Transmisiones deportivas: los derechos en juego - El Mostrador

Domingo, 19 de noviembre de 2017 Actualizado a las 16:33

Autor Imagen

Transmisiones deportivas: los derechos en juego

por 1 agosto, 2003

Al analizar la legislación comparada de países como Francia, España, Alemania, Portugal y Dinamarca, una de las principales conclusiones es que, matices más matices menos, el derecho de propiedad respecto de las emisiones o retransmisiones televisivas de eventos deportivos, no puede limitar o restringir el derecho a la información.



Para conciliar el legítimo derecho a la propiedad versus el también legítimo derecho a la información, la fórmula por la que han optado muchos países europeos puede resumirse de la siguiente manera:


País
Legislación Comparada
Francia Obliga a ceder los derechos del organizador
de la competencia a una televisión, evitando de esta manera obstaculizar
el derecho de información de otros servicios audiovisuales, pudiendo
cederse en exclusividad los derechos de emisión o retransmisión
a favor de un determinado operador televisivo hasta un plazo máximo
de 5 años.
Gran Bretaña Las disposiciones legales obliga a que en directo
y sin codificar se emitan una serie de eventos de especial interés
como las carreras hípicas, las finales de Wimbledon, Nacionales
de Rugby o finales de copas de fútbol de Inglaterra.
Portugal Permite adquirir la exclusividad de los derechos
de transmisión e imágenes deportivas, pero la cadena de televisión
que haya adquirido tales derechos, debe poner a disposición del resto
de las cadenas, breves síntesis mediante un pago equivalente al precio
del costo de ese producto.
Alemania Cuando se trate de derechos adquiridos en
exclusiva sobre acontecimientos considerados de interés público,
se garantiza el derecho de difusión de breves extractos por cualquier
operador televisivo. Por lo tanto sólo si el evento es catalogado
como de interés público, se debe garantizar sin contraprestación
alguna, la exhibición de extractos para el resto de las cadenas televisivas.




Una materia que es común en las legislaciones de los países de Europa, es que los derechos de retransmisión de determinados acontecimientos deportivos que revisten interés general, deben concederse sin mayores restricciones a los diversos canales para que dichos acontecimientos sean accesibles al conjunto de la población.



Después de analizar la moderna legislación europea y el rol mediador que ha jugado el Estado al dictar normas conciliadoras del derecho a la información versus el derecho de propiedad, no resulta apropiado que nuestras autoridades expresen públicamente "que este es un problema entre privados respecto del cual la autoridad pública tiene poco o nada que hacer".



Por el contrario, la autoridad pública, el legislador, los órganos que regulan la libre competencia, deben tener un pronunciamiento que, a lo menos, oriente respecto de ciertas características que deban cumplir determinados eventos o acontecimientos deportivos que por su relevancia y trascendencia social debieran transmitirse libremente a través de los canales de televisión abierta, calificándoles como eventos de interés general.



Chile: el debate que comienza



Se debate hoy día respecto de derechos fundamentales, derechos que por lo demás resultan ser bastante subjetivos, puesto que en gran medida dependen de la creatividad del legislador.



Anatel habla acerca de la trasgresión a la libertad de información, al derecho fundamental de comunicar y recibir información; probablemente el orden constitucional le dé la razón, amparándose en la normativa que garantiza "la libertad de emitir opinión y la de informar, sin censura previa, en cualquier forma y por cualquier medio".



Cómo conciliar tal disposición Constitucional con otra de igual rango como es "el derecho a desarrollar cualquier actividad económica que no sea contraria a la moral, al orden público o a la seguridad nacional, respetando las normas legales que la regulen".



¿Existe en Chile una norma que regule los derechos de transmisión de acontecimientos o eventos deportivos?



¿Quién califica cuando un evento es de interés social o general? ¿No habrá televidentes que deseen informarse respecto de los torneos nacionales de atletismo?



La Ley sobre Libertad de opinión e información señala -en su artículo 1°, inciso tercero- que: "se reconoce a las personas el derecho a ser informadas sobre los hechos de interés general". Lamentablemente, el legislador no avanzó en precisar las características que tendría un hecho de interés general.



Hoy se habla de vulneración de derechos, o es qué no se vulneran derechos de igualdad cuando se discrimina respecto de los deportes que, comercialmente, no resultan atractivos de transmitir.



Hoy se reclama amparo constitucional.



¿Qué sucede con el básquetbol? Cuantas veces los mismos canales de televisión asociados a Anatel le han dicho a la Dimayor que su producto, comercialmente, no es rentable, o es que no se están violando derechos? ¿Qué sucedería si alguien reclama el derecho a ser informado respecto de los resultados de las competencias deportivas nacionales del básquetbol?



Entonces, cuando el producto es rentable comercialmente, invocamos la libertad de informar.



Probablemente, resulte impopular tomar partido en favor de quienes hacen uso de un legítimo derecho consagrado constitucionalmente, como es el caso del Canal del Fútbol que, amparándose en la libertad para adquirir toda clase de bienes, excepto aquellos que la naturaleza ha hecho comunes a todos los hombres o que deben pertenecer a la Nación toda y la ley lo declare así, compraron los derechos de propiedad de la transmisión de eventos deportivos.



No resulta coherente que la autoridad pública reduzca este conflicto a una mera dificultad entre particulares, cuando por otro lado ha sido la principal impulsora de un par de iniciativas legislativas que buscan precisamente transparentar y modernizar la gestión de los clubes deportivos profesionales.



No resulta coherente remitir estas materias simplemente a la decisión de un tribunal, cuando en Chile no hemos sido capaces de establecer que tipo de eventos deportivos son de interés general, y por lo tanto susceptibles de ser transmitidos a través de la televisión abierta.



Estamos frente a situaciones que claramente resultan difíciles de prever, los avances tecnológicos en el ámbito de las telecomunicaciones, junto a la tendencia de adquirir la exclusividad de derechos para la retransmisión de eventos, provocan situaciones que de alguna manera ponen en conflicto derechos fundamentales consagrados en el ordenamiento constitucional.



Conciliar estos derechos dejó de ser una materia a resolver sólo por los particulares en conflicto. Salvaguardar el derecho al acceso a la información y garantizar la estabilidad financiera de los clubes deportivos es un objetivo que incluso se ha propuesto resolver la Unión Europea. Mediante Resoluciones del Parlamento Europeo sobre la transmisión de acontecimientos deportivos.



¿Por qué no pensar en regular tales derechos en nuestra legislación?



Podemos avanzar en una normativa que se pronuncie respecto de la cesión de los derechos de retransmisión o emisión de eventos deportivos. Podemos también catalogar determinados eventos o competiciones deportivas como de interés general que, por su relevancia y trascendencia social deban necesariamente transmitirse en directo y a través de la televisión abierta.



Podemos, por ejemplo, catalogar como eventos de interés general aquellas competencias en donde intervengan los seleccionados nacionales (básquetbol, voleibol, natación, fútbol, etc.), evitando de esta manera la discriminación entre deportes de primera y de segunda clase.



Legislación española



La normativa española distingue entre la emisión de programas televisivos de carácter general o especial. La obtención de imágenes para emitir en los primeros, en telediarios, es en principio gratuita, limitándose el tiempo de la emisión a tres minutos por cada competición, que serán libremente elegidos por el operador. En el caso de programas deportivos especializados, los requisitos son más gravosos, puesto que si se autorizan las emisiones y retransmisiones, los titulares de los derechos deberán facilitar las imágenes o el acceso de los equipos profesionales necesarios para realizar los programas a cualquier operador o programador interesado, mediante el abono, en su caso, de una contraprestación económica, que se fijará en función de tiempo total emitido, de la franja horaria de emisión, de la importancia del acontecimiento deportivo, de la cobertura territorial de la emisión y, en su caso, del costo de adquisición de los derechos.



La responsabilidad de catalogar como de interés general determinadas competencias o acontecimientos deportivos, es asignada al Consejo para las Emisiones y Retransmisiones Deportivas, actualmente integrada por el Presidente de la Liga de Fútbol Profesional, el Presidente de la Federación de Básquetbol, un representante de la Asociación de Futbolistas Españoles, un representante del Consejo Superior de Deportes y los representantes de los canales de televisión.



El interés general



El concepto de interés general es un elemento que en Chile se expresa, aunque no se define, en la ley sobre las libertades de opinión e información.



El interés general bien puede definirse como algo más que la simple suma de intereses individuales. El interés general presta toda su atención al interés común. Definir el interés general es responsabilidad del legislador, quien ha de procurar su coincidencia con los fines propios del Estado, con el bien común.



Al asociar el interés general, como el interés común de los ciudadanos, bien pueden resolverse situaciones que aún están pendientes respecto de la transmisión de determinados eventos que van más allá que las actividades deportivas.



A mi entender es responsabilidad del Estado velar por la fijación de reglas que den certeza jurídica respecto de la protección de derechos, que en esta particular situación, aparentemente han entrado en colisión.



* Ex jefe de gabinete de Chiledeportes.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)