DCsaurios y Voto Voluntario - El Mostrador

Sábado, 25 de noviembre de 2017 Actualizado a las 08:39

Autor Imagen

DCsaurios y Voto Voluntario

por 23 junio, 2004

Me parecía raro que la DC no se opusiera desde un principio a la inscripción automática y al voto voluntario. Era muy lindo para ser verdad.



No era necesario ser un gran analista político para prever la posición que a la larga adoptarían los senadores de la Democracia Cristiana. Los progresistas ocupamos como un ejemplo concreto de la relevancia de la inscripción automática y el voto voluntario, la derrota de Aznar (PP) a manos de Rodríguez Zapatero (PSOE) en España, donde a raíz del atentado en la estación Atocha, dos millones de jóvenes que nunca habían concurrido a votar, lo hicieron dando vuelta la elección. Aznar (PP) es uno de los principales referentes en Europa de la DC chilena.



Salvo excepciones, la generalidad de los senadores, y en especial los demócrata cristianos, sin duda alguna, están pensando con calculadora en mano. Dos millones y medio de nuevos votantes claramente pueden cambiar mucho las cosas. Es demasiada la incertidumbre que entra en la cancha, tienen miedo no ser atractivos para los jóvenes y perder este partido. Temor a que les pasen la cuenta por ser "ni chicha ni limonada", puesto los jóvenes tenderíamos a inclinarnos por posturas definidas: o somos de Derecha, o somos de Izquierda. Pero no es problema de "la democracia" que ellos no ganen electoralmente con esta reforma.
No obstante esto, la posición de los senadores DC -que se impone en el partido- dista bastante de la posición de su juventud y la últimamente tomada por algunos diputados, quienes con altura de mira han mostrado un apoyo a esta moción y han entendido que su pega es ser más atractivo para nuestros pares.



La DC debería entender que escuchando más a su juventud, y menos a los cascarrabias de sus senadores en este tema, les podría ir mejor. Sino la JDC deberá hacer lo que hizo la Juventud Socialista, quienes le doblaron la mano y propiciaron una derrota a Martner, Barrios y Cia., cambiando su retrógrada y anciana posición por una más democratizadora y juvenil para el PS.
Y es que no hay nada mas democrático como elegir cuando voto y cuando no voto. Simplemente si considero que no es relevante participar en algún evento eleccionario o no me dan ganas, no lo hago. Y si creo que es importante hacerlo, lo hago. ¿Que sencillo no?



No creo que requiramos de aparatos represivos y obligatoriedades para eso. Los jóvenes somos lo suficientemente inteligentes para tomar una decisión así.



Los argumentos que rechazan el voto voluntario, más me suenan a las cláusulas "protectoras de la democracia" que imponía Pinochet, que a una visión de país democrático y libre. La clase política no puede forzar a los jóvenes para que esta democracia les guste. No puede forzar a que les gusten los casos Spiniak, los Mop-GATE, el pago a testigos o el cuoteo de candidatos sin escuchar a la gente. A la clase política le corresponde convencer con proyectos concretos a los jóvenes de participar en democracia.



Aquí hay dos concepciones contrapuestas de los ejes éticos de la república: los unos que conciben la ciudadanía desde la matriz derecho-deber, correlato bastante particular por lo monolítico y tiránico. Y algunos que creemos que la ciudadanía se construye desde el eje de la libertad, que va de la mano de una mayor prescindencia del control sobre las personas.



La posición de los senadores DCesaurios, no dista mucho de la del partido de los Lavinistas. Estos últimos no han entendido que una de las trabas a la participación juvenil es la actual burocratización del sistema de inscripción. Que cosa más latera que la actual manera de inscribirse. Cuando se me perdía el carnet, la mayor lata era la burocracia de ir a sacarlo. Lo mismo pasa con la actual inscripción, que de esta forma aleja a los jóvenes. Pero esta burocratización tiene un punto fundamental; no debo necesitar inscribirme para ser ciudadano. No es posible que hoy sólo seamos ciudadanos si realizamos un trámite burocrático, y no por mandato constitucional. La iniciativa busca otorgar la calidad de miembros de la república de pleno derecho. Por eso la importancia de la inscripción automática.



No me extraña que la oposición a esta reforma nazca de los senadores en general, donde se encuentran los congresistas más ancianos. Algunos más disciplinados que otros silenciaran su rechazo. Pero la generalidad de los miembros de la cámara alta, como patrón de fundo que cuida sus tierras, claramente ven esto como un atentado contra sus intereses. No hay que ser un genio para darse cuenta que ninguno de los senadores tiene ni un atisbo de intención de dejar sus cargos en el mediano plazo.



El voto voluntario, además de generar mayor participación, viene a propiciar un cambio en los actuales añejos rostros de la política, dándole un nuevo aire al tan vilipendiado arte de gobernar. E ahí el rechazo de los viejos senadores.



Esta democracia no representa a los jóvenes. Quienes se oponen al cambio del sistema, no pueden pedir que les demos algunos años para que ellos sean más atractivos para la juventud, y recién ahí aprobar esta reforma. Quizás como hubiese dicho Alberto Hurtado, uno de los buenos que habían en la iglesia -cercano a la DC por lo demás-, los jóvenes y la profundización de la democracia "no pueden esperar". Por el bien de Chile, inscripción automática y voto voluntario hoy.



*Daniel Manoucheri es vicepresidente de la Juventud Socialista, estudiante de Derecho de la UDP y ex presidente del Parlamento Juvenil (daniel_manouchehri@yahoo.es).

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)