Cuarenta años ¿no será mucho? (I parte) - El Mostrador

Domingo, 19 de noviembre de 2017 Actualizado a las 15:21

Autor Imagen

Cuarenta años ¿no será mucho? (I parte)

por 6 enero, 2003

Jamás pensé que la alegría profunda que sentía después del plebiscito se iba a nublar tan rápidamente. Se vino la realidad de la negociación, la real politik hacía su estreno para toda una generación acostumbrada a vivir de la esperanza y el idealismo que genera una lucha justa y un adversario abominable.



Generación para la cual la democracia era incluso superior al socialismo, era el primer peldaño hacia la utopía, la democracia lo era todo y lo único incomprensible, era como pudieron habernos dejado sin ella por tanto tiempo. Por lo mismo, su compromiso con la democracia no es la culpa sino su primera opción.



Pero eso era sólo el comienzo, mi pavor fue mayor cuando en una frase que nunca olvidaré, Don Patricio señaló eufórico producto del triunfo -ni tan arrollador- de la Concertación de Partidos Por La Democracia "tendremos 40 años de Concertación"... Algo en mí se entristeció profundamente. Yo que siempre he sospechado de todo lo que dure más de 6 años, me angustié.



Recuerdo haberlo compartido con un íntimo amigo de pellejerías: "Maldición -le dije- sólo conoceremos dos cosas durante nuestra vida útil, la dictadura de Pinochet y el diseño de otros para la democracia que nosotros conquistamos. Envejeceremos y no conoceremos algo mejor que esto".



Pinochet había sido derrotado pero "el que ríe ultimo, ríe mejor", el muy canalla nos tenía reservados los años más lateros de nuestras vidas y para colmo, sería como el purgatorio, sería eterno. Como son 40 años en una vida.



Por suerte, nadie contaba con Frei "el fome", el que aburrió hasta a las cuentas públicas de Hacienda, malgastando los mejores años de nuestra vida cuando se instalaba una crisis económica y perdíamos un millón de votos... Cualquiera no lo hace. El chiquillo está en deuda, todavía esperamos que reaccione.



Esto empujó la urgencia del cambio y una nueva oportunidad para la Concertación. Lagos entra a la cancha al fin, por fin "nuestro sello progresista", "esta vez sí que sí", "porque hemos hecho esto es que podemos ahora hacer esto otro" y otras grandes frases. Pero se nota el desgaste, la derecha se nos adelanta y Riky con problemas. No hay recambio, los mismos de siempre y lo que parecía transitorio se ha vuelto eterno. La democracia no despega. Es más, algunos profitan de ella y nos ponen a todos en tela de juicio, como si no fuera suficiente con el descrédito de la política, fruto de su bajo perfil y de la nueva velocidad que plantea la televisión a la política.



Pero se afirma nuestra economía, somos ejemplo en el continente, no tener un acuerdo con Chile es de mal gusto. Sin embargo, los tres gobiernos más exitoso de nuestra república no logran darle sentido a su tarea y en toda buena encuesta se aprecia el desprecio por la democracia y la política. Se salva el Presidente dicen algunos, pero eso no es precisamente un aliciente, en un país donde el dictador sale con el 43% de los votos.



Y la pregunta que nos recorre tempranamente es ¿podremos un cuarto periodo, debemos un cuarto periodo, tenemos tantos sueños por cumplir o más bien muchas hipotecas que pagar? En fin, los temores de siempre, sobre todo de quienes para sobrevivir dependen del éxito electoral de esta alianza de gobierno. Sin embargo, eso no constituye el pegamento más sólido para una Concertación que debe enfrentar en un mismo periodo la administración del gobierno y el cambio político en un mismo momento y todo esto en un ambiente de contracción económica y estados de ánimos maníaco depresivos.



Una pregunta está resuelta y sería bueno terminar con temores tan elementales. Lagos va a concluir su periodo y más. Podrá mostrar una buena gestión, que se refuerza cada día con el contexto latinoamericano. La preocupación no debe estar en cumplir con una administración aceptable, sino por el despegue de Chile hacia el futuro. ¿Lagos puede ser el final de 30 años de política en nuestro país, ser quien cierre una etapa de la república, o ser el principio de un nuevo desafío, de un país que despega al desarrollo con las alas del progresismo? Y esa pregunta no está resuelta y es la más importante, en eso se juega la nueva hegemonía política...



(La segunda parte de esta columna se publicará el miércoles 8 de enero de 2003).



_____________
* Ex Presidente de la Juventud Socialista

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)