miércoles, 15 de agosto de 2018 Actualizado a las 18:07

Autor Imagen

Morir en Madrid

por 16 marzo, 2004

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Al desplomarse las Torres Gemelas en Manhattan, aquel otro 11, fueron miles los muertos y miles de los que nunca se supo quiénes eran, porque murieron calcinados por el fuego y aplastados por toneladas de escombros. En Madrid, este 11 de marzo, fueron 200 los muertos y más de mil heridos. Y otros miles son sus familiares que deberán encontrar, de alguna manera, la paz y la tranquilidad sicológica para soportar aquella muerte horrorosa.



Otros miles tendrán que conformar a esos heridos, de los cuales muchos quedaran quizás mutilados por el resto de sus vidas. Y serán millones de ciudadanos españoles, y millones y millones por el planeta, que han comenzado a preguntarse por qué las decisiones políticas de un gobierno autoritario tienen que pagarlas ciudadanos comunes, gente que únicamente desea vivir y trabajar en paz.



Con el desplome de las Torres Gemelas, miles de inmigrantes murieron en el atentado. Gente que había llegado a EEUU a buscar, legal o ilegalmente, una posible vida mejor. El "sueño americano" del que tanto se habla. Entre esos inmigrantes, muchos venían (y siguen viniendo) de diversos países de América Latina. En ese día cientos o miles trabajaban en aquellas torres sin documentos y sin identificarse con sus nombres verdaderos para no ser extraditados. Recibían usualmente su pago en dinero efectivo. Ya en una columna anterior hemos escrito sobre los cerca de 11 millones de gente indocumentada que trabaja en múltiples servicios en la economía norteamericana. En el sector agrícola, en industrias procesadoras de alimentos, lavando platos en los más diversos restaurantes, limpiando los jardines del norteamericano medio, haciendo las camas o lavando sábanas en los hoteles del país o recogiendo verduras y frutas en la parte oeste, etc.



Aquel día 11 de septiembre de 2001, en Manhattan, y los días que siguieron, recuerdo que los medios masivos norteamericanos más poderosos no hablaban que en esas torres habían muerto inmigrantes ilegales. O no se sabía o no les interesaba hablar del asunto. Sólo un canal de la televisión hispana comenzó a hablar de aquello el día 12. Pero sólo el 16 de septiembre un reportaje de una periodista hispana en CNN comienza a investigar y develar la tragedia que sufría también aquel sector de inmigrantes. Sin embargo, el gobierno norteamericano no ofreció ninguna ayuda especial e inmediata para familias de posibles indocumentados que perecieron en Las Torres Gemelas.



Las grandes cantidades de dinero que se juntaron únicamente fueron a parar a los familiares de las victimas encontradas o que se sabían trabajaban en las Torres en ese momento. Sin embargo ni un dólar llegó para familiares de ilegales desaparecidos. Por lo menos nunca lo vi publicitado en ningún diario ni el alcalde Nueva York se refirió a ellos. Sólo en enero de 2002 el New York Times por primera vez publicó un reportaje señalando que cientos o miles de trabajadores ilegales, que laburaban allí, en las Torres, murieron el 11 de septiembre sin que nadie supiera quiénes eran y sin haber recibido ninguna ayuda para los familiares que los reclamaban.



Dicen los diarios de España que 16 son, hasta ahora, las personas muertas que corresponden a países de América Latina y otros tantos de otras partes de Europa que murieron en Madrid. La mayoría de esos 16 eran trabajadores inmigrantes. Unos con papeles; otros trabajando sin documentos, pero el gobierno español inmediatamente se preocupó de ellos. Incluso les concederá la nacionalidad española. Un acto mínimo de humanidad para los/as que salieron de sus países originales hacia los supuestamente "más ricos", en busca de algún sueño para mejorar sus vidas.



Aún así, en la horrorosa tragedia murieron los que nada tenían que ver con la venganza del grupo islámico Al Qaeda, quien se atribuyó el ataque terrorista. Porque el pueblo español en un 90% no estuvo de acuerdo nunca con la invasión a Irak, ni menos ser la Triple Alianza Civilizadora con que partieron a matar iraquíes los ejércitos de EEUU, Inglaterra y España, principalmente. La mayoría del pueblo español no deseaba ningún acoplamiento que impuso el presidente Aznar, con mayoría absoluta en el Congreso, en esa cruzada anti-terrorista contra el mundo árabe.



En la nueva España, que comenzó el 14 de marzo en la noche, el nuevo presidente electo ya anunció que sacará en junio las tropas españolas de Irak para que nunca más regresen al oriente. Tambien cambiará la poltica exterior para centrarse en una solución a nivel de Naciones Unida, más que acoplarse a un ejército imperial. Es doloroso decirlo, pero la verdad, por donde se mire, costó 200 muertes de inocentes en Madrid para que el electorado español saliera a manifestar su repudio y votar por la paz, la verdad y la no intervención y comenzara a cambiar la politica, de raíz, que impuso Aznar. Quién sabe si en las elecciones de EEUU, este 2004, ocurra un cambio como en España. Eso será un misterio.



Morir en Madrid el 11 de marzo de 2004 fue parecido al 11 de septiembre de 2001 en Manhattan, pero también muy diferente.





(*) Javier Campos es escritor y académico chileno. Profesor de la Universidad Jesuita de Fairfield, Connecticut, EEUU, y autor de "La mujer que se parecía a Sharon Stone" (RIL), libro de cuentos sobre "latinos" en el país del norte.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)