Cajón del Maipo: ¿éste es modo de orientarse al mercado interno? - El Mostrador

Sábado, 24 de febrero de 2018 Actualizado a las 11:16

Autor Imagen

Cajón del Maipo: ¿éste es modo de orientarse al mercado interno?

por 1 mayo, 2004

Parece necesario compartir con ustedes la forma en que se traduce a nivel de concreto la orientación doméstica, parroquial, cara a cara al cliente y al servicio. Seré breve. Un ejemplo basta.



La gracia del Cajón del Maipo es estar a 40 minutos del centro de Santiago, tener aire descontaminado, una población de actitud y conducta rural y muy buena comida ''típica''. Sus hoteles y moteles reciben igual de bien a las familias de muchos hijos y a las parejas furtivas. ¿Cómo no ir a almorzar un sábado de Semana Santa? Yo fui. A un pequeño restaurant, de amplio patio trasero, estacionamiento y una pequeña piscina, al cual había ido muchas veces antes, con plena satisfacción. No sabía lo que me esperaba.



Llegué a "El Campito", dos cuadras pasado el camino a Lagunillas, en San José de Maipo, a las tres de la tarde. En el estacionamiento eché de menos los perros, siempre numerosos y sociables. Luego, descubrí que había sólo dos pedigüeños, que iban de mesa en mesa. Además, mal agradecidos. Recibido el hueso, a otra mesa, sin siquiera mover la cola. Esto me hizo concebir la primera sospecha de cambio de dueño. Nadie se va dejando sus perros abandonados, excepto mi amigo Vicente S., que dejó en Polonia un salchicha maravilloso.



Me atendió una matrona joven, con la raíz del pelo teñida de negro, que al mismo tiempo hacía de "maitre" o "captain" y mesera (garzona). Trajo la carta o menú y nos pusimos a mirar los aperitivos. Una de mis acompañantes, que está leyendo mucha literatura subersiva, tuvo la intención de lucirse, cultivando una actitud oligárquica: "me encanta la combinación del kir: champaña, pero sin cassis, sino con mandarina Napoleón". No alcanzó a terminar la frase cuando Vicente S., el ex embajador, dijo: "ésta, seguro que está leyendo a Vásquez Montalván". Debe haber sido cierto porque se quedó en silencio. Cuando vi que se ofrecían "Old Fashion", me acordé en voz alta que mi amigo Luis B. dice que ese es un trago de afeminados. Le pregunté a la mesera si lo pedían muchos hombres. Ella, con tono severo, me señaló que pedía la gente de mente amplia y desprejuiciada.



Un poco picado, le señalé que los alcohólicos, amujerados o no, se toman cualquier cosa, incluyendo el "after shave". La del "kir", más modesta y tratando de pasar por sofisticada, dijo que un Oporto blanco y frío, con una rueda de limón, acompañaba bien el aire otoñal cordillerano. El caso es que decidimos tomar vino chileno de Chile, para y por chilenos, esencialmente "cheap" (respecto de la relación precio/calidad, como dicen los expertos). Un honesto Carmen Margaux, cabernet suvignon, que no era producido por el marido de la enóloga australiana, entrevistada por El Mercurio.



Como la comida se demoró en llegar a la mesa, pedimos más vino y más pan amasado con mantequilla. la reina de la simpatía de San José de Maipo nos advirtió: "si se llenan con pan, después no se van a comer la comida". Al llegar las viandas, debí hacer un esfuerzo de voluntad para no empezar una riña callejera. Para más remate, me encontré con un amigo que se quejó de la comida, la atención y la cuenta: pidió rebaja.



Me trajeron una empanada tibia y carbonizada. Los porotos granados con mazamorra estaban fríos. Fueron recalentados en microondas (¿no serán cancerígenos, no?). El costillar de cerdo, abundante, grueso y liposuccionado, pese a que lo pedí con gordura (detesto el costillar estilo cuico operado de vesícula), estaba tibio. El puré picante no picaba. Las papas fritasm duras y escasas. El lomo liso era lomo vetado, de buena calidad, tierno, sabroso y bien preparado. Toda una sorpresa, dada la forma en que iban las cosas. Finalmente, debo decir que era una fortuna que no hubiera que pagar peaje, porque no aceptaban tarjetas de crédito.



¿Es esto la idea que hay de incentivar el turismo interno y de orientarse a las demandas del mercado?






Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)