El desempleo, ¿invitado de piedra? - El Mostrador

Sábado, 16 de diciembre de 2017 Actualizado a las 17:26

Autor Imagen

El desempleo, ¿invitado de piedra?

por 5 abril, 2002

Si bien la economía chilena ha registrado en los últimos seis trimestres un proceso de desaceleración, no está estancada: crece, pero por debajo de su potencial, al igual que el resto de las economías. Sin embargo, con este crecimiento de 2,9 por ciento en 2001 y 3 por ciento previsto oficialmente para este año no puede detenerse el deterioro en el empleo que se ha instalado en esta economía desde 1999.



La razón de esta deficiencia es simple: no obstante el fuerte dinamismo de las exportaciones (que crecen siempre muy por encima del crecimiento del PIB) la demanda interna (consumo más inversión) se ha ido debilitando persistentemente.



En este punto es importante aclarar una notoria confusión en la prensa especializada. Primero, la demanda interna es débil no porque exista alto desempleo, sino porque el crecimiento de la inversión se ha ido contrayendo. Segundo, el desempleo ha crecido no porque la mano de obra se ha hecho mas cara, pues en términos macro el crecimiento de las remuneraciones reales en los últimos dos años se ha situado por debajo del crecimiento de la productividad del trabajo.



Por último, la majadería empresarial de atribuir a las leyes laborales el alto desempleo no tiene fundamento empírico alguno, pues estas leyes entraron a operar solo a partir de diciembre de 2001, y el desempleo sobre el 9 por ciento aparece desde el año 1999, salvo que se suponga que los empresarios anticiparon desde ese año perfectamente lo que iba a ocurrir tres años después.



Cabe observar, por otra parte, que el nivel de desempleo podría haber sido mayor que el existente de no mediar un crecimiento del gasto fiscal de cerca de un 5 por ciento anual en los dos últimos años, y que pone un piso al crecimiento del producto de 1 por ciento anual.



No menos importante es el programa de empleo de emergencia del gobierno, que genera 150 mil puestos de trabajo y tiene un costo anual de 700 millones de dólares.



También podríamos afirmar que el desempleo sería mayor de no darse un quiebre en el ritmo de crecimiento de la fuerza de trabajo en los últimos tres años, lo cual significa un desaliento en la búsqueda de empleo.







Ahora bien, examinemos brevemente cuáles son las consecuencias en la sociedad y la economía de la permanencia de un elevado desempleo.



Sobre la cohesión social



El desempleo es una exclusión del mundo laboral y de la vida activa, y para quienes lo sufren es también una perdida de identidad, estatus social y autoestima. Cuando el desempleo tiene un componente de jóvenes muy elevado, genera un sentimiento de desconfianza y frustración frente al sistema educacional.



La permanencia por largos períodos de una parte de la mano de obra buscando trabajo o logrando solo trabajos precarios e informales es un empobrecimiento del capital humano.



Desgraciadamente, el INE ha dejado de publicar las estadísticas sobre el desempleo de larga duración, definido como los desocupados que tienen más de un año buscando empleo. También ha dejado de publicar las estimaciones de subempleo visible, definido como las personas ocupadas que trabajan menos de 35 horas y que desearían trabajar más.



Seguramente estos indicadores deben ser más elevados que los existentes a mediados de los '90. En un país como el nuestro, donde los mecanismos de protección social frente al desempleo prolongado son casi inexistentes y el trabajo precario se extiende en la informalidad, entonces el problema no es solo que el desempleo empobrece el capital humano, sino que ello también puede afectar la necesaria cohesión social.



Mercado interno y empleo



Desde el punto de vista del empleo, la economía chilena no puede continuar funcionando con un solo motor, es decir, con el crecimiento de las exportaciones. No obstante la importancia del sector exportador de bienes en la economía, éste absorbe apenas alrededor del 11 por ciento del empleo y con la participación de solo un 4,8 por ciento de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes).



Puede que los efectos indirectos que genera el aumento de exportaciones hagan subir ligeramente las cifras recién indicadas, particularmente si se considera el área de servicios, pero lo cierto es que el grueso del crecimiento del empleo esta asociado al crecimiento del mercado interno, donde las Pymes, además, juegan un papel capital.



Del mismo modo, el mercado interno puede jugar un papel fundamental en la acumulación endógena, y por ello, una economía abierta que derrame hacia adentro de manera integrada sus impulsos dinámicos potencia las posibilidades de un crecimiento menos volátil con un nivel de empleo más elevado.



La apertura de la economía chilena aún esta lejos de generar ese tipo de dinámica.



¿Desempleo estructural?



De la simple observación de las cifras de crecimiento del empleo y del producto en la década de los '90, algunos sostienen que la economía chilena ha perdido su capacidad de generar empleo, de tal manera que el desempleo actual no sería transitorio y mas bien tendría un carácter permanente o estructural. A nuestro entender éste es un juicio apresurado y equivocado, pues el empleo no solo depende del crecimiento del producto, sino también de los precios relativos del resto de los insumos que se utilizan en la producción, en particular la evolución del tipo de cambio real y el costo del capital.



El interesante trabajo de R.Valdes, C.Martinez y G.Morales Cambios estructurales en la demanda por trabajo en Chile apunta en la dirección indicada. En consecuencia, no es fatal que la economía chilena esté entrampada en la mantención de un desempleo estructural, pues en la evolución del ciclo los factores de demanda de trabajo pueden darse de otra manera, y la revitalización de la demanda interna puede coadyuvar a ello.



En resumen, mientras el nivel de actividad económica esté lejos de su potencial, es decir, la situación actual, el desempleo seguirá pesando negativamente en la cohesión social y valorización del capital humano, ambas fuentes del crecimiento económico de largo plazo.





*Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de París, ex director del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)