Crisis Energética: ¿Una Sorpresa? - El Mostrador

Domingo, 19 de noviembre de 2017 Actualizado a las 03:29

Autor Imagen

Crisis Energética: ¿Una Sorpresa?

por 29 abril, 2004

Cortes en el suministro de energía y caídas de sistema, tanto en el Sistema Interconectado Central (SIC) como en el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING), se han repetido a lo largo de los noventa y reflejan la debilidad del sector eléctrico.



Chile importa el 98% de nuestras actuales necesidades de petróleo y el 90% de gas natural, de los cuales el 20% se ocupa en el sector eléctrico, lo que representó un gasto creciente de US $3.000 millones durante el 2003. Esta realidad de país en vía de desarrollo, nos sitúa entre los países más vulnerables del mundo en materia energética.



Ha sido evidente que los criterios utilizados para desarrollar el sector energético y sus niveles de dependencia han estado condicionados por los intereses empresariales del sector, en orden a maximizar las utilidades sin incorporar las variables relacionadas al costo social y mucho menos el medio ambiente. Es decir, sin contemplar una visión de país.



1.¿Responsabilidad del sector empresarial o del Gobierno?



Las consecuencias de esta nueva crisis se traducirán en aumento de precios para los usuarios, que siempre están disponibles para asumir los costos de políticas erradas, pero también afectará la economía y el empleo, en la medida que impacte en la competitividad de las micro y pequeñas empresas, sectores que obviamente no cuentan con la influencia ni representación necesaria en el Gobierno.



2.¿Criterios de Sustentabilidad?



La expansión física del sector aparece como vía irreversible, asociada al desarrollo del mismo, lógica contraria a la utilizada en los países desarrollados, donde el aumento del producto no va necesariamente relacionado con el aumento en el consumo de energía. ¿Sus resultados? Suministro seguro, calidad y costo razonable y cuidado del medio ambiente, en otras palabras, desarrollo sustentable del sector.



El país requiere año a año alrededor de 400 MW e incrementar en un 15 a 20% su capacidad de refinación o en importación de derivados del petróleo. Esta relación entre crecimiento y consumo, definitivamente es imposible de sostener en el tiempo. Derivará necesariamente en un aumento creciente de los costos y un sobre consumo de recursos no renovables. Estos efectos justamente son los que promueven los asesores de Gobierno, pudiendo enfocarse hacia una lógica más sustentable, pero ciertamente menos atractiva al sector empresarial. Si la oferta no cubre la demanda, la lógica del mercado debiera orientarse a disminuir la demanda... sin embargo, se opta por lo más complaciente al sector empresarial... aumentar el precio de la energía.



La llamada Ley Corta ofrece algunas oportunidades que deben ser consideradas y potenciadas a raíz de la crisis, entre ellas la incorporación a la matriz del sistema de energías renovables no convencionales y su mayor rentabilidad, dada la exención de peajes por transmisión; el desarrollo potencial de renovables en pequeñas unidades de generación hidroeléctrica; la estimulación de generación híbrida que reemplace el diesel en los sectores rurales y otras que requieren de mecanismos más expeditos al amparo de la Ley. Pero ello sigue siendo limitado frente a nuestras necesidades energéticas.



3.¿Quién Paga?



Si las políticas desarrolladas han sido complacientes con el sector empresarial, si éste se ha visto comercialmente favorecido por la introducción del gas natural y el cambio masivo operado a nivel de mercado nacional, debe hoy asumir parte importante de los costos por los riesgos mal calculados.



Por otro lado, el Gobierno tiene igualmente responsabilidades por acción u omisión, dado que la actual crisis, así como las anteriores han debido preverse para contingencias de esta naturaleza. Se privilegiaron criterios especulativos de alta rentabilidad inmediata para el sector eléctrico, sin una visión empresarial de larga data y sustentabilidad. Los efectos inmediatos repercutirán en los sectores más pobres de la población, debiendo, por lo tanto, en una política de Gobierno responsable con los más desposeídos, adjudicar bonos compensatorios si los incrementos en la cuenta eléctrica superan el 5% en los meses de mayor consumo, para este sector social (pobladores, así como micro y pequeñas empresas).



José Martí escribió "para comprender lo que es la justicia social, es necesario entender los equilibrios de la naturaleza"



4.Política Energética de País.



Se debe adoptar una política energética que apunte a una matriz energéticamente diversificada y ambientalmente sustentable:



ˇPolíticas y mecanismos que fomenten un uso eficiente de la energía, pieza clave del desarrollo energético del mundo moderno;



ˇFomento de las fuentes renovables de energía (solar, eólica, geotérmica, biomasa, celda de combustibles); fomento de la cogeneración;



ˇTransporte sustentable (Transantiago que ha soslayado el tema de los combustibles, pese a cuidarse en las emisiones);



ˇFomento de las viviendas energéticamente eficientes;



ˇCambios en los patrones de consumo;



ˇPromoción y apoyo de las actividades de investigación y desarrollo en energía (hoy en Chile prácticamente inexistente).



Las medidas antes enunciadas, no han podido o ni siquiera han sido consideradas por el sector privado, ya que no solo involucran al mercado. Estas se encuentran con barreras de carácter institucionales, financieras y culturales, por lo que requieren de la participación activa y responsable del Estado.



El Estado chileno debe asumir el rol de liderazgo que le corresponde, reparar las distorsiones y levantar las barreras para que el mercado funcione. En la medida en que el Estado no implante las medidas adecuadas, las centrales a gas natural a ciclo combinado, por ejemplo, prevalecerán en el Plan de Obras (7 de 11 centrales a instalar en los próximos 10 años) por razones de interés económico y financiero, soslayándose criterios de independencia y vulnerabilidad, de costo social y daño ambiental.





*Héctor Jara Paz es miembro del Comité Ejecutivo Nacional (CEN)
y presidente de la Comisión de Medio Ambiente y Energía del
Partido Radical Social Demócrata (PRSD).



*Datos aportados por Miguel Márquez, experto en Energía, profesor adjunto CEAM-UACH, consultor UN/CEPAL y CONAMA.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)