martes, 21 de agosto de 2018 Actualizado a las 22:08

Autor Imagen

Ojo con la autocomplacencia

por 10 octubre, 2003

Nos preocupa, para empezar, que las expectativas de crecimiento para el año que viene se hayan quedado en un modesto 4,4%, muy, pero Ä„muy lejos! de los índices a los que debiéramos aspirar si pretendemos convertirnos en un país desarrollado antes del 2010.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Aparentemente, soplan aires primaverales para la economía chilena. Se respira optimismo, se habla de paulatina reactivación y algunos de los indicadores económicos son, efectivamente, más alentadores y tienden a la normalización: la bolsa está en alza, el dólar en baja y se advierte una leve disminución de la tasa de desempleo.



Nos alegramos de esas señales positivas. Sin embargo, Chile está todavía lejos de alcanzar el ritmo de productividad necesario para superar sus enormes carencias sociales. De manera que el gobierno estaría incurriendo en un grave error y, francamente, en un engaño, si persiste en su campaña comunicacional para convencer a la ciudadanía de que estamos ad portas de vivir tiempos de gloria, y de que se están cumpliendo las metas propuestas al inicio de la administración del Presidente Lagos.



Nos preocupa, para empezar, que las expectativas de crecimiento para el año que viene se hayan quedado en un modesto 4,4%, muy, pero Ä„muy lejos! de los índices a los que debiéramos aspirar si pretendemos convertirnos en un país desarrollado antes del 2010.



Aunque no quieran recordarlo, la Concertación recibió una economía en óptimas condiciones y con potencialidades que le permitió crecer, entre 1988 y 1997, un promedio de 8,4% al año. Por cierto, el leve repunte esperado para el 2004 (más auspicioso al menos que el 2,8% de los últimos siete años), se explica por las mejores condiciones internacionales y no precisamente por reformas internas que hayan aumentando la productividad. Peor aún, y de acuerdo a la experiencia que hemos tenido en estos 13 años de Concertación, cabe la posibilidad que el mejor escenario económico que se avecina postergue las reformas estructurales que el país necesita con urgencia, entre otras, la flexibilidad laboral.



La verdad es que no se ha resuelto ni uno solo de nuestros problemas más urgentes. Ni el desempleo, ni la delincuencia, ni la salud, ni menos la educación. Consignemos nada más que la delincuencia ha superado todos los límites históricos del país; que el desempleo mantiene a cerca de 500 mil trabajadores sin percibir un ingreso estable; que la mayoría de los niños chilenos está condenado a recibir una de las peores educaciones de Latinoamérica; y que en materia de salud, la confusión ha sido tan vergonzosa que después de casi cuatro años de gobierno, el Presidente Lagos no ha cumplido con ninguna de las veinte promesas sanitarias (Auge incluido) ofrecidas a la ciudadanía durante su campaña presidencial.



La guinda de la torta ha sido la caída experimentada por Chile en el ranking de probidad mundial, un hecho esperado después de los escándalos revelados en el último año. Nuestro país fue catalogado por Transparencia Internacional como uno de los "ejemplos notables de empeoramiento", y el factor más determinante para el descenso fue que, habiendo transcurrido un año, prácticamente no hay condenas judiciales y la norma ha sido la exoneración o el levantamiento de cargos.



Esa es la verdad y el resto son cantos de sirenas que más bien perjudican al país, porque lo acostumbran a un letargo y a una mediocridad que no se merece. La autocomplacencia de La Moneda, entonces, no se condice ni con la realidad ni con la evaluación que hace del gobierno la mayoría de los chilenos.



En consecuencia, ni siquiera la estrategia más sofisticada de comunicación electoral podrá convencer a la ciudadanía que el país puede resistir un cuarto gobierno de la Concertación.





Escriba al correo personal del diputado Patricio Melero



Vea otras columnas del autor

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

ConCiencia para Chile

Envíada por Vicerrectores y directores de investigación de las universidades del CRUCH | 21 agosto, 2018

Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)