Viernes, 30 de septiembre de 2016Actualizado a las 03:30

EEUU, Reino Unido y Francia condenan a Rusia y resucitan el fantasma de 1968

por 3 marzo 2014

EEUU, Reino Unido y Francia condenan a Rusia y resucitan el fantasma de 1968
El embajador galo ante el organismo internacional, Gerard Araud recordó que tenía quince años durante la invasión de Checoslovaquia y dijo que los argumentos rusos escuchados hoy respecto a Ucrania "son la misma justificación" que la esgrimida en ese entonces.

Estados Unidos, Francia y el Reino Unido criticaron duramente a Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU por su intervención en Ucrania, de la que dijeron que se basa en argumentos imaginarios, y los dos últimos países incluso llegaron a comprarla con las invasiones soviéticas de 1956 y 1968 en Europa.

La presencia de tropas rusas en Ucrania es "la respuesta a una amenaza imaginaria", afirmó este lunes la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, durante una sesión de urgencia del Consejo de Seguridad.

Power insistió en que "no hay pruebas" de los argumentos rusos acerca de la necesidad de defender a la minoría rusófona en el este de Ucrania y que tampoco tiene base legal la justificación en que el expresidente ucraniano Víktor Yanukovich ha solicitado la intervención a Rusia.

En este sentido, recordó que solo el parlamento ucraniano tiene la facultad de autorizar la presencia de tropas extranjeras en el territorio nacional.

Power insistió en que Estados Unidos "está dispuesto" a trabajar con Rusia y el Consejo de Seguridad para atender las preocupaciones de Moscú sobre la minoría rusófona en Ucrania.

"No es una misión de defensa de los derechos humanos y no es una intervención solicitada", afirmó.

Por ello, dijo que la solución a la crisis "no es difícil", y pasa por la retirada inmediata de las tropas rusas y el despliegue rápido en Ucrania de mediadores internacionales y observadores de la situación de los derechos humanos.

Los embajadores francés y británico compararon la acción rusa en Ucrania con las invasiones soviéticas de Hungría (1956) y Checoslovaquia (1968).

"Acabamos de oír la voz del pasado", afirmó el representante francés, Gerard Araud, en referencia a las palabras de su colega ruso, Vitaly Churkin.

Araud recordó que tenía quince años en 1968 durante la invasión de Checoslovaquia  y dijo que los argumentos rusos escuchados hoy "son la misma justificación" que entonces.

Añadió que el hecho que "nadie puede cuestionar" es que "el ejército ruso ocupa Crimea, territorio ucraniano, en contra de la voluntad del Gobierno ucraniano y en violación de la legalidad interna", mientras que "no se amenaza a las poblaciones rusas", algo que "solo es un pretexto".

Para Araud, la actitud rusa significa que mantiene el mismo concepto que tenía en 1968 al considerar que algunos países tienen "soberanía limitada" respecto a Moscú.

El embajador británico, Mark Lyall Grant, consideró "claro" que los argumentos rusos "han sido simplemente fabricados para justificar su ocupación".

"Esto no es 1968 ó 1956, la era en la que un país podía suprimir la democratización de un vecino", recalcó Lyall Grant, quien recordó que las bolsas rusas han sufrido hoy fuertes pérdidas.

"Rusia no debe sorprenderse" de que su imagen política y economía "sufra", añadió.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes