sábado, 21 de julio de 2018 Actualizado a las 02:11

Autor Imagen

El fondo de un tema grave

por 27 octubre, 2002

No da como para tomarse en serio este asunto de las presuntas coimas a políticos. Sigo convencido que vivir en un Estado de Derecho implica principalmente la idea que toda persona acusada tiene derecho a un debido proceso, y naturalmente, a la defensa.



Y que esto no huela a posición blanda con nadie, pues mi condición de rádico está seriamente afectada por eso de empezar a ver a la luz pública y con denuncias que algunos conmilitones son menos serios de lo que decían ser. Ya estaba el alerta roja del diputado aquel que creyó que la educación formal era eso, nada mas que una formalidad, y se hizo elegir con papeles cuya validez se está averiguando en la justicia.



No deja de ser esto una paradoja si uno se ha pasado una vida escuchando discursos en los debates internos Ä„sobre la importancia de la educación!



Pero lo que más llama la atención de cualquiera que use los sentidos para ver y escuchar es el lenguaje y los conceptos (?) que se esconden tras el debate. Lo que se está viendo ahora es una presumible coima. La reacción del ministro de Transportes: licitar nuevamente todas las plantas de revisión técnica que hay en el país. ¿Así se entiende el apoyo a las Pymes? ¿Subyace la duda grave que son todas irregulares?



Pero vayamos al fondo de un tema grave, que sí ha generado una especie de consenso nacional -y por eso mismo ha habido manos moras que lo han hecho ineficaz-: me refiero al manido tema de la contaminación de Santiago y otras urbes mayores.
Premisa: las plantas revisoras no revisan nada o muy poco. Consecuencia: los vehículos contaminan que es un gusto por donde circulan. Resultado: como en la frase popular mexicana, "estamos jodidos todos ustedes".



Para descontaminar Santiago se han hecho planes viales que incluyen nuevos puentes y grandes avenidas. Se han gastado o se están gastando centenas de millones de dólares, y han ocurrido muertes de ancianos, niños y personas expuestas en estos 12 años de democracia. Hubo atochamientos en hospitales, clínicas y policlínicos, costosas campañas de prensa e información a la ciudadanía, alertas ambientales, preemergencias, emergencias, inmovilización de industrias, calderas de edificios, vías segregadas y exclusivas, y un largo etcétera.



¿Y ahora viene un ministro a decir que habría sido posible que por error haya habido Herodes en las direcciones de la Junta de Jardines Infantiles? ¿Que todo esto haya sido un payaseo para tomarle el pelo a la sufrida gente que ha debido aceptar estas medidas, incluyendo el gasto de pasar de un autito modesto al nuevo catalítico?



Para este tema, para esclarecer la verdad de nuestro medio ambiente y de nuestro derecho a la vida, la autoridad debería pedir un ministro en visita, y si no debemos hacerlo los ciudadanos ante la temible sospecha que por unos pesos más y por imbecilidad maldadosa, la tecnología que implica esta revisión haya servido para cualquier cosa menos para ayudar al ambiente y a los seres humanos.



_______________

Vea otras columnas del autor

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV