jueves, 18 de octubre de 2018 Actualizado a las 10:06

Autor Imagen

¿Vale la pena preocuparse de Santiago?

por 9 junio, 2002

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Desde hace un tiempo hemos estado denunciando el nulo interés por los equilibrios ambientales demostrado por distintas autoridades del sector vivienda. En los últimos días la prensa ha informado que el ministro del ramo, Jaime Ravinet, firmó un convenio de planificación territorial con el director de Conama, Gianni López, en el que se incorporaría la dimensión ambiental en los instrumentos de regulación urbana.



El objetivo del convenio es "definir bien el uso del territorio" (sic). Según las crónicas, López señala que el mencionado convenio "demuestra la voluntad del gobierno de impulsar la protección ambiental y agilizar de manera conjunta y sustentable este tipo de gestión". Ravinet, a su turno, dijo que "con este convenio se iba a evitar la generación de conflictos".

El viernes 31 de mayo los directivos de la organización Defendamos la Ciudad fuimos a la sede de la Conama RM y le pedimos a Guillermo Díaz, su director ejecutivo, el texto del mencionado convenio, para conocerlo y así poder opinar sobre el mismo. Nos contestó que no lo tenía y que no lo conocía (?). Esto significa que la más alta autoridad ambiental de la Región Metropolitana no está al tanto del show comunicacional Ravinet- López. Curioso, por no decir surrealista, lo que acontece en la dependencia ambiental.



El anuncio Ravinet-López merece más que un comentario, ya que la propia legislación de bases del medio ambiente obliga a que todos los planes regionales de desarrollo urbano, planes intercomunales, planes reguladores comunales, planes seccionales, proyectos industriales o inmobiliarios que los modifiquen o que se ejecuten en zonas declaradas latentes o saturadas de contaminantes deben ingresar al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) a través de una declaración o de un estudio, según las características que presenten (artículos 10ÅŸ y 11ÅŸ de la Ley nÅŸ 19.300). Y si las cosas obligatoriamente son así, en qué consiste entonces el convenio firmado?



El gobierno regional metropolitano, con fondos (4 millones de dólares) donados por el Estado alemán, ha desarrollado un completo catastro ambiental de muy buena calidad técnica denominado "Ordenamiento Territorial Ambientalmente Sustentable" (OTAS). Nosotros, desde hace algún tiempo le hemos solicitado a distintas autoridades sectoriales competentes, partiendo por el intendente, que esta decisiva variable debe integrarse al Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS) vigente desde 1994. Nunca se nos ha escuchado.



En cuanto a los conflictos aludidos por Ravinet, éstos terminarán cuando las autoridades del Minvu tengan presente que la interpretación de la normativa tiene que ser acorde a los hechos objetivos, y no pensando siempre en favorecer al sector inmobiliario.



También nos hemos impuesto que Ravinet tampoco desea consultar a los municipios de la Región Metropolitana acerca de la modificación al Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS) que él impulsa y que permitiría expandir la ciudad a las mejores tierras agrícolas situadas en la periferia. Y este comportamiento poco democrático no es todo, ya que el Minvu ingresó "equivocadamente" a la Conama RM una simple declaración de impacto ambiental sobre dicha expansión a los sectores silvoagropecuarios.



Dada la envergadura del cambio en ciernes y sobre la base del artículo 11ÅŸ de la ley ambiental, lo que se debe hacer es presentar un completo estudio de impacto ambiental, con lo cual se analizará profesionalmente su deseo de ocupar con núcleos urbanos esos territorios.



Ravinet tiene la obligación de reparar el "error" cometido, y cuando eso suceda podremos afirmar que las instituciones están funcionando. Con el estudio se permitirá que los técnicos de los diferentes servicios públicos, los colegios profesionales, la comunidad científica, los grupos ambientalistas, los académicos y la ciudadanía en general podrán participar con entusiasmo en la elaboración del mismo.



Esta ilegalidad la dimos a conocer el sábado 1 de junio pasado con las entidades Fuerza Social Democrática, que dirige Jorge Pavez, y Acción Ecológica, de Luis Mariano Rendón, ya que es incomprensible que un ministerio busque resquicios para no someterse a la legislación vigente.



El desarrollo sustentable, los equilibrios ambientales, la preservación y óptima mantención de las áreas verdes públicas y privadas y el respeto por la naturaleza no son simples caprichos de algunos ecologistas. Por el contrario, son razones primordiales que se deben tener muy en cuenta cuando se llevan a cabo las políticas de desarrollo de las ciudades.



En Chile no ha habido sanas políticas urbanas porque el Estado ha sido obsecuente con el capital especulativo, el que ha decidido el crecimiento inorgánico y desbalanceado de las ciudades. La autoridad privilegia el interés del inversionista privado, cuya exclusiva meta es hacer un buen negocio porque cree que el mercado es el único buen asignador de recursos.



Lo que ha sucedido recientemente con las inundaciones es consecuencia directa del laissez faire imperante, ya que no ha estado aparejada la ejecución de obras complementarias (infraestructura de colectores) al crecimiento de la ciudad, pues significaría encarecer el valor de venta de los inmuebles. La autoridad ha optado por no internalizar todos los costos del crecimiento ilimitado que propugna: ahí están los desastrosos resultados que observamos. Como se comprenderá, tal resultado es consecuencia directa de la lenidad pública.



Santiago es una megalópolis no planificada, muy segregada, con inversiones sociales ausentes, encerrada geográficamente, carente de vientos y con problemas de inversión térmica en invierno. Ante esta situación, responsablemente decimos no a la ocupación del territorio que hoy está definido como excluido al desarrollo urbano. Y decimos al regionalismo de verdad para que Chile sea un país equilibrado en todo sentido.



A pesar del crítico tenor de este texto, somos optimistas y creemos que el Gobierno va a reaccionar favorablemente. Como organización voluntaria de la sociedad civil es lo que más deseamos.

* Agrupación "Defendamos la Ciudad"

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV