jueves, 20 de septiembre de 2018 Actualizado a las 20:09

Autor Imagen

La economía de EEUU, ¿ya inició la recuperación?

por 14 febrero, 2002

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El 31 de enero, el diario Estrategia encabezó la primera página con la siguiente destacada afirmación: "Economía de EEUU ya inició Recuperación".



El artículo respectivo en la contratapa lo tituló "Economía Norteamericana ya Despegó. El Debate es Cuán Rápido Remonta". Estas afirmaciones habrían sido formuladas por Arturo Porzecanski, prestigiado economista de una empresa financiera internacional y columnista regular de CNN.



Esta columna mostrará que de la lectura de la entrevista se concluye que Porzecanski no afirmó lo que Estrategia ha titulado en forma tan destacada. Los planteamientos de Porzecanski no sólo son diferentes, sino opuestos a lo que Estrategia afirma que Porzecanski señaló. De hecho, él critica el tipo de "optimismo" que muestra el diario.



Inicialmente mostramos la situación por la que ha transitado la economía norteamericana en los meses anteriores y la información más reciente sobre la dinámica económica de Estados Unidos en el último trimestre del 2001. Con ello señalamos el contexto en que se dio la entrevista.



La entrevista a Porzecanski estuvo relacionada con el impacto que causó la información que señalaba que la economía de Estados Unidos creció 0,2 % en el cuarto trimestre del 2001, superando todos los pronósticos que hablaban de una disminución superior al 1%. Esta información la entregó el Departamento de Comercio de los Estados Unidos el 30 de enero último.



Recordemos que la prestigiosa institución privada, el National Bureau of Economic Research (NBER), en noviembre del 2001, informó que la economía norteamericana estaba en recesión, la que se había iniciado en marzo del 2001.



En línea con lo anterior, el 21 de diciembre del 2001 el Departamento de Comercio de Estados Unidos informó que la producción global de la economía norteamericana había caído en 1,3% en el tercer trimestre del 2001. Hay que destacar que en EEUU se entregan dos informaciones sobre el PIB previas a la tercera, que es la definitiva. La disminución de los niveles de actividad anunciados en diciembre había sido corregida dos veces a la baja. Primero se informó que la economía había caído sólo un 0,4% en el tercer trimestre; luego se dijo que había sido mayor, de un 1,1%.



Por lo tanto, la información que el Departamento de Comercio de los Estados Unidos entregó el 30 de enero del 2002, señalando que la economía en el cuarto trimestre había crecido un 0,2%, es realmente una sorpresa, a pesar de ser un quinto de un 1 por ciento. Y lo es más aún porque la mayoría de las estimaciones señalaban que la economía norteamericana tendría nuevamente un crecimiento negativo en el cuarto trimestre, de un uno por ciento o más. Y es lo sorpresivo de la información lo que motivó la entrevista de Estrategia.



Ahora bien, nunca en esa entrevista el economista Porzecanski planteó que la economía de EEUU ya había iniciado su recuperación, que era la noticia de portada, ni tampoco que había despegado. Incluso, Porzecanski entrega opiniones opuestas al optimismo destacado por Estrategia y critica el optimismo que se manifiesta en Estados Unidos mismo en meses recientes.



En esa entrevista Porzecanski, entre otros planteamientos, señala: ".... en la primera mitad de este año tendremos unas leves señales de recuperación y ésta será mucho más evidente, vigorosa y tranquilizadora en la segunda mitad del año".



Y a continuación agrega: "Hay gente que piensa que ya ahora, en enero, febrero o marzo, empezamos a repuntar y que tenemos más chance de hacerlo en forma más vigorosa. Pero, en general, la gente se ha calmado bastante".



Y dice: "Por octubre y noviembre todas las bolsas (...) recuperaron todo lo perdido el 11 de septiembre y cundió el optimismo (...) aunque el pesimismo era exagerado, el optimismo de finales de octubre y noviembre también era exagerado".



Respecto de la sorprendente información del crecimiento del 0,2% en el último trimestre del 2001 en Estados Unidos, sus opiniones sobre la recuperación son las siguientes: "Probablemente va a demorar un tiempo hasta que las empresas adviertan un aumento en sus ventas y en sus utilidades y empiecen a recontratar personal y, a nivel macro, la inversión y el consumo repunten nuevamente".



Y agrega en respuesta a una pregunta: "... en las empresas la cantidad de sorpresas agradables brillan por su ausencia y no está sólo el caso Enron. Todavía hay empresas que van a la bancarrota, todavía hay empresas que están recortando su mano de obra, anunciando niveles de ventas y ganancias decepcionantes".



A continuación señala: ("La recuperación) va a demorar unos cuantos meses y creo que es más un fenómeno de la segunda mitad del año que obviamente los mercados financieros van a tratar de anticipar en los meses que vienen. Pero la sensación térmica va ser mucho mejor recién en la segunda mitad".



Una síntesis de la información entregada por el Departamento de Comercio de Estados Unidos sobre los niveles de actividad económica en dicho país -el "Gross Domestic Product: Fourth Quarter 2001 (Advance)", del 30 de enero del 2002- muestra que el crecimiento de la economía norteamericana de un 0,2% es un avance que, como en otras ocasiones, puede ser corregido al alza o a la baja, es decir, podría pasar a una situación de crecimiento negativo.



En todo caso, este pequeño crecimiento se produce cuando las exportaciones de Estados Unidos disminuyen el 12,4% y las inversiones globales -de las empresas y la inversión residencial- disminuyeron en conjunto cerca de un 24%. El leve crecimiento es explicado por el gasto del gobierno y el incremento del consumo de las familias.



El gran crecimiento del gasto del gobierno debería ser considerado también como un reconocimiento de la recesión de la economía norteamericana, pues el alza en el consumo se da particularmente en bienes durables y se explica básicamente por las grandes campañas de venta, con disminuciones de precios, ampliaciones de crédito y tasas de interés cero. Así, muchas de las empresas que fomentaron este tipo de campañas, como las automotrices, evitaron disminuciones adicionales de sus ganancias o aumento de sus pérdidas.



* Orlando Caputo Leiva es economista de la Universidad de Chile y profesor investigador de la Universidad Arcis.



______________





Columnas anteriores del autor:



La economía de EE.UU. y la economía chilena (II Parte) (5 de enero de 2002)



La economía de EE.UU. y la economía chilena (I Parte) (3 de noviembre de 2001)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Odio al árbol

Envíada por Rodrigo Pérez de Arce | 20 septiembre, 2018

Cartas al Director

Noticias del día

TV