¿Quién se hace cargo de la basura de Santiago? - El Mostrador

Sábado, 18 de noviembre de 2017 Actualizado a las 14:17

Autor Imagen

¿Quién se hace cargo de la basura de Santiago?

por 7 mayo, 2003

Actualmente, nuestro país solo cuenta con una estrategia de disposición final de basura, lo que implica multiplicar ad infinitum la construcción de rellenos sanitarios.

La precaria situación sanitaria en que se encuentran los 246 vertederos que existen a lo largo de todo Chile da cuenta de una realidad que las autoridades no han sabido manejar.



La disposición de la basura en zonas urbanas o periféricas genera una serie de problemas, tales como la contaminación de las aguas, las emisiones de metano y malos olores, la desvalorización de los terrenos, la saturación de la red vial local y los impactos sobre otros emprendimientos tales como la agricultura, recreación y viviendas, entre otros.



La ocupación de suelo, la evaluación de impacto ambiental y la fiscalización para este tipo de proyectos es, hoy día, uno de los temas ambientales críticos que expresan la ausencia de una política nacional sobre gestión de desechos. Actualmente, nuestro país solo cuenta con una estrategia de disposición final de basura, lo que implica multiplicar ad infinitum la construcción de rellenos sanitarios.



Santiago, con casi 210 mil toneladas de basura al mes, no sabe qué hacer con la basura que produce y que continúa multiplicándose, los rellenos sanitarios y los basurales clandestinos.



Los problemas derivados de la basura en Santiago y la eterna disputa ambiental entre las autoridades y la comunidad dan cuenta de la ausencia de una política de residuos y la falta de fiscalización una vez que los permisos ambientales son concedidos.



Santa Marta, con emergencias ambientales persistentes, es el mejor ejemplo de la crisis de la actual política e institucionalidad responsable de los residuos: se aprobó aceleradamente cuando Lepanto cumplía varios años de funcionamiento ilegal y estábamos con la basura hasta cuello; pero su inadecuada ubicación y la falta de fiscalización sistemática y rigurosa por parte de las autoridades, la presentan como una alternativa muy poco recomendable.



Por su parte, la contaminación de las aguas de Rungue por los líquidos percolados de Lomas del Colorado, también pone en cuestión la implementación y fiscalización. La opinión pública debe saber que Santa Marta y Lomas del Colorado son los modelos nuevos que nuestras autoridades ofrecen al país.



La ilegalidad en que funcionan parte importante de los vertederos en Chile -que ni siquiera cumplen con las normas del Código Sanitario- es el trasfondo de estos nuevos modelos que han demostrado ser una solución insuficiente para la gestión de residuos.



El actual tratamiento de residuos sólidos que hoy existe en Chile, no minimiza el impacto ambiental de la generación de basura ya que no existe una política real que considere la disminución de embalaje, separación de desechos en origen, recolección diferenciada y el reciclaje y disposición final de los residuos no reutilizables.



Cualquier política moderna y ambientalmente sustentable de gestión de residuos debiera priorizar la educación en la separación y reciclaje de residuos que contribuirían a disminuir el volumen de basura y reducir la necesidad de más y más rellenos sanitarios, vertederos y botaderos clandestinos.



La comuna de La Reina ha activado, nuevamente, el reciclaje con el fin de minimizar el impacto de los residuos sólidos domiciliarios. El proyecto "Reciclaje de La Reina", el más antiguo de la Región Metropolitana, se inició en 1992 y radica en la separación en origen de materiales reciclables, con recolección casa a casa por parte de recolectores independientes contratados por ECOBAS, empresa que administra el proyecto.



La reducción de la basura y el reciclaje además de disminuir los problemas ambientales, reduce los costos que las familias y el municipio deben enfrentar en la actualidad en que botan el 100% en los rellenos sanitarios.



Una investigación realizada en varios países indica que en promedio, las municipalidades incurren en gastos entre el 5 y el 10 por ciento de sus presupuestos totales en el manejo de la basura. En el caso de Chile los municipios pobres gastan mayor porcentaje de su presupuesto en basura, compitiendo dramáticamente con los gastos de salud y educación, por ejemplo.



Además hay que señalar que los costos regulares del manejo de la basura por el municipio no siempre reflejan los costos totales de la eliminación de basura. Estos incluyen los costos de planificación y construcción de rellenos, mitigación de los impactos ambientales y luego el cierre y monitoreo de vertederos.



Promover hábitos adecuados de la ciudadanía frente al consumo y al mismo tiempo avanzar hacia una política de gestión de desechos que incluyan la reducción, reutilización y el reciclaje es esencial si queremos reducir los problemas ambientales y económicos que éstos representan.



(*) Ex candidata presidencial, directora del Programa Chile Sustentable.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)