Venezuela: los momentos cruciales del histórico diálogo entre el gobierno y la oposición - El Mostrador

Viernes, 30 de septiembre de 2016Actualizado a las 15:26

Venezuela: los momentos cruciales del histórico diálogo entre el gobierno y la oposición

por 11 abril 2014

BBC Mundo
Venezuela: los momentos cruciales del histórico diálogo entre el gobierno y la oposición
Fue el primer encuentro de alto nivel entre ambas partes en la era del chavismo: el presidente Nicolás Maduro y una delegación de la opositora Mesa de la Unidad Democrática analizaron posibles soluciones a la tensión que vive.

Seis horas. Una veintena de declaraciones. Numerosas acusaciones. Y miradas desafiantes.

Eso, entre otras cosas, fue lo que se pudo ver en la esperada -y para muchos histórica- reunión entre el gobierno y miembros de la oposición de Venezuela en la noche del jueves y madrugada del viernes.

El que más habló fue el presidente, Nicolás Maduro, quien empezó y concluyó la reunión que se transmitió por cadena nacional obligatoria por radio y televisión.

"Aquí no hay negociaciones, ni pactos, lo único que estamos buscando es un modelo de coexistencia pacífica, de tolerancia mutua", advirtió el presidente en su monólogo introductorio de 40 minutos.

Pero los opositores también tuvieron su oportunidad de plantear "su verdad", de decirle al gobierno que "está haciendo las cosas mal" en condiciones que nunca antes, en 15 años de la llamada revolución bolivariana, habían tenido: jamás en la era del chavismo la oposición ha tenido la palataforma en vivo de radio y televisión para decirle al gobierno lo que piensa de la situación del país.

Y Henrique Capriles Radonski, quien compitió y perdió las elecciones contra Maduro en abril de 2013 (un triunfo que muchos en la oposición aún consideran debatible), tuvo un nunca visto derecho de palabra en el salón Ayacucho del palacio presidencial de Miraflores.

"Nicolás, mientras estés en esa silla tienes una responsabilidad muy grande", le dijo Caprles Radonski a Maduro, refiriéndose a que en sus manos está sacar a Venezuela de la crisis política, económica y social.

Mientras hablaba Capriles Radosnki, el presidente de la Asamblea Nacional y segundo al mando del chavismo, Diosdado Cabello, tuiteó, desafiante: "Definitivamente el asesino fascista Capriles tiene problemas, no entiende que perdió las elecciones de abril pareciera que le falta algo".

Las protestas

Una compleja situación fue lo que llevó a que esta reunión se diera con la presencia y mediación de tanto un representante del Vaticano como de los ministros de Relaciones Exteriores de Colombia, Brasil y Ecuador: las protestas contra el gobierno y la violencia política que ha dejado desde febrero -incluyendo una nueva víctima el jueves- al menos 40 muertos (de ambos bandos), cientos de heridos y al menos 2.000 detenidos.

Entre los mediadores se encontraban el Nuncio Apostólico y la canciller de Colombia.

Entre los mediadores se encontraban el Nuncio Apostólico y la canciller de Colombia.

Sobre las protestas gobierno y oposición tienen dos visiones diferentes: el oficialismo cree que la oposición llamó a la violencia en las calles para derrocar al presidente; los opositores aseguran que las autoridades se han excedido con la represión de las protestas con la ayuda de grupos de civiles afines al gobierno.

Esto produjo una de las frases más destacadas de Cabello en la jornada: "los únicos colectivos armados son los que asesinan gente en las guarimbas (barricadas en las calles puestas por opositores)".

A lo que le respondió el gobernador (opositor) del estado de Lara, Henri Falcón: "Nosotros estamos obligados a concertar. O dialogamos o nos matamos, hermano".

Los grandes ausentes de la reunión fueron precisamente los grupos que más han llamado a la protesta en las calles, como son el movimiento estudiantil y partidos opositores como Voluntad Popular, del hoy detenido Leopoldo López, quien fue acusado por el gobierno de promover la violencia.

Es la economía

La inusual oportunidad fue aprovechada por los opositores para hablar de los temas que más preocupan a los venezolanos, sobre todo referentes a la economía.

Culparon al gobierno por la alta inflación (la más alta del continente americano), la escasez y "el fracaso" -como lo llamó el diputado Julio Borges- de las empresas que fueron nacionalizadas por el fallecido Hugo Chávez.

"Hacer mercado (compras) es humillante hoy en Venezuela (...) toca hacer cola por cuatro, cinco horas", dijo el diputado Andrés Velázquez.

Sin embargo, Maduro y sus copartidarios reiteraron su teoría sobre las causas de la crisis económica: Venezuela, afirman, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, es atacado por factores internacionales que el oficialismo llama una guerra económica que provoca, entre otras cosas, la alta inflación y el desabastecimiento.

El jefe del área económica del gobierno, Rafael Ramírez, admitió que Venezuela aún está por vencer el rentismo petrolero que le impide ser un país productor y lo obliga a depender de las importaciones.

Sin embargo, Ramírez, también presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), aseguró que "hemos creados las bases para que sea posible" superarlo.

A la mesa se sentaron el gobierno y varios miembros de la oposición, entre ellos Henrique Capriles.

A la mesa se sentaron el gobierno y varios miembros de la oposición, entre ellos Henrique Capriles.

"Hoy día Venezuela tiene posibilidades reales de desarrollo", añadió.

Amnistía

Una de las razones por las que no se vincularon a la reunión todos los sectores opositores es porque hay una serie de condiciones que le exigen al gobierno antes de sentarse a dialogar.

Entre ellas está la liberación de lo que consideran presos políticos, como es el caso de López o Iván Simonovis, este último preso tras los sucesos del golpe de Estado contra Chávez en 2002.

De ahí que la oposición presentó en la reunión un proyecto de ley de amnistía para garantizar la liberación de estos políticos así como la devuelta al país de otras personalidades que, dicen ellos, están "exiliados".

La constitución

En un elemento ambos bandos parecen estar de acuerdo: que la Constitución política de 1999 establece las reglas para proseguir.

Sin embargo, disienten en que la Carta Magna se respete.

"El modelo socialista que ustedes están aplicando no funcionó, pero hay algo peor: es inconstitucional", dijo Roberto Enriquez, presidente del partido opositor Copei.

La ola de enfrentamientos violentos ya ha cobrado 40 vidas.

La ola de enfrentamientos violentos ya ha cobrado 40 vidas.

También en el lado opositor, el diputado Henry Ramos Allup criticó que las fuerzas armadas venezolanas se definan como chavistas y dijo que eso genera molestia en los cuarteles y viola la Constitución.

Así mismo, los opositores exigen renovar los miembros del Consejo Electoral, Contraloría y Tribunal Supremo de Justicia que tienen sus periodos vencidos.

Por su parte, los oficialistas criticaron a la oposición porque, según ellos, llaman a la salida de Maduro a través de métodos inconstitucionales como el golpe de Estado que, dicen, lleva desarrollando la oposición desde 2002.

Pero como dijeron varios de los que hablaron de ambos lados, esta reunión es solo el preámbulo de lo que sería un diálogo amplio que resulte en un cambio para un país que sufre una crisis política, economía y de seguridad.

El próximo encuentro, acordaron, será el martes.

Esto fue apenas un preámbulo que develó las profundas y quizá irreconciliables diferencias entre los dos bandos.

Un preámbulo que no concretó nada, pero que abre un espacio del diálogo y tal vez de una nueva etapa para Venezuela.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes