Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 07:44

Merkel tiende la mano a Londres

por 14 diciembre 2011

Merkel tiende la mano a Londres
La canciller alemana aseguró que el Reino Unido es y va a seguir siendo un "socio importante" de Alemania, pese a la decisión de su primer ministro, David Cameron, de bloquear un nuevo tratado comunitario.

La canciller alemana, Angela Merkel, defendió este miércoles los acuerdos adoptados la semana pasada en Bruselas como un primer paso en la salida de la crisis y tendió la mano al Reino Unido, un socio importante y fiable, a pesar de su veto.

En una declaración de Gobierno ante el Parlamento para explicar los resultados de la pasada cumbre de la Unión Europea (UE), Merkel aseguró que el Reino Unido es y va a seguir siendo un "socio importante" de Alemania, pese a la decisión de su primer ministro, David Cameron, de bloquear un nuevo tratado comunitario.

La canciller recordó que "cualquier país de la UE" puede unirse en cualquier momento al tratado intergubernamental que se acordó en Bruselas.

El Reino Unido ha sido a priori el único que ha descartado participar en el acuerdo que persigue consolidación fiscal y adecúa una serie de mecanismos para combatir la crisis.

Merkel agregó que las condiciones que exigía Londres para sumarse al pacto no eran asumibles por el resto de socios de la UE y que, debido a la crudeza de la crisis, hubiese sido "irresponsable" haber pospuesto la adopción de medidas y esperado hasta alcanzar un acuerdo.

Tras recordar que hace veinte años el Reino Unido ya hizo lo mismo al excluirse de la Unión Económica y Monetaria (UEM), la jefa del Gobierno destacó que Londres es un socio "fiable" en materia de competitividad, mercado común, comercio y protección del medio ambiente.

Merkel se refirió a España y subrayó ante el Bundestag (parlamento federal) que su presidente electo, Mariano Rajoy, le aseguró que las medidas de ajuste seguirán implementándose en la cuarta mayor economía de la eurozona sin importar el cambio de Gobierno.

La referencia a España se enmarcó en el apartado que dedicó la canciller a las reformas que están ejecutando los países más afectados por la crisis de la deuda soberana, en donde también citó a Irlanda, Portugal, Grecia e Italia.

Aquí, recordó una de sus consignas habituales, al indicar que "cada país debe hacer su tarea", descartando así transferencias entre países y la intervención masiva del Banco Central Europeo (BCE).

En esta misma línea, insistió en su discurso en que la introducción de los eurobonos "sería un error", ya que no se trata de una medida de rescate "adecuada" para estabilizar a la eurozona ni a la moneda común.

Merkel destacó que los acuerdos adoptados en Bruselas la semana pasada son los primeros "pasos concretos" hacia la integración fiscal de la UE y que sirven para "corregir los errores de construcción" de la UEM.

"Hoy podemos asegurar que hemos logrado iniciar la unión fiscal", apostilló la canciller, algo que apenas era imaginable unos meses atrás, indicó.

En este sentido, añadió que la "solución" a la crisis va a ser un proceso que durará "años" y que no será ni "fácil" ni "rápido", pero que con "paciencia" y "constancia" Europa recuperará la "confianza" de los inversores, superará las dificultades actuales y saldrá de ellas "más fuerte de como entró".

Merkel hizo hincapié en que los acuerdos de Bruselas incluyen la aprobación de nuevas normas financieras para los Gobiernos, su control a nivel comunitario y la ejecución de sanciones para los incumplidores.

La canciller destacó además la colaboración "especial" entre París y Berlín, y el compromiso común de todos los Gobiernos de la UE para alcanzar un "futuro mejor" caracterizado por un crecimiento sostenible y por la creación de empleo en el continente.

En el debate posterior, el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), la primera fuerza de la oposición, criticó a la jefa del Gobierno por haber seguido adelante con el acuerdo a pesar de la exclusión británica, por la ambigüedad que rodea al papel del BCE en la crisis y por centrarse exclusivamente en los ajustes.

"El ahorro es importante, pero no puede ser la solución única para salir de la crisis", argumentó el jefe del grupo parlamentario del SPD, Frank-Walter Steinmeier, alegando que también se deben adoptar medidas para favorecer el crecimiento.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes