jueves, 16 de agosto de 2018 Actualizado a las 15:24

Autor Imagen

La última tentación de Cristo: ¿Fin de la censura?

por 14 marzo, 2002

Los Presidentes latinoamericanos no gobiernan en solitario, sino que respaldados y determinados por tendencias asociadas a lo que Francisco Panizza denominó la "vieja política", es decir, el clientelismo, compadrazgo y, derivado de esto, la corrupción.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Para muchos que durante años han luchado por la eliminación de la censura y el pleno ejercicio de la libertad de expresión, el día de ayer puede considerarse como emblemático. Por fin pudo exhibirse La última tentación de Cristo, después de años de censura y de recursos judiciales. Sin duda que es una buena señal y un positivo avance en lo que se refiere a la libertad que debe caracterizar a una sociedad que se ufana en llamarse democrática.



Sin embargo, el fin de la censura cinematográfica, ¿significa el fin de la censura? Por cierto que sí, pero sólo en lo relativo a dicha expresión del arte pues, si consideramos a la censura como una forma de eliminar o restringir la libertad de expresión o, como dicen algunos autores, que la hacen sinónimo con la represión, entonces queda aún mucho camino por recorrer.



Veamos: cuando se niega la diversidad, se ignora el pluralismo, se profundiza en la intolerancia, se desinforma la realidad, se maneja la opinión pública, se agudiza la exclusión, se atomiza a la sociedad, entonces se está atacando, desde diversas ópticas, manifestaciones concretas a la libertad de expresión. Ella es mucho más que decir lo que uno piensa. Significa instalar en el centro de la sociedad los espacios públicos para que ella pueda desplegarse con toda su intensidad y variedad.



Pues la pregunta de fondo no es si una película puede o no exhibirse, sino si una sociedad democrática debe albergar en su regazo todas las expresiones de la diversidad y el pluralismo. Ciertamente tengo la convicción que así debe ser, pero la misma convicción tengo que en nuestro país, valores como la diversidad y el pluralismo no están a la altura de la democracia: más bien, están en el nivel de una sociedad represiva y conservadora, carente de opinión propia y fácilmente manejable por los medios de comunicación.



En este sentido, basta con reflexionar brevemente el tratamiento que los medios de comunicación conservadores le han dado al problema que enfrentó Corfo. Junto a la derecha política, lo metieron en el mismo saco de los casos Coimas y Gate, en circunstancias que objetivamente no ha sido así. En efecto, como ahora se sabe, los papeles de Corfo no fueron sustraídos de las oficinas de Corfo pues ellos se encontraban en depósitos en instituciones financieras, por lo tanto, desde ahí parte el ilícito y es ahí donde se encontrarán a los responsables.



Otrosí; según declaraciones del abogado del Señor Moya, funcionario de Corfo, éste le habría confesado que actuó solo sin comprometer a nadie más de la institución. ¿Qué hubiese pasado si los medios de comunicación, en vez de decir que Corfo había perdido 80 millones de dólares, hubiese titulado " Instituciones del sistema financiero chileno estafan a Corfo en 80 millones de dólares"? Y un subtítulo, "con la colaboración de un funcionario que ingresó en 1987".



Sin duda que los efectos habrían sido absolutamente diferentes y los que hoy atacan al gobierno, porque de eso se trata, atacar al gobierno, ya habrían lanzado luces de bengala para disminuir el impacto. Coloco este ejemplo, como uno de cientos que se podrían entregar, simplemente para afirmar que en nuestra sociedad democrática aún no tenemos un equilibrio informativo que le permita a los ciudadanos formarse una adecuada apreciación de los hechos que ocurren.



Acaba de aparecer un estupendo libro del periodista norteamericano Ken Dermota, llamado "Chile Inédito". La conclusión principal de su autor es que la prensa en Chile está muy lejana de los parámetros que le exige una sociedad democrática. Se refiere al duopolio periodístico que existe en nuestro país, al verdadero asalto que le hicieron al Banco del Estado para sanear sus deficitarias finanzas y de la forma cómo los chilenos los financiamos a través de avisajes comprometidos por la dictadura con el Estado durante un período de diez años. Este es un libro del cual muy pocos chilenos saben que existe. En una sociedad verdaderamente democrática el contenidos de este libro habría sido materia de escándalo público y sus responsables denunciados en los tribunales de justicia.



¿Se acabó la censura cinematográfica? Sí, se acabó, pero existen múltiples formas de censura que aquella burda que está establecida en alguna dictatorial constitución o una nefasta ley. Son aquellas que emplean los que tienen el poder para impedir que se sepa lo que no quieren que se sepa; son los editores de los medios que cortan declaraciones, que inventan informaciones, periodistas que pareciera que tienen su cerebro en vacaciones permanentes dadas las preguntas que hacen y, principalmente, las que no hacen. Son los comprometidos con el poder temerosos de expresar algo que haga que el poder se vuelva en contra de ellos y pierdan sus privilegios. Es el silencio que rodea a investigaciones periodísticas o libros que denuncian determinados hechos en que se ven involucrados, principalmente, personeros que se enriquecieron durante la dictadura y que hoy gozan de altos ingresos en empresas que financiamos todos los chilenos.



Por ello, sería un error considerar que eliminada la censura cinematográfica -bien eliminada que está-, comienza a campear gloriosa la libertad de expresión. Precisamente ésta sea la impresión que quieran causar aquellos que se benefician con el silencio y el ocultamiento, pero aún son muchas los muros que existen para que podamos concluir que, por fin, en Chile hay plena y total libertad de expresión.



(*) Presidente del Movimiento Universal Anti Censura -MUAC-.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)