Ni género, ni pan, ni ideas en debate - El Mostrador

Domingo, 10 de diciembre de 2017 Actualizado a las 01:12

Autor Imagen

Ni género, ni pan, ni ideas en debate

por 13 octubre, 2002

Mirando a la distancia el debate latinoamericano, la verdad es que no aparece mucho por cortar. Ni género, ni pan, ni ideas ni nada. La única situación novedosa es la que nos presenta un país volcado completamente hacia la izquierda, digamos más bien el progreso social, para no ser víctima de descalificación en el Chile aplatanado en posiciones neoliberales: el mas grande de todos, Brasil, donde mas del 70 por ciento de la población expresa, mediante candidaturas diversas, una voluntad de cambios como hace ya mucho tiempo no se veía en nuestro continente.



A diferencia de ese importante país, en Chile no estamos sometidos a convulsiones y problemas económicos, pues según el gobierno y los grandes empresarios tenemos cuantas nacionales y balanzas equilibradas. Lo curioso ha sido que nuestra moneda, desmintiendo las afirmaciones oficiales, flota y cae más que la brasileña, y hay hasta lesos que aplauden frases tontas del tipo "ni un peso más".



Bueno, ¿y quién le va devolver a los asalariados lo que se les está robando por la vía de la devaluación? Es posible que esas frases se digan y hasta parezcan serias, pero lo concreto que estos genios de la economía ajena han hecho perder poder adquisitivo real en mas de un 20 por ciento en menos de 25 meses. A lo lejos da la impresión que estamos ante manos oscuras que manejan nuestro destino y que nada ni nadie les obliga a responder por sus actos.



Un ex ministro de Hacienda de Chile regresó al Fondo Monetario para ser un alto funcionario, Domingo Cavallo vive ahora en EEUU, y así suma y sigue. Creo que se ha mistificado hasta el absurdo esta idea de que la economía es una ciencia: en realidad es una de las mismas ideologías de las que tanto abominan.



La entrevista en que el Presidente de la Corte de Apelaciones de Santiago afirma que más que cobardía de jueces durante la dictadura, lo que hubo fue una ideología en común, una similar visión ante la vida y una rara coincidencia para perseguir, torturar y asesinar personas que tenían otra visión. Fue brillante ver a alguien que cree en el Derecho y desmitifica tanto la idea que todos eran y son buenos, como la fácil redención y reconciliación del tipo clerical según la cual los malos son unos pocos y volvieron a sus cuarteles (Ä„mentira!). Atrévanse a crear una sociedad real en que el derecho prime y no la facilidad sentimentaloide del demagogo.



Pienso que lo mismo sucede en la economía, y no creo en el absurdo materialista de afirmar que hay que dar algo de dinero a los pobres para reactivar la economía. No: la opción de los que manejan el sector público y dictan las leyes está, o ha estado hasta ahora, en favor de una distribución inhumana de la riqueza, en contra de los que no tienen. La razón que existe para exigir mas inversión social se basa -o se debe basar- en una ética de la vida, de la política, de nuestra razón de ser como pueblo y nación que somos (?).



¿Surge rápido el látigo de los sadomasoquistas que dicen que ésto es populismo? Ä„Bien, así es o puede ser! ¿Y lo que plantean ellos, qué es? ¿No está a la vista el paisaje desolado de naciones que fueron ricas y gracias a sus recetas hoy apenas tienen para comer, están endeudadas hasta la tusa, no tienen siquiera esperanza?



Un vicepresidente de la Internacional Socialista instó hace pocos días en una conferencia en Santiago a "combatir esta cultura de adoración del dios de las ganancias, a este casino global que ha suplantado la economía de las necesidades humanas". Naturalmente, no tuvo la misma cobertura de prensa que tienen los Titanes del Olimpo de Mammon. Y no es un marciano: representa a la misma socialdemocracia que tienen tres de los cuatro partidos que gobiernan en Chile.



________________

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)