miércoles, 17 de octubre de 2018 Actualizado a las 10:01

Autor Imagen

¿Adónde vas Chile?

por 6 enero, 2004

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El desarrollo es pasar de condiciones menos humanas a más humanas. Mejor aún, es que el mayor número posible de hombres y mujeres gocen de la buena vida en sociedad. Y eso supone crear las condiciones materiales, intelectuales y espirituales para que cada uno sea dueño de su propio destino.



Me encuentro estudiando en Madrid. Escribo desde España estas letras atolondradas. Estoy confundido por lo que veo. Conocí la España franquista, autoritaria, conservadora y más bien pobre. Al lado de las opulencias de Francia, Alemania e incluso Italia, la España de aquel entonces parecía más bien tercermundista. Vuelvo a verla hoy y es otra España. Democrática, liberal y pujante económicamente. Se ha integrado con éxito a Europa y poco tiene que envidiar a otras naciones latinas y europeas. Pero, ¿es desarrollada?



Me hago la pregunta cuando me enfrento a su espacio público, su relación con los otros y a su vida religiosa.



Constato que la patria de Cervantes se hunde en la mediocridad televisiva. Lo que nos duele a nosotros, es cosa de niños con la que se ve aquí, en televisión. Vanidad de vanidades, todo es vanidad. Las aventuras sexuales de los famosos y también de los ordinarios es el pan de cada día. Y entre más extravagante mejor. Luego viene la idolatría por el fútbol. Me informan que el mal se extiende y que ligas de intelectuales universitarios portugueses se unen al "Barca" o al "reale madris". Y más allá, está la somatolatría, hacer del cuerpo joven y turgente el dios al cual se adoran millones. . Sí, ya sé. Seré acusado de conservador. Pero, ¿qué se le va hacer? Creo en la cultura como aquella forma preciosa, excelsa y cultiva, como los hombres y mujeres nos relacionamos con nosotros mismos, con los otros, con la naturaleza y con Dios.



¿Qué decir de la patria de Juan de la Cruz, Teresa de Avila o Ignacio de Loyola? Horror de horrores. Me informan que los franciscanos ya no tienen novicios. Y los dominicos y jesuitas atraen a muy pocos jóvenes. En las catedrales, como la de Burgos, se cobra por entrar pues ya es paseo turístico. Aunque parezca increíble la "Fiesta de las brujas" entra con fuerza. Por cierto hay congregaciones religiosas poderosas e influyentes. Pero lo son en la esfera del poder económico y político, no donde importa: en los corazones. De hecho, junto con la católica Italia tienen la más baja tasa de natalidad. Es muy caro tener hijos, me dicen ¿..? En suma, una España poscristiana para muchos.



Y finalmente la economía pujante de los socialistas de mercado de Felipe González y de los liberales de Aznar ha traído riqueza. Entiendo que los españoles nos han dejado muy atrás. Veintiún mil dólares per cápita. Y con muchas más igualdad que en Chile. Los ricos no ganan más que cinco veces lo que recibe el quintil más pobre. La salud y la educación públicas son para todos y muy buena. Todo muy bien.



Sin embargo, en la esfera económica anida el hedonismo más ramplón y el individualismo más acérrimo. Por mucho que hoy los socialistas gobiernen Cataluña, los problemas del resto de los españoles no son su problema. Ä„Ä„Qué decir de los países pobres del mundoÄ„Ä„ Los subsidios agrícolas son tan extendidos que hay subsidios para producir algo, como el año siguiente hay subsidio para desincentivar el producto ayer promovido. Se destruye frutas, cereales y bienes agrícolas producidos en exceso. Pero, ¿por qué no regalarlos a la Africa de las hambrunas? Es que no se puede porque bajarían el precio mundial de esos productos. El nuevo escándalo financiero está dado por Parmalat. Al igual que en Estados Unidos se falseó la contabilidad. El agujero financiero es de miles de millones de euros. Se trata de un fraude que hacen particulares pero que afectan a millones. Joseph Stiglitz en su último libro "Los locos años noventa" denuncia que esta es la nueva forma de corrupción. En ella el Estado es el engañado y esquilmado por particulares.









Sin embargo, y a pesar de todo lo dicho. Ä„Ä„Qué bella es España'!! No puedo agregar nada a lo que se ha dicho acerca de la belleza de un país que atrae a decenas de millones turistas al año. Sí diré que es un crisol de culturas en que hasta el siglo XIII los judíos asistían a los casamientos de católicos y éstos aprendían de la cultura griega gracias a los musulmanes de Córdoba. Maimónides, Averroes e Isidoro de Sevilla se me vienen a la mente. Por mencionar a tres sabios hispanos de esas culturas que convivieron y vuelven a convivir tras la tragedia provocada por la codicia y deudas de Isabel la Católica.



La España de hoy es una España alegre. Junto con los italianos son los pueblos que más felices se declaran. Aquí la semana laboral es de cuarenta horas. Ya el viernes en la tarde se está dejando de trabajar. El domingo es día de descanso y sin norma legal se respeta. No se vive para trabajar, se trabaja para vivir. Los derechos civiles, políticos y sociales se respetan. El Partido Popular ha privatizado empresas públicas, pero ha mantenido en pie el Estado de bienestar. Se trata de un pacto social extendido y compartido.



¿Qué concluir? Que el desarrollo es mucho más complejo que el simple crecimiento económico. Por cierto hay que aumentar la base material de riqueza de Chile. Pero con eso los hombres y las mujeres no nos hacemos buenos y tampoco somos felices.



Si hay algo bueno de ser parte de un país lejano y en vías de desarrollo es que podemos aprender de los demás, evitando sus errores e imitando sus aciertos. La España del 2003 me dice que la democracia abrió sus fronteras y mentes. Y ello fue bueno. También me enseña que es posible ser socialista y apoyar el emprendimiento económico y ser de derecha respetando el Estado de bienestar. Pero también me enseña que no es bueno una patria que se olvida de los demás, y se vuelve egoísta y particularista. Y tampoco es deseable un mundo en que el misterio y la nostalgia por lo absoluto no anidan en el corazón de la persona.



Por eso termino con lo que empecé, el desarrollo es crear las condiciones materiales, intelectuales y espirituales para que todos puedan buscar la felicidad.





(*) Director ejecutito del Centro de Estudios para el Desarrollo

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV