La inquisición del futuro - El Mostrador

Sábado, 16 de diciembre de 2017 Actualizado a las 17:26

Autor Imagen

La inquisición del futuro

por 12 octubre, 2001

Si lo valórico está fuera del valor de la libertad, ¿qué razones pueden esgrimir quienes están a favor de los derechos humanos que no sean los que ya estan contemplados, por las Naciones Unidas? ¿Cómo olvidaron la Iglesia Católica y la Concertación la defensa que realizaron por las libertades más básicas en el pasado para hoy tomar distancia de ellas?

Mala fe, delicadas muestras de ignorancia y un dogmático "no querer hacerse cargo de la realidad" son las características de quienes, enclaustrados en instituciones políticas o religiosas relucen cada vez que opinan sobre los candentes temas valoricos.



Ellos, desde su invisibilidad y a modo de fijación, instalaron en los medios de comunicación la definición de lo valórico relacionándolo únicamente con la sexualidad y la familia, otorgando un carácter de negociable a todo lo que quedara fuera del saco (medio ambiente, derechos humanos, prácticas políticas y otras), y manteniendo una postura intransable en todas las materias que tuviesen olor a sexo. (Nota: sexo también se puede entender por relaciones sexuales o derechos reproductivos).



Por eso, hasta hoy no ha existido una real discusión sobre divorcio, anticonceptivos de emergencia o derechos ciudadanos. Lamentable situacion, sobre todo porque en esencia las afectadas siempre son las mujeres, chilenas que a diario deben lidiar con embarazos adolescentes, violencia sexual, aborto, sida, y la violencia intrafamiliar, y que siguen un camino directo a la pobreza y hasta de muerte. Todo se reduce a cifras que han hecho visible progresivamente el problema.



Que el debate se inserte en el período de elecciones sólo le importa a los políticos que andan calculadora en mano. Cada vez hay mayor consenso en que si el resultado electoral de diciembre próximo tiene una connotación de castigo a la Concertación, éste derivará de la situación económica y por la posición que ha asumido frente a los temas valóricos.



Si se asume que la economía nacional depende casi en su totalidad de privados nacionales y extranjeros , es obviamente en lo valórico donde el rol del Estado es vital en la tareas de hacer cumplir los tratados internacionales y en mejorar la vida de sus ciudadanos.



Uno de esos tratados internacionales es la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer (Cedaw), aprobada por las Naciones Unidas en diciembre de 1979. En Chile, la aprobación de esa Convención no pasó inadvertida a los movimientos de mujeres, pero el contexto autoritario que vivia el país impedía su amplia difusion. Finalmente fue ratificada en 1989, al término del período dictatorial.



En democracia, la agenda de Naciones Unidas en materia de derechos humanos adquirió nuevos brios, y los gobiernos de la Concertación participaron en diversas conferencias regionales y mundiales, jugando un papel activo en la aprobación del protocolo de la Convención, instrumento y complemento de ésta. Su importancia radica en que iguala los mecanismos de control de cumplimiento de la Cedaw a otros tratados internacionales, estableciendo un procedimiento de comunicaciones que faculta a las mujeres para exigir los derechos que la propia Convención consagra.



En Chile, su protocolo facultativo fue aprobado el 14 de agosto pasado por la Cámara de Diputados, y espera ser ratificado por el Senado, a pesar de los votos en contra (22) presentados por un amplio sector de la derecha. Los opositores argumentaron en contra del protocolo que "reconoce competencia a tribunales extranjeros" y que "está a favor del aborto" , revelando dura ignorancia sobre el tema al atacar de frente y sin pudor los derechos conquistados por las mujeres.



Por ello, cabe preguntarse que si lo valórico está fuera del valor de la libertad, ¿qué razones pueden esgrimir quienes están a favor de los derechos humanos que no sean los que ya estan contemplados, por las Naciones Unidas? ¿Cómo olvidaron la Iglesia Católica y la Concertación la defensa que realizaron por las libertades más básicas en el pasado para hoy tomar distancia de ellas?



¿Dónde están los derechos humanos en las declaraciones de los cardenales referidas a los temas valóricos, y su publicitada orientación del voto católico frente a las parlamentarias? ¿Acaso la libertad no es un valor?



¿Hasta cuándo personas ligadas al Opus Dei, a ambos partidos de derecha y a la DC seguirán señalando que están por la vida, ganando rounds de una batalla valórica que no tiene pies ni cabeza porque ataca a las libertades mas privadas de chilenas y chilenos y a los propios derechos humanos universales consagrados por las Naciones Unidas?



* Area Ciudadanía y derechos, Corporacion de Desarrollo de la Mujer, La Morada.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)