Primer ministro ruso Dmitri Medvédev: “Hemos ingresado a una nueva Guerra Fría” - El Mostrador

Lunes, 29 de agosto de 2016Actualizado a las 11:33

Primer ministro ruso Dmitri Medvédev: "Hemos ingresado a una nueva Guerra Fría"

por 14 febrero 2016

BBC Mundo
Primer ministro ruso Dmitri Medvédev:
La Conferencia de Seguridad en Alemania, que concluye el domingo, se realiza días después del acuerdo de alto el fuego en Siria que anunciaron las potencias mundiales, entre ellas Rusia.

"A veces me pregunto si estamos en 2016 o en 1962".

Con esas palabras, el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, señaló ante más de un centenar de ministros y jefes de Estado que el mundo se ha desplazado hacia "una nueva Guerra Fría".

Las fuertes declaraciones de la autoridad rusa sucedieron en la mañana del sábado, en la Conferencia de Seguridad de Múnich, considerada como el "Davos de la Defensa" y que tiene al conflicto de Siria como tema principal.

"Casi todos los días, nosotros (Rusia) somos descritos como la peor amenaza. Ya sea para la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en su conjunto, para Europa, Estados Unidos o para otros países", añadió Medvédev.

La Guerra Fría fue un período de enfrentamiento ideológico y geopolítico entre la desaparecida Unión Soviética y los países de Occidente, fundamentalmente Estados Unidos.

Comenzó después de la Segunda Guerra Mundial y terminó con la caída de laURSS y el bloque socialista europeo en la última década del siglo pasado.

"No queremos una nueva"

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, fue el primero en asegurar que la coalición "no quiere una nueva Guerra Fría", sin embargo también acusó a Rusia de desestabilizar "el orden de seguridad europeo".

"La OTAN tiene que responder firme, pese a que no busca la confrontación", añadió.

Stoltenberg explicó que la alianza se encuentra frente a una "nueva realidad con Rusia", debido a la política exterior más agresiva de Moscú con sus vecinos "como se ha evidenciado en Ucrania".

La anexión de la península de Crimea en 2014 y los ataques aéreos rusos en apoyo del presidente sirio Bashar al Asad multiplicaron las críticas y sanciones de Occidente para Rusia.

"No estamos en una situación de Guerra Fría, pero tampoco estamos bajo el orden que habíamos establecido al final de ella", concluyó el secretario general de la OTAN.

Los 45 años de tensión que vivió el mundo el anterior siglo estuvieron marcados por guerras de espionaje y conflictos de poder que envolvieron a países en el planeta entero, todo ello bajo el temor de una potencial catástrofe nuclear.

Como anfitrión del evento, el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, pidió una solución concertada para las tensiones entre la coalición de aliados y Rusia.

"Debemos evitar una situación que lleve a una nueva Guerra Fría", demandó.

La presión sobre Rusia

Las duras palabras de Medvédev sucedieron días después de que la OTAN acordara reforzar su presencia a lo largo de su frontera con Rusia.

La presión internacional sobre Moscú aumenta día a día, fundamentalmente debido a que se multiplican los reportes que hablan de bajas civiles por los bombardeos rusos sobre Siria.

En la conferencia de Múnich, el primer ministro francés, Manuel Valls, y el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, volvieron a afirmar que hay civiles muriendo por los ataques aéreos rusos.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos señaló el mes pasado que cerca de una cuarta parte de los muertos por los bombardeos eran menores de 18 años.

Las estimaciones de los observadores indican que 1.015 civiles fallecieron debido a los ataques.

A pesar de ello, Medvédev insistió en que "no hay ninguna evidencia de que Rusia esté bombardeando civiles".

"Simplemente es falso pese a que todo el mundo nos esté acusando de ello", señaló el primer ministro en Múnich.

Kerry, por su parte, agregó que “la inmensa mayoría de bombardeos rusos van dirigidos contra grupos de la oposición legítimos".

"Esta situación debe cambiar”, sentenció el estadounidense.

Lo que viene

A pesar de los reiterados anuncios de "guerra permanente", "nueva guerra mundial" y el más reciente de "segunda Guerra Fría" con los que Rusia despliega su estrategia geopolítica en foros internacionales, la mayoría de los líderes presentes en Múnich se mostraron optimistas sobre una posible una pacificación en Siria.

Más de 250.000 personas han muerto y alrededor de 11 millones fueron desplazadas en los casi cinco años de guerra en aquel país.

La Conferencia de Seguridad en Alemania, que concluye el domingo, se realiza días después del acuerdo de alto el fuego que anunciaron las potencias mundiales, entre ellas Rusia.

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes