BID:¿ Banco Interamericano de Desarrollo o Banco del Desarrollo Desigual? - El Mostrador

Domingo, 25 de febrero de 2018 Actualizado a las 12:47

Autor Imagen

BID:¿ Banco Interamericano de Desarrollo o Banco del Desarrollo Desigual?

por 22 marzo, 2001

Esa responsabilidad no es menor ya que han recomendado y promovido una nueva forma de funcionamiento de la economía y de inserción de América Latina en la globalización actual de la economía mundial. Los resultados han sido lamentables.



América Latina y el Caribe en las dos últimas décadas han tenido un crecimiento per cápita de sólo 0,3% anual (en base a Cepal). Es decir, bastante menor a medio punto porcentual. Si consideramos la mala distribución del ingreso y los niveles de pobreza, este mínimo crecimiento del ingreso per cápita se transforma en una disminución del ingreso per cápita desde 1981 al 2000 para amplios sectores de trabajadores y un crecimiento de los ingresos per cápita de los sectores más ricos. En el comunicado de prensa de ayer del BID, en su correo electrónico se dice: " A medida que la riqueza crece, aumenta también la brecha entre ricos y pobres".



También en un reciente Informe Anual del BID sobre América Latina se dice:



"La evidente inequidad que tiene lugar en la sociedad de América Latina es una de las mayores del mundo y representa una barrera formidable al desarrollo de la región. Tal inequidad social y económica es producto de la distribución desigual de la dotación de recursos..., así como de diferencias en el acceso a las oportunidades".



Se reafirma la profunda desigualdad. Pero la explicación es una explicación circular. La desigualdad es parte de la lógica del funcionamiento de la economía que ellos recomiendan. Profundización de la desigualdad entre países desarrollados y atrasados y al interior de los países.



En un estudio que presentamos en el Foro Social Mundial de Porto Alegre, confrontamos las bases de acumulación de EE UU y de América Latina, para ilustrar cómo se está produciendo y profundizando el desarrollo desigual y la polarización.



La economía norteamericana ha tenido profundas transformaciones desde la década de los 80, de ser considerada en esa década una economía decadente ha pasado a ser una economía con un dinamismo muy elevado. En los años 80, se daba por descontado el retroceso relativo de los Estados Unidos frente al avance de Japón. Se afirmaba que el dinamismo de la sociedad humana, en términos de tendencia de largo aliento, luego de pasar de Europa a Estados Unidos pasaría al Asia Pacífico. En aquellos momentos, muchos estudios señalaban la existencia de una hegemonía compartida. Se preveía que Estados Unidos sería definitivamente desplazado de esa hegemonía por Japón. En los años 90, Japón vive una profunda y prolongada crisis, Europa crece lentamente y Estados Unidos tiene un dinamismo tal que lo lleva a recuperar en forma muy categórica su hegemonía a inicios del milenio. Este proceso, así como en el pasado en la carrera espacial, se apoyó en la dinámica que generan los mercados y en una propuesta estratégica implementada desde el Estado.



Más allá de una posible crisis cíclica de la economía norteamericana, la expansión desde inicios de los 90, resultó ser la más prolongada desde 1854. Esto, junto a las mayores tasas de crecimiento, marcaría el tránsito de la fase de crecimiento lento de las últimas décadas, a décadas de crecimiento elevado.



En los noventa la economía norteamericana continuó con un crecimiento de las ganancias, inaugurando un período en que la acumulación capitalista se da en condiciones de una tasa de ganancia relativamente elevada. Situación que es muy diferente a la de la década de los 70 y gran parte de los 80, en que la economía norteamericana funcionaba con una tasa de ganancia relativamente baja.



El crecimiento de las ganancias apoya y es resultado de un proceso creciente de inversión. Crece la inversión global. Pero crece más aún la inversión de las empresas que la inversión en construcción. Al interior de las empresas, lo que más crece son las inversiones en maquinaria y equipo. Al interior de estas últimas, crece mucho más la inversión en maquinaria y equipo de alta tecnología. El valor de los equipos de alta tecnología ha disminuido drásticamente. Reemplaza maquinaria y equipos de la base técnica anterior, por maquinaria y equipo mucho más productivas y más baratas.



El aumento de la tasa de ganancia en EEUU se debe también -entre otros-, a los profundos cambios en la relación de las empresas con los trabajadores, lo que supone un mayor grado de explotación. Pero la dinámica actual de la acumulación de la economía de EEUU, se basa fundamentalmente en los incrementos de la productividad del trabajo que permite el actual desarrollo de la ciencia y la tecnología.

En oposición a lo que sucede en EEUU, en América Latina, las dos últimas décadas se caracterizan por una dinámica económica muy débil y muy vulnerable a las crisis cíclicas, como ha quedado de manifiesto con la crisis de inicios de los 90, y posteriormente, a las crisis de México y del sudeste asiático.



La debilidad de la dinámica económica se explica en gran parte por un bajo nivel de la inversión de capital en la región.



1. La inversión total -en las empresas y en construcción e infraestructura, etc.- en Estados Unidos, pasó de 675 mil millones dólares en 1980, a 1.767 mil millones de dólares en el 2000. Es decir, aumentó en 162%. En tanto, en América Latina aumentó sólo en un 5% en ese largo período.







2. Cabe destacar que en 1980, período en que aún funcionaba el modelo anterior en América Latina, la inversión de Estados Unidos era dos veces la de América Latina. En los últimos años de la década de los 90, en pleno desarrollo del nuevo modelo, la inversión de Estados Unidos es cerca de cinco veces la de América Latina.



La inversión en América Latina, además de crecer poco, cambia su composición. Aumenta la inversión en construcción, -nuevos barrios residenciales, lugares turísticos, etc- y, disminuye relativamente la inversión en maquinaria y equipo. En Estados Unidos, como hemos señalado, los mayores crecimiento de la inversión se da en maquinaria y equipo de alta tecnología.



En apariencia, lo anterior contrasta con la afluencia de inversión extranjera hacia América Latina. Pero, esta se ha orientado fundamentalmente a la compra de empresas ya existentes y por lo tanto, generan poca inversión nueva. Además, en muchos sectores disminuye el empleo neto.



Si esta situación se mantiene, y no hay antecedentes que nos lleven a pensar lo contrario, en el conjunto de América Latina la dinámica económica en los próximos años será débil y se verá drásticamente afectada por las crisis cíclicas. En algunos países es muy posible que se acompañe de crisis de Deuda Externa, por incapacidad de pago.



En este contexto, Chile aparecía como una excepción ya que en gran parte de los 80 y hasta 1997 su economía mostraba un gran dinamismo. Sin embargo, el período de gran crecimiento se acompañó con la profundización de los problemas sociales. Todo indica que esta experiencia -que aparece liderando las transformaciones en América Latina -, luego de 25 años de funcionamiento, muestra que las bases que permitieron su dinamismo se estarían agotando. Nos referimos en particular a la dinámica exportadora y al incremento de las inversiones apoyadas en inversiones extranjeras (Ver artículo "Las Nuevas Cuentas Alegres de Eyzaguirre", también publicado en El Mostrador).



El crecimiento de las ganancias, es casi el único hecho económico similar que se da en América Latina y en Estados Unidos. Incluso, en América Latina las ganancias son mayores que en Estados Unidos.



Una parte pequeña de las ganancias incrementadas en América Latina se invierten en nuevas actividades productivas. Otra parte de estos excedentes se gasta en bienes de consumo, en nuevos barrios residenciales y centros de recreación. Otra parte muy importante de estas ganancias son remitidas al exterior.



Desde América Latina entre 1980 y el año 2000, por concepto de pago de intereses de la Deuda Externa y por Utilidades de la Inversión Extranjera, salieron 1.042 miles de millones de dólares, cifra muy superior a la suma del aumento de la Deuda Externa y de la Inversión Extranjera Directa Neta. En los últimos años, desde América Latina sale más capital del que recibe.



Adicionalmente, América Latina ha visto incrementar su Deuda Externa desde 228 mil millones de dólares en 1980 a 751 mil millones de dólares en el 2000.



Este nivel de Deuda, es anterior a los masivos créditos otorgados a Argentina, que tuvo muy poco de blindaje como se le denominó. Hace unos meses, el acuerdo de medidas a implementar por parte del gobierno argentino, fue saludado por todos los organismos internacionales, incluyendo al BID.



Ahora, los participantes en la Reunión Anual del BID, han declarado como en ocasiones anteriores que las medidas del nuevo Ministro, no sólo van en la dirección correcta, sino que son la única alternativa. La situación de Argentina es paradigmática en América Latina, porque se ha dado un proceso de involución. Argentina era un país relativamente desarrollado en comparación a Europa. Ahora, junto a la destrucción industrial se ha dado un agudo proceso de pobreza y un aumento acelerado de su Deuda Externa.



Muchos empresarios de diferentes países del mundo invierten en los Estados Unidos. Las inversiones de empresarios de América Latina en los Estados Unidos se han incrementado mucho en los últimos años.



En síntesis, en Estados Unidos, apoyado por capitales de todo el mundo funciona un capitalismo progresivo basado fundamentalmente en el desarrollo de las fuerzas productivas que lo lleva a una nueva etapa de crecimiento. En América Latina funciona un capitalismo reaccionario basado fundamentalmente en la explotación de los trabajadores y de los recursos naturales que genera un crecimiento pequeño y desigual que difiere del dinamismo relativamente elevado de las décadas del 60 y 70.



En una encuesta realizada en América Latina, citada en un libro reciente del Banco Mundial, se dice: " Dos terceras partes de los entrevistados expresaron que sus padres habían vivido mejor que ellos..."



____________
Orlando Caputo es economista investigador de la Universidad ARCIS.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)