miércoles, 17 de octubre de 2018 Actualizado a las 20:48

Honduras interpreta como "amenaza abierta" que El Salvador haya comprado aviones de guerra a Chile

por 7 noviembre, 2013

Honduras interpreta como
El gobierno de Sn Salvador ha reiterado que las 10 aeronaves del tipo A-37 Dragonfly son para combatir flagelos externos como el narcotráfico, y no para crear un ambiente belicista por el islote Conejo, y que el reclamo de ese territorio lo seguirá haciendo por "la vía diplomática".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Honduras ve la compra de diez aviones de combate por parte de El Salvador a Chile "como una amenaza abierta" de su vecino ara no cumplir la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de 1992, que definió un contencioso limítrofe entre ambas naciones, informó este jueves una fuente oficial.

El asunto de la compra de los diez aviones A-37 Dragon Fly a Chile que ha oficializado El Salvador, "lo hemos analizado como una abierta amenaza para la implementación de la sentencia", dijo la canciller hondureña, Mireya Agüero, en declaraciones a la radio HRN en Tegucigalpa.

Añadió que la adquisición de las aeronaves y las pretensiones salvadoreñas sobre el islote Conejo, en el Golfo de Fonseca (Pacífico), fueron analizados la noche del miércoles en una reunión del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, convocada por el presidente hondureño, Porfirio Lobo.

En la reunión se habló de "los espacios marítimos en el Pacífico hondureño y a la luz de esa adquisición de un número importante de aviones A-37 por parte del Gobierno de El Salvador", subrayó la ministra de Exteriores.

"El análisis que se hacía ayer en la noche es poner sobre la mesa por qué se teme a la ejecución de una sentencia de la CIJ, por qué considerar que el Gobierno de El Salvador considera como una amenaza a su soberanía el carácter obligatorio e inapelable de una sentencia", indicó la jefa de la diplomacia hondureña.

Las autoridades de Honduras han concluido que los "movimientos armamentistas" del vecino país dejan abierta la "posibilidad de parte de El Salvador de querer crear un escenario bélico hipotético en el Golfo (de Fonseca)", según Agüero.

Ante esa situación, Honduras recurrirá "nuevamente al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas" y "a la instancia regional solicitando que se nos apoye en la aplicación de la sentencia" de la CIJ, del 11 de noviembre de 1992.

Ese fallo definió los límites fronterizos entre los dos países centroamericanos.

En lo que respecta al islote Conejo, en el que Honduras ejerce soberanía, nunca estuvo en disputa durante el juicio que dirimió la CIJ, lo que reconocen ambas naciones.

La petición al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas será "de manera inmediata", según expresó Agüero.

El incumplimiento del fallo de la CIJ por parte de El Salvador, "estaría entorpeciendo este deseo de paz y de cooperación en el océano Pacífico. También entorpece la posibilidad de un desarrollo integral en el Golfo de Fonseca", acotó la canciller hondureña.

El gobierno de El Salvador ha reiterado que los diez aviones que le está comprando a Chile son para combatir flagelos externos como el narcotráfico, no para crear un ambiente belicista por el islote Conejo, y que el reclamo de ese territorio lo seguirá haciendo por "la vía diplomática".

Sin embargo, Honduras insistió este jueves en que "no ve la necesidad de volver a una negociación o solución diplomática", como dice El Salvador, porque ambas partes se sometieron "voluntariamente a la Corte Internacional de Justicia".

"Entonces, la solución no está en volver a la negociación diplomática, la solución está en cumplir de buena fe la decisión de la Corte", recalcó Agüero, quien además ha descartado por ahora una reunión bilateral con su homólogo de El Salvador, Jaime Miranda, para tratar el asunto.

Hace dos años, Honduras pidió al Consejo de Seguridad de la ONU su colaboración para que El Salvador acate la sentencia de la CIJ. El Salvador y Honduras comparten el Golfo de Fonseca con Nicaragua.

Los A-37 Dragon Fly conformaron durante varias décadas una parte importante de las unidades de combate de la Fuerza Aérea de Chile. En los últimos años, tuvieron su base en la ciudad de Punta Arenas.

Se trata de un avión de combate de gran versatilidad para operaciones a baja altura, que las fuerzas estadounidenses utilizaron a fines de la década de 1960 en la guerra de Vietnam.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV