Liderazgo ahora: Ä„Sí mi general! - El Mostrador

Lunes, 20 de noviembre de 2017 Actualizado a las 14:41

Autor Imagen

Liderazgo ahora: Ä„Sí mi general!

por 11 septiembre, 2002

Líder es el que se hace presente, es decir, tiene presencia sobre todo en los momentos difíciles. Líder es el que tiene un proyecto que convoca a todos. Líder es el que persevera, que sabe que nada grande se hizo con poco esfuerzo.

El triste aniversario del Golpe Militar de 1973 es un momento obligado para detenerse a reflexionar acerca de sus implicancias y secuelas en la sociedad chilena.



Más allá de la lamentable herencia de las violaciones a los derechos humanos y la aplicación de un modelo neoliberal que ha generado consecuencias tan desastrosas como la pobreza y la inequidad social, existen una serie de otros efectos indeseados que no por menos visibles dejan de ser negativos y limitantes para nuestro desarrollo como nación.



Uno de éstos es la herencia de una cultura con fuertes resabios autoritarios en la sociedad. Esta se expresa en múltiples y variadas formas, a ratos evidentes y a ratos imperceptibles.



Hoy disponemos de un indicador sintomático de esta realidad, que se expresa en la reiterada interpelación al Presidente de la República para que ejerza e imponga su liderazgo. Emplazamiento que viene, preferentemente, de los empresarios y de la derecha política.



El trasfondo parece ser que si el Presidente ejerce su liderazgo, es decir, impone su voluntad, ordena sus huestes y/o cancela el debate de ideas, los chilenos ganaremos en seguridad y orden y con ello llegará la prosperidad. De paso hipotecamos nuestra propia responsabilidad en manos de un superior jerárquico.



Tengo una buena noticia para los que aún añoran tiempos pasados: El general ya no está y, mejor aún, no volverá.



Entonces, no queda otra salida que cuestionar el paradigma predominante de liderazgo, que tiende a homologarlo a autoridad, vía ejercicio del poder y del estatus. Hay, sin embargo, otra manera de entenderlo. Se trata del concepto de liderazgo adaptativo de Ronald Heitfetz, quien lo concibe como una actividad y, por tanto, su ejercicio se aplica en todos los niveles sociales u organizacionales.



En consecuencia, los desafíos del país debieran ser asumidos por todos los actores políticos, sociales, culturales y empresariales. Chile necesita de un consenso básico: que todos asumamos nuestra responsabilidad de desplegar nuestros mayores esfuerzos para enfrentar los momentos difíciles, abriendo espacio a la creatividad y la innovación para explorar nuevos caminos al desarrollo y desprendernos de las viejas recetas, las de los 70 y 80, que tan nefasto resultado han dado en América Latina.



Liderazgo del Presidente sí, porque el resto es anarquía. Pero también liderazgo empresarial para activar nuestra economía. Necesitamos que la mayoría siga el ejemplo de unos pocos que entienden que en época de vacas flacas se hace más necesario que nunca asumir riesgos y emprender nuevas iniciativas de negocios.



Líder es el que se hace presente, es decir, tiene presencia sobre todo en los momentos difíciles. Líder es el que tiene un proyecto que convoca a todos. Líder es el que persevera, que sabe que nada grande se hizo con poco esfuerzo, y sin sangre, sudor y lágrimas. Y líder, sobre todo, es el que en tiempos de crisis moral o social no duda en arriesgarlo todo en aras de una comunidad que sabe confundida y desorientada. Es decir, necesitamos empresarios que nos orienten con su ejemplo y propuestas y no nos confundan con quejas e inacciones.



El mundo de la cultura nos ofrece ejemplos interesantes en esta dirección. Alvaro Henríquez y los Pettinellis nos entregan una muestra fresca de su música recreando nuestras raíces. Balmes y Barros nos abren su estupendo taller de arte. Volodia Teitelboim no se duerme en los laureles y sigue creando con su pluma privilegiada.



Todos ellos representan interpelaciones que, de asumirse colectivamente, podrían convertir el "gran bailongo" nacional de Carlos Franz -lo que describe como la oscilación entre dos momentos anímicos extremos como son el utopismo fundacional y el fatalismo violento- en una "gran cueca" de unidad y espíritu constructivo este 18 de septiembre.



* Investigador del CED, ingeniero comercial y doctor (c) en Ciencias del Management.



______________________

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)