Primarias concertacionistas de múltiples candidatos: ¿Y por qué no? - El Mostrador

Jueves, 22 de febrero de 2018 Actualizado a las 03:29

Autor Imagen

Primarias concertacionistas de múltiples candidatos: ¿Y por qué no?

por 7 mayo, 2004

La Concertación hoy día cuenta con un número interesante de precandidatos y precandidatas presidenciales reconocidos por el imaginario social como tales. Ellos ya representan características, posiciones y una visión política que es compartida por un grupo importante de ciudadanos. Durante el próximo año se deberá elegir entre uno de ellos.



Entonces, ¿cómo elegir al 'mejor precandidato' para competir en las próximas presidenciales? Primero debemos responder lo que entenderemos como "mejor precandidato". Creo que una buena definición puede ser la siguiente: el mejor precandidato será aquél cuyo planteamiento será el más cercano a las preferencias del mayor número de electores.



Vemos que la definición anterior exige un punto de encuentro entre la presentación de los proyectos de los precandidatos y la decisión de los electores. También está implícito que necesita la presencia de más (y no menos) electores, y más (y no menos) competidores para elegir a un "mejor precandidato", tal como se ha definido. Es así que aquel elegido será 'mejor' si ha triunfado entre más competidores y con un número mayor de ciudadanos que si ha triunfado entre solo dos (o menos) competidores y votado por un número pequeño de personas.



Colocado de esta manera, un mecanismo de primarias se vislumbra como adecuado. Un buen punto de encuentro. Pero, en aras de elegir al mejor candidato, un mecanismo de primarias entre dos candidatos se ve como peor solución que unas primarias entre todos los precandidatos que hoy representan preferencias reales dentro de la Concertación.



Ahora, se plantea otra situación: ¿cómo establecer un método de votación donde se esté asegurando la elección del mejor precandidato? Estoy pensando, en particular, en el caso de una primaria donde los votantes se acercan voluntariamente, atraídos por la posibilidad de votar por sus preferencias. Planteo que el método de "voto por aprobación" (VA) es un buen mecanismo para tales efectos. Este mecanismo ha sido estudiado en las ciencias políticas y económicas como un mecanismo que asegura de buena manera el respeto a las preferencias y que además contiene un componente de facilidad operacional que lo hace muy atractivo.



El sistema VA permite a los electores votar, o aprobar, a cuantos candidatos quieran en elecciones de más de dos candidatos. Cada candidato votado (aprobado) recibe un voto, y el candidato con el mayor número de votos gana. De esta forma, el votante entrega mucha más información sobre sus intereses, tornando más potente el punto de encuentro entre representantes y representados.



Las ventajas que entrega este sistema para un caso de primarias, como las que puede tener la Concertación, son claras:



Más opciones para los electores. Se pueden presentar cuántos candidatos se consideren representativos de las preferencias de los electores (sobre la base, por supuesto, de un mínimo de requisitos) y se puede votar por más de uno (todos aquellos que el elector considere).
Disminución de tensiones pre-eleccionarias. Se evitan las tensiones al interior de las coaliciones para decidir cuál candidato llevar o apoyar en una primaria de dos candidatos. Con ello, se evitan otros costos de diversa índole, como los monetarios, y los relativos al tiempo y recursos humanos involucrados si es que cada partido desea realizar sus propias pre-primarias.
Reduce las estrategias de "campaña negativa". El sistema VA induce al candidato a seducir a aquel elector que tiene otra primera opción, ya que igualmente podría ganar su voto de aprobación. Entonces, no le sería rentable al candidato realizar "campañas de terror" contra otros competidores.
Se mantienen vigentes hasta el fin del proceso las distintas tendencias y visiones al interior de los conglomerados. De esta manera, se dejan levantadas opciones y nombres valiosos que podrán seguir posicionándose, frente al elector, para otros procesos.
No se subvalúan los candidatos de minoría. Los seguidores de estos candidatos ya no tendrían que desechar su primera opción (con pocas chances de ganar) para entregar un 'voto útil' (opción menos preferida pero con chances de salir). Siempre podrán votar por su candidato preferido.
Se establece un proceso más participativo. Se acercarán electores que, en caso de haber sido una elección de sólo dos candidatos, distintos o más lejanos al de su primera preferencia, no se hubieran acercado a participar. Este mecanismo hace aumentar el universo elector.
Se asegura estar eligiendo al candidato más fuerte. El sistema de VA entrega al vencedor una fuerza y una legitimidad importante debido, justamente, a que se estará eligiendo a aquel proyecto con la mayores preferencias.
El vencedor se torna más fuerte. Hacer sentir que las preferencias y heterogeneidad de los votantes sí fue tomada en cuenta permite que el votante "haga más suyo" el resultado de las primarias, profundizando su compromiso.
El sistema de VA es bastante práctico. No requiere grandes cambios en las papeletas de votación, es fácil de transmitir y sus resultados son fáciles de computar. El sistema VA ya se usa para distintas elecciones a lo largo del mundo. Algunas sociedades académicas y científicas ya lo ocupan para elegir sus presidentes.



Para el caso de una primaria como la señalada, este sistema puede sufrir algunas modificaciones, como por ejemplo, elegir al candidato más aprobado del bloque más aprobado. Puede ser una alternativa.



Sin embargo, el fondo de esta propuesta tiene que ver con la idea que los representantes de los electores entreguen a nosotros, sus representados, mayor información y variedad a través de mayores opciones de elección. De esta manera, nuestros representantes podrán asumir con mayor efectividad nuestros deseos y preferencias. De eso se trata la democracia, ¿cierto?



*Claudio Santibáñez Servat es economista de la University of Cambridge e investigador del CED.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)