Violencia en las escuelas - El Mostrador

Viernes, 24 de noviembre de 2017 Actualizado a las 19:19

Autor Imagen

Violencia en las escuelas

por 16 agosto, 2001

Creo que más allá del dramatismo de los hechos, es necesario hacer algunas reflexiones que nos lleven al fondo del problema.
La verdad es que siempre hubo violencia en las escuelas.



El problema es que los códigos de honor han cambiado y las escalas valóricas son distintas, como producto de un modelo cultural exitista y hedonista, que entrega disvalores.

Se ha hecho normal que los periódicos publiquen hechos de sangre que involucran alumnos y escuelas en distintos lugares de Chile. Del mismo modo se hizo uso y abuso de publicidad por la venta de drogas realizadas en las cercanías de los colegios y hasta se publicaron listas, estigmatizando escuelas.



Frente a estos hechos la comunidad se horroriza, culpa a los profesores y se alzan voces. Algunos piden cambiar de colegios a los hijos. Otros plantean la necesidad de contratar guardias y los mas exagerados proponen colocar detectores de metales como en algunas escuelas de esos países del norte a los cuales queremos parecernos.



Olvidan que la escuela no es la responsable de la violencia, es apenas un agente socializador secundario. Más importante en la formación de hábitos y valores, es la familia, los grupos de pares y los medios de comunicación, la escuela sólo refuerza. La Violencia, la drogadicción, el embarazo precoz, la falta de valores, etc. son expresión de la sociedad en que vivimos y la escuela, como no es una isla, los refleja y también los sufre. No son pocos los colegas agredidos por apoderados o alumnos.



No obstante lo anterior, y a pesar de las sospechas, igual le cargan a la escuela la resolución de los problemas sociales. A través de objetivos transversales o programas focalizados, con poco tiempo y sobrecarga de trabajo, deben reparar los estropicios que la misma sociedad produce: enseñar al niño maltratado que no debe maltratar, señalarle que las drogas son malas al hijo del microtraficante, convencer a la anoréxica que el éxito no es parecerse a la modelo de televisión, retener en la escuela al hijo del cesante, etc.



Por lo tanto, tal vez la tarea de profesionalizar al docente, es convencerlo que no es un apóstol, que no debe asumir tareas de asistente social, sicólogo, orientador etc. Que la finalidad de la escuela es enseñar y en función de ello la miden. Nos guste o no, la eficiencia estará dada por los resultados del SIMCE o La PAA y no por cuantos alumnos fueron retenidos en el sistema escolar, liberados de la droga, de la violencia intrafamiliar o el suicidio. Esas estadísticas no existen ni importan.



Ahora si realmente queremos que la escuela sea formadora y no solo instruccional, dotemos a los profesores de condiciones laborales y apoyos profesionales para desarrollar su labor, exijamos a padres y apoderados que inculquen hábitos y valores a sus hijos y solicitemos al estado y medios de comunicación que asuman su tarea de colaborar en la construcción de una sociedad distinta: más amable, más justa, más solidaria y más humana, y que además lo hagan en serio.



Mientras ello no ocurra, a pesar de los esfuerzos de los maestros, la escuela seguirá siendo el espejo de la sociedad. Un espejo en el cual a veces nos duele mirarnos.



________________

Jaime Prea Gómez es dirigente nacional del Colegio de Profesores y encargado del Departamento Nacional de Educación y Perfeccionamiento.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)