miércoles, 15 de agosto de 2018 Actualizado a las 18:07

Autor Imagen

Haití: ¿hasta cuándo respondemos con más de lo mismo?

por 10 marzo, 2004

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Enterarnos a través de los medios de comunicación de la crisis política que vive Haití, con la "salida" o "secuestro" del ahora ex presidente Jean Bertrand Aristide, no parece ser una gran noticia. Esto porque el país más pobre de América latina ha vivido en una constante inestabilidad política. Pareciera ser que los golpes y las dictaduras son parte de su cultura.



Lo peor es que sus vecinos nos acostumbramos a ver, a escuchar y a creer esta realidad. Sin embargo, quienes hemos conocido y vivido en dictadura, sabemos el dolor que significa aquello.



Por ahora, la presidencia interina, en manos de Boniface Alexander, presidente de la Corte Suprema de Haití, hace presumir que pronto se deberán crear las condiciones para reestablecer la institucionalidad. Ojalá así sea.



Por eso mismo se hace necesario levantar la voz ante quienes caen en la complacencia y aplauden estas intervenciones con sabor a golpe, y no valoran el desafío que tenemos como ciudadanos del mundo para defender el derecho de los pueblos a ser actores de cambio y no meros espectadores. Ante la intervención, el golpe y la dominación, debemos validar la paz, justicia y la solidaridad.



Haití, con sus miserias y conflictos no da derecho a que potencias extranjeras se sientan con el "deber" de decidir sobre el destino soberano que tienen sus ciudadanos. Debemos creer en la dignidad de los hombre y mujeres de es nación. No tenemos derecho a basurearlos e imponerles autoridades sin respaldo popular ni cultural. Los que vive Haití es producto de un mundo del desamor, individualista, egoísta y "yoista". Un modelo que sólo debemos considerar para lo que no queremos ser. Ni analfabeto, ni corrupto, ni violento, ni hambriento.



Si de verdad se quiere ayudar a la paz y al reencuentro nacional de los pueblos más pobres del mundo, y en especial en Haití, existen muchas formas de hacerlo y no hay que esperar a que el hambre y la desesperación lleven al descontrol. Ante la violencia, construir caminos para la paz; ante el egoísmo, construir caminos para el compartir.



¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo que la paz se consigue con las armas? La lógica militarista es fruto de un modelo económico que no tiene otra manera de salvaguardar sus propios intereses. Intereses por cierto que están muy lejos de ser los de los más pobres.



Los países más ricos del mundo tienen una gran responsabilidad social con los países más pobres. Los ciudadanos no pueden seguir siendo vistos como meros consumidores de productos. No todo es negocio.



El exacerbado exitismo mercantil, la desenfrenada carrera por ser mejores, no puede construirse a base de la miseria de los otros. Ante la globalización de los grandes negocios debemos impulsar la globalización del amor. Una globalización que respete las culturas de los pueblos, la equidad de género, el medio ambiente, el respeto de los derechos de los ciudadanos y ciudadanas.



Por ello, los ciudadanos y ciudadanas del mundo no podemos estar ausentes de esta crisis. Hace treinta años en Chile era impensable una dictadura. Más de alguno pensará que eran otros tiempos. Sin embargo, hoy nos jactamos de un mundo desarrollado y tecnologizado y aún los golpes y las dictaduras forman parte de nuestra cultura cívica. Haití: ¿hasta cuando le respondemos con más de lo mismo?





* Dagoberto Pérez Urrutia es periodista de Servicios de Estudios Regionales (SER), Concepción-Chile.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)