"Vamos a poner postes de acero con un tratamiento especial contra óxido y salitre que están preparados para durar 30 años", detalló el agente Hance.

Una vez concluida, en marzo de 2012, la cerca tendrá 2,5 metros más de altura que su antecesora y estará reforzada con material "antiescalada" para desalentar los intentos de saltarla.

Las autoridades del CBP señalan que el territorio sobre el océano es particularmente apto para la migración no autorizada y el tráfico de drogas, por la escasa distancia entre las playas de ambos lados (unos dos kilómetros) y por el espacio abierto sobre la arena que deja la bajamar.

Hace apenas unos días, allí detuvieron a inmigrantes sin papeles intentando el cruce a nado y a otros a bordo de una embarcación panga.

Voces críticas

Sin embargo, de acuerdo con estadísticas oficiales, el número de arrestos está en franca disminución: de las casi 630 mil detenciones registradas en San Diego en 1986, hubo apenas una décima parte el último año.

Organismos defensores de los derechos humanos señalan que la región sobre el océano dejó de ser la primera opción para muchos indocumentados después de que se duplicaran los oficiales en el terreno durante los últimos seis años. (Sumado, según indican otros analistas, a una desaceleración general de la migración hacia Estados Unidos tras la crisis económica).

"De hecho, donde se proponen construir la nueva valla no hay mucho traspaso de indocumentados porque hay vigilancia las 24 horas y el flujo se ha corrido hacia el este. ¿Por qué gastan tanto dinero si sabemos que hay otras áreas con más cruces?", cuestionó Pedro Ríos, directivo del Consorcio por los Derechos de los Inmigrantes de San Diego.

El activista indicó a BBC Mundo que los costos estimados para esta pared marina son cinco veces más elevados que los de otras porciones de muro construidas anteriormente.

"Simplemente, la valla es algo simbólico para decir que están haciendo algo para prevenir la entrada de indocumentados", consideró Ríos.

Por los peces

A los reclamos de organizaciones pro inmigrantes se han sumado los de urbanistas y expertos en medioambiente, que señalan que la "invasión" del océano con una estructura de metal maciza tendrá efectos dañinos sobre el hábitat.

"Cuando se pone una barrera en un entorno natural se crean problemas de circulaciónclic de la fauna, sobre todo para las especies de superficie", señaló a BBC Mundo el representante de la ONG Defensores de la Vida Salvaje, Matt Clark.

"Hay más unos 1.000 kilómetros (de muro) construidos y hemos visto cómo se bloquearon corredores naturales para la migración de especies a lo largo de toda la frontera terrestre", coincidió el ambientalista Dan Millis, coordinador del programa fronterizo del Club Sierra.

En el sector lindante con el océano, distintos estudios científicos han registrado problemas hidrológicos, como un aumento de la sedimentación y las inundaciones en el estuario de Tijuana.

Para el arquitecto guatemalteco Teddy Cruz, profesor de la Universidad de California en San Diego, tales modificaciones ambientales también tendrán un impacto social.

"Hay una serie de cañones que cruzan la frontera tangencialmente y la valla que se está construyendo los está tapando. Los más afectados serán los habitantes de asentamientos precarios formados a ambos lados, porque la extensión del muro aumentará el flujo de basura de estos barrios hacia el estuario y generará degradación social y económica", opinó el urbanista.

Sin embargo, el CBP alega que los males sobre el entorno serán menores.

"Los expertos en medioambiente de la Patrulla Fronteriza han hecho sus estudios y no han encontrado nada que vaya a causar impacto negativo en el hábitat. Hacemos lo que tenemos que hacer. Y los proyectos, tanto en términos de diseño como de inversión, son acordes a los requerimientos de esta zona", afirmó Hence a BBC Mundo.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes