domingo, 21 de octubre de 2018 Actualizado a las 13:00

Régimen usa el sistema penal para reprimir a opositores, señala José Miguel Vivanco

Director de Human Rights Watch confirma brutalidad policial, cerco informativo y violaciones a los DD.HH. en Venezuela

por 18 febrero, 2014

Director de Human Rights Watch confirma brutalidad policial, cerco informativo y violaciones a los DD.HH. en Venezuela
"No hay dónde ir. Está todo controlado por el gobierno de Nicolás Maduro. El Poder Judicial es una entidad de bolsillo del gobierno (...) la Fiscalía es una agencia para darle un manto de legalidad a la persecución penal cuando deciden ir contra un opositor, algún disidente, algún periodista o algún medio de comunicación. No hay una entidad jurídica que sea capaz de colocarle frenos plenamente a esta situación y amparar a aquellos que son víctimas de abuso", sostuvo el experto en América Latina.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, se refirió a la situación en Venezuela asegurando que el régimen de Nicolás Maduro utiliza el sistema penal para reprimir a los opositores.

Según el ex abogado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, en Venezuela se encuentran presentes todos los elementos que configuran la violación a los derechos humanos: brutalidad policial con resultados de muerte –tres personas fallecidas, concretamente desde el 12 de febrero a la fecha–, numerosos heridos (algunos graves), detenciones arbitrarias, golpizas, uso de grupos armados de civiles motorizados y censura a los medios de comunicación.

"Aquí hemos podido registrar y documentar con fotografías, videos y testigos presenciales: los abusos, brutalidad policial y golpiza por parte de la fuerza pública y civiles. Lo peor de todo, es que el gobierno haciendo un uso político del tema penal responsabiliza penalmente a los líderes de la oposición por estos abusos y sin exhibir evidencia alguna haya ordenado la captura y el arresto de Leopoldo López... no es primera vez que el gobierno hace esto, de usar el sistema penal como un instrumento de represión política", enfatiza el experto en América Latina en entrevista con Radio Duna.

En el ámbito de la libertad de expresión, el director de HRW para las Américas hace hincapié: "Yo no conozco ningún ejemplo de país democrático donde se les haya pasado por la cabeza a los gobernantes reaccionar frente a una manifestación ordenando la censura a los medios, sacando los medios del aire, amenazando a los medios de comunicación, imponiendo derechamente censura".

"Lo que está ocurriendo en Venezuela: primero, el presidente Maduro se ha dado el lujo de abusar y utilizar las cadenas obligatorias de radio y televisión casi en términos permanentes. Desde el 12 de febrero a la fecha suman 9 horas. Luego, a un canal regional (NTN24) le quitaron la señal de la noche a la mañana porque estaba informando de los hechos que estaban ocurriendo en Venezuela. Ello dirán: 'Señores lo que estamos haciendo es legal' y, sabes tú, y tienen razón, porque es legal. Durante estos años se han concentrado en el diseño de todo un andamiaje jurídico que les permite hacer esto. Cuentan con una legislación de responsabilidad social de los medios que les permite sacar del aire esta entrevista, por ejemplo, o impedir la difusión de cualquier noticia (...) si con su difusión provoca ansiedad en la población... ese es el estándar. ¡Cualquier cosa puede provocar ansiedad! Si ellos consideran que hay ansiedad en la población se le puede cortar la señal, suspender o sancionar la señal, como se hizo con Globovisión el año pasado, con dos millones de dólares por provocar ansiedad en la población o por ofender a las autoridades... otro ejemplo, el gobierno de Maduro ordenó sancionar a la agencia francesa France-Presse porque estaba distorsionando la realidad... en otras palabras, es el gobierno quien decide qué consumes", detalla.

Con cierto pesimismo, José Miguel Vivanco reflexiona: "En Venezuela no hay dónde ir. Está todo controlado por el gobierno. El Poder Judicial es un apéndice, es una entidad de bolsillo del gobierno. El 2004 intervinieron la Corte Suprema y todas sus decisiones son simplemente para convalidar los interés de gobierno. Y fallan diciendo: 'No creemos en la separación de poderes. Aquí participamos todos del proyecto revolucionario bolivariano'... imagínate el resultado de la sentencia. La Fiscalía es una agencia para darle un manto de legalidad a la persecución penal cuando deciden ir contra un opositor, algún disidente, algún periodista o algún medio de comunicación".

"No hay una entidad jurídica que sea capaz de colocarle frenos plenamente a esta situación y amparar a aquellos que son víctimas de abuso", exclama.

Por último, agrega: "¿Qué pueden hacer los venezolanos? Documentar y reclamar. Utilizar las vías para sacar la información fuera de Venezuela con la esperanza que el material genere alguna preocupación explícita por parte de algunos países democráticos de la región".

Cabe consignar que Vivanco fue expulsado de Venezuela en 2008, por orden del gobierno del entonces presidente Hugo Chávez. El ministro de Relaciones Exteriores de la época, Nicolás Maduro, explicó que el diplomático actuó “inmiscuyéndose ilegalmente en los asuntos internos" y la decisión se tomó "con base en los valores constitucionales de defensa de la soberanía nacional y la dignidad del pueblo venezolano”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV