domingo, 21 de octubre de 2018 Actualizado a las 20:39

Autor Imagen

¿Falla Escondida?

por 28 enero, 2004

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Tengo el agrado de presentar a continuación a los amables lectores de esta columna un breve análisis de los resultados financieros de las dos principales empresas mineras del cobre que operan en Chile, Codelco y Minera Escondida, para el período 1998-2002. El mismo se basa en las memorias y balances publicados por ambas empresas que, por lo demás, son las únicas de la gran minería del cobre que cumplen con esta sana práctica.



Como es bien sabido, Codelco y Minera Escondida son los principales productores de cobre, de Chile y del mundo, y además de las empresas más grandes, son también las más eficientes y rentables.



Ambas empresas, una estatal y la otra privada y controlada por la multinacional BHP Billiton, se caracterizan por dar a su gestión un elevado sentido de responsabilidad social. Es así que ambas firmas colaboran ampliamente con la comunidad, apoyan a universidades y centros académicos y otras actividades culturales, tienen un elevado concepto de su responsabilidad para con el medio ambiente y mantienen condiciones de trabajo decentes, que las distingue regularmente como empresas donde la gente desea trabajar. En el caso de Minera Escondida, ella destina voluntariamente un 1 por ciento de sus utilidades a actividades relacionadas con su responsabilidad social.



Por otra parte, ambas empresas son, en la práctica, las únicas dos firmas de la industria del cobre que pagan impuestos significativos y entre ambas son responsables prácticamente de la totalidad de los impuestos percibidos por la explotación del cobre.



Quizás aún más importante que lo anterior para los intereses superiores del país, Minera Escondida encabezó, junto a Codelco, la decisiva acción tomada el 8 de diciembre de 2001 en el sentido de limitar la producción de cobre para evitar el continuado derrumbe de los precios. Esta acción detuvo la caída del precio y la persistencia en una política de esta naturaleza ha permitido en parte su recuperación posterior. De paso, ello demostró que efectivamente la caída del precio mundial del cobre se debía en parte a la insensata política de sobreproducción generada desde Chile -ante la pasividad o complacencia de las autoridades y los expertos- por las empresas privadas, que están estimuladas a sobre producir por una legislación permisiva, la que no sólo no les cobra por la materia prima que utilizan, sino que además les ofrece la posibilidad de múltiples subsidios de impuestos.



En síntesis, como se sabe, Codelco y Escondida constituyen un modelo para el resto de la industria del cobre y para el resto de las empresas en general.



Como podrán ustedes comprobar, sin embargo, el análisis de los resultados financieros de Codelco y Escondida en el período estudiado, pareciera mostrar que Minera Escondida habría vendido su producción a precios que están significativamente por debajo de los precios equivalentes logrados por Codelco en los mismos años. Codelco, por su parte, ha vendido su cobre a un precio promedio que coincide casi exactamente con el precio del cobre en la Bolsa de Metales de Londres durante el período estudiado.



Parte importante de la diferencia de precios se explica, por cierto, por el hecho de que mientras Codelco vende casi exclusivamente cobre refinado de la más alta calidad, Minera Escondida vende en cambio el 83 por ciento del suyo en forma de concentrados. Sin embargo, efectuados los ajustes por costos de refinación, todavía resulta una diferencia tan significativa que, proyectada a los resultados antes de impuestos, equivale a un 48 por ciento de los mismos. En otras palabras, si Minera Escondida hubiese obtenido por su cobre precios como los que obtuvo Codelco, habría pagado una y media veces más impuestos de los que pagó.



Por otra parte, Codelco obtiene por sus subproductos un retorno que, por tonelada de cobre producido, es más del doble del que ha obtenido Minera Escondida, entre 1998 y 2002. Este efecto proyectado sobre sus resultados antes de impuestos, equivale a un 20 por ciento adicional. Es decir, si Minera Escondida hubiese vendido sus subproductos como lo hace Codelco -y asumiendo que sus minerales los contienen en la misma proporción, lo que parece razonable- debería haber pagado un 20 por ciento más impuestos de los que pagó.



Considerando los efectos anteriores en conjunto, y agregando las ventas de cobre de terceros que efectúa Codelco, el ingreso de explotación promedio logrado por la firma estatal resulta un 75 por ciento superior al logrado por Minera Escondida, por tonelada producida. Gracias a ello, la minera estatal puede compensar costos de explotación que resultan casi el doble de los de Minera Escondida y gastos de administración y ventas que son doce veces mayores, en ambos casos por tonelada de cobre producido.



De esta manera, Codelco logra el milagro de llegar al final a resultados antes de impuestos que resultan bien parecidos a los de Minera Escondida, por tonelada de cobre producido, a pesar de operar minas casi centenarias y con una estructura administrativa y laboral mucho más pesada.



Como se ha mencionado, los resultados anteriores son el resultados del análisis de las memorias y balance publicados por ambas empresas, y registrados en la Superintendencia de Valores y Seguros. La información no es del todo completa, sin embargo, sino la que es usual en este tipo de publicaciones, las que en los casos referidos son en todo caso de muy buena calidad. Por lo mismo, los resultados obtenidos pueden tener otras explicaciones que las que se han expuesto más arriba. No es imposible, asimismo, que el análisis efectuado pudiese contener más de un error que no hayamos podido detectar, a pesar del cuidado que hemos puesto en ello, considerando la gravedad de los resultados.



Por lo mismo hemos solicitado al senador Jorge Lavandero, presidente de la comisión de Minería del Senado, que tenga a bien considerar oficiar a las empresas estudiadas, así como a Cochilco, que como se sabe es la institución del Estado que debería efectuar este tipo de análisis, y que de seguro lo ha hecho, para que puedan ellos mismos verificar los resultados mencionados.



Si fuese de su interés, estimados lectores, pueden revisar el referido trabajo, el que está disponible en: cep.cl/Cenda/Cen_Documentos/Pub_MR/Ensayos/Cobre/Escondida.doc



Sin perjuicio del resultado de tales consultas, pareciera oportuno destacar que el presente estudio subraya el enorme valor que significa contar con una empresa estatal como Codelco operando en la industria del cobre, en este caso solamente desde el punto de vista de la oportunidad de regulación que significa el que dicha empresa ofrezca una base de comparación y auditoria plenamente confiable para evaluar el comportamiento del resto de las empresas del sector .



La Memoria de Minera Escondida para 2002 contiene un sugerente párrafo, referido a esta materia, que dice: "El año 2002 marca un hito significativo en la historia de Escondida, puesto que los contratos comerciales ligados a los contratos de financiamiento originales que la compañía tenía con un consorcio de fundidores japoneses, con Norddeutsche Affinerie (Germany) y con Outokumpu (Finlandia); expiraron al final de ese año. Estos contratos permitieron obtener el financiamiento que hizo posible la construcción del proyecto Escondida. Expresamos nuestra gratitud por el esfuerzo de estos clientes especiales".



Las cifras de más arriba sugieren que quizás Escondida puede haber encontrado una manera bien sutil pero al mismo tiempo bien sustanciosa parta expresar dicha "gratitud" hacia estos "clientes especiales", a lo largo de una década. El único problema al respecto es que al parecer el Estado de Chile ¿inadvertidamente? ¿involuntariamente? Pareciera haber contribuido bien generosamente a expresar dicha gratitud.



(*) Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (CENDA).
_______________

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV