¿Ha olvidado el pueblo judío? - El Mostrador

Lunes, 20 de noviembre de 2017 Actualizado a las 04:02

Autor Imagen

¿Ha olvidado el pueblo judío?

por 24 enero, 2002

Sharon actúa negando la existencia del Estado Palestino, que es una realidad moral e histórica. Con su lógica de guerrero y no de político quiere aprovechar cualquier coyuntura para negar al Otro, para aniquilarlo en el terreno simbólico y militar. Le es imposible aceptar a ese Otro, porque está empapado del instinto de Sabra y Chatila.

Con frecuencia la historia revela que las naciones tienen la misma mala memoria que los hombres y que son capaces, como ellos, de producir crímenes semejantes a los que han combatido.



Formado en la admiración del pueblo judío, todavía observo con sorpresa la actitud del Estado de Israel hacia los palestinos. Espero que con el tiempo se aplaque esa peste que azota a Israel, esa desmemoria que ha arrasado con su espíritu humanitario e incluso con su instinto compasivo, dejando espacio solo para el racismo y los cálculos de la razón de Estado.



Ä„Qué paradoja! Un pueblo que fue símbolo del perseguido transformado en símbolo del perseguidor. La nación diezmada por el Holocausto convertida en una nación-máquina de guerra. En un Estado que masacra, reprime, humilla y que responde a las piedras de la Intifada con gases, balas y tanques, premeditando que los militantes palestinos se transformen en suicidas. No en vano gobierna el feroz ejecutor de Sabra y Chatila.



Israel juega con fuego, mal aconsejado por su sensación de poderío e invencibilidad. Ha desencadenado una política de agresión humillante contra Arafat, promoviendo con ello el predominio de sus enemigos radicalizados. Hace tiempo que el gobierno de Sharon hace todo lo posible por fortalecer a Hamas. Sin duda cree que esa lógica de radicalización lo favorece porque tiene un ejército eficiente, capaz de hacer colapsar pronto a un enemigo imprudente.



Sharon, con la complicidad de Bush, veja a la autoridad palestina, deteriorando su legitimidad. ¿Se trata de dejar sin dirección política a esa nación y a ese Estado en formación, o de empujarla en manos de una tendencia que la lleve por el camino del enfrentamiento, quizás épico en el corto plazo, pero sin futuro en el mediano y largo plazo? Esa parece ser la estrategia.



Ese camino conduce a una mayor violencia, y constituye una formula astuta para diezmar a la nación palestina utilizando el argumento de la amenaza terrorista.



Aprovechando ello, Israel ha invadido los territorios palestinos, ha cercenado la soberanía del gobierno y ha llegado al extremo de poner un cerco a la casa de Arafat, impidiendo su movilidad. Israel ha violado con esto todo precedente y cualquier código de conducta aceptable. ¿Cómo piensa continuar Sharon? Cuenta con la complicidad de Estados Unidos y el silencio de Europa. ¿Hasta cuándo unos y otros permitirán que use una conducta de cowboy?



Es natural que Estados Unidos se encuentre neutralizado por sus propios actos. ¿Pero seguirá en silencio la Unión Europea, favoreciendo esta escalada que solo puede terminar en una guerra?



¿Hasta cuándo permanecerán pasivos, sin movilizarse activamente, los sectores pacifistas del propio Israel? Por la memoria de las víctimas de las persecuciones seculares contra los judíos y por los sacrificados en el Holocausto, los miembros del pueblo judío deben asumir la defensa de la convivencia pacifica entre el Estado Palestino y el Estado de Israel.



El problema del Medio Oriente no se puede resolver sin la coexistencia y la colaboración pacifica de esos dos estados. Es tan insensato negar la soberanía de Israel como negar la realidad estatal de Palestina. Uno y otro se necesitan recíprocamente.



Sharon actúa negando la existencia del Estado Palestino, que es una realidad moral e histórica. Con su lógica de guerrero y no de político quiere aprovechar cualquier coyuntura para negar al Otro, para aniquilarlo en el terreno simbólico y militar. Le es imposible aceptar a ese Otro porque está empapado del instinto de Sabra y Chatila. Sharon hace imposible la convivencia y la paz.



Por tanto, la responsabilidad de neutralizarlo se desplaza hacia los políticos moderados de Israel. Ellos deben impedir que siga realizando su labor de zapa. Los judíos que no olvidan el Holocausto deben negarse a seguir infligiéndole al pueblo palestino el dolor de la persecución, la humillación y la represión sin compasión. Lo mismo que ellos vivieron por siglos no pueden hacérselo vivir a los palestinos, a menos que deseen aceptar el flagelo de la amnesia. Si lo hacen, pasan a ser cómplices de este nuevo holocausto.



__________________



Vea otras columnas del autor

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)