¿El fin de los barrios? - El Mostrador

Jueves, 23 de noviembre de 2017 Actualizado a las 14:18

Autor Imagen

¿El fin de los barrios?

por 6 abril, 2004

Francis Fukuyama señala en su obra "La Gran Ruptura" que una de las causas del aumento de la delincuencia es la destrucción de los vecindarios urbanos antiguos. Estos eran capaces de organizarse de manera tal que constituían una verdadera red de seguridad pública.



Fukuyama recuerda el relato de Jane Jacobs, quien describe lo que ocurrió cuando un hombre trataba de obligar a una niña, que se encontraba en la vereda al frente del departamento de Jacobs, a que la siguiera. La niña se resistía:



"Mientras observaba la escena desde mi ventana del segundo piso, tratando de decidir cómo intervenir si hubiera hecho falta, me di cuenta de que mi ayuda no sería necesaria. De la carnicería ubicada en la planta baja de mi edificio salió la mujer que, junto con su esposo, atendía el comercio; se paró cerca del hombre de brazos cruzados y con un gesto de decisión en el rostro. Joe Cornacchia que atiende, junto con sus yernos, la fiambrería de la misma cuadra, salió casi al mismo tiempo, plantándose con firmeza en un sitio próximo a la escena. Varias cabezas de asomaron a las ventanas del inquilinato y una de ellas se retiró rápidamente para aparecer, un momento más tarde, en la entrada del edificio, colocándose de espaldas del hombre que forcejeaba con la niña. Dos hombres que estaban en el bar, al lado de la carnicería, salieron también y se apoyaron en el umbral, expectantes. En mi vereda vi al cerrajero, al frutero y al dueño de la lavandería, que habían salido de sus respectivos locales. Además de la gente que se asomaba a las ventanas de nuestro edificio, había otros espectadores en las ventanas de otras casas de departamentos. Aquel hombre no lo sabía, pero estaba rodeado. Toda aquella gente estaba dispuesta a intervenir en caso de ser necesario para proteger a aquella niña aún cuando nadie la conocía".



El relato de Jacobs termina en forma tranquilizadora. La niña era hija del hombre que le exigía seguirlo. Esta anécdota ilustra el hecho que en las ciudades tradicionales existían zonas de uso mixto, residencial, comercial e incluso industrial, lo que incrementaba la cantidad de "ojos en la calle". Eso permitía que la comunidad pudiese controlar mejor el cumplimiento de las normas legales, morales y de uso y trato social.



Lamentablemente este tipo de barrio ha ido desapareciendo de las grandes ciudades, en nombre de la modernidad. Se segregan los espacios por razones de funcionalidad económica y belleza estética. El barrio industrial se instala en la zona norte de Santiago. Pero el mercado inmobiliario se desarrolla en la zona sur, en La Florida o San José de Maipo. Resultado, dos horas promedio en una micro al día. Y los residentes fueras de hogares durante todo el día. La delincuencia así comienza a crecer en forma desmesurada. En los años noventa en Estados Unidos comenzaron a demolerse, a dinamitar muchos de los proyectos inmobiliarios del cincuenta.



En otra ocasión señalé cómo bancos, almacenes, farmacias y tiendas de vestir tradicionales han sido reemplazadas por cadenas nacionales. Hoy podemos agregar con tristeza que el proceso continúa. ¿Por qué ocurre esto? Por la enorme presión que significan mega supermercados y malls ubicados en los suburbios de la ciudad. En Chile, las cadenas nacionales de supermercados han significado la muerte de centenares de locales comerciales, farmacias, peluquerías, tiendas y almacenes barriales. Ahora se agrega la presión de la nueva moda: los malls.



Lo anterior constituye una grave tendencia urbana. Las grandes ciudades trabajan por mantener sus barrios tradicionales habitados y dotados de los mejores servicios. Así enaltecen su historia y garantizan la seguridad de sus habitantes. Así se evita el abandono del centro por parte de los profesionales, del comercio y de la industria de servicio, que emigran a los suburbios de las grandes ciudades. Estas políticas se observa en las ciudades europeas. Allí se realizan activas medidas estatales que protegen la vida de los barrios y del centro histórico de las ciudades. Junto con favorecer la seguridad en los barrios y conmemorar activamente la historia de sus ciudades, los gobernantes europeos protegen centenares de miles de puestos de trabajo y fomentan el turismo local. Esos micro y pequeños empresarios dan trabajo y la calidez de lo cercano en nuestras pavimentadas vidas urbanas.



¿Estamos condenados a repetir el error norteamericano? ¿Por qué no seguir mejor el modelo europeo? Necesitamos pues políticas municipales más activas para fomentar barrios más prósperos y llenos de vida.





*Sergio Micco es director ejecutivo del Centro de Estudios para el Desarrollo (sergiomicco@hotmail.com).

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)