La (¿nueva?) imagen del Poder Judicial - El Mostrador

Lunes, 20 de noviembre de 2017 Actualizado a las 03:17

Autor Imagen

La (¿nueva?) imagen del Poder Judicial

por 4 agosto, 2004

Hace tiempo ya que la Corte Suprema se abocó a la tarea de buscar una empresa que fuera capaz de asesorarla en el diseño de una nueva imagen. Fueron los entredichos a propósitos de posibles filtraciones relacionadas con el caso MOP-GATE las que pusieron a la Corte Suprema, y al Poder Judicial, en general, en la boca crítica de toda la ciudadanía.



La reciente encuesta ciudadana sobre temas contingentes, del Centro de Estudios Públicos (junio-julio 2004) [http://www.cepchile.cl/dms/lang_1/cat_443_inicio.html], da cuenta de un fenómeno que se ha mantenido más o menos inalterable desde comienzo de los años noventa, para decirlo en el lenguaje de uso común, desde comienzos de la transición, esto es, que las personas -la ciudadanía- poseemos una mala imagen del Poder Judicial; lentitud, burocratización, corrupción, infraestructura inadecuada, trato indiferente, entre otras, son las principales críticas.



El Informe Anual sobre Derechos Humanos, de la Universidad Diego Portales, por su parte, dedica su capítulo principal de la edición del año 2004 (sobre hechos de 2003), al análisis del funcionamiento del sistema judicial en la defensa de los derechos humanos. Y los resultados, de nuevo, no son alentadores; los sistemas ineficientes de asistencia gratuita, accesibilidad restringida a la justicia sobre la base del ingreso, limitaciones excesivas a las herramientas de defensa de derechos fundamentales (acción de protección) y escaso desarrollo de estándares internacionales en las sentencias nacionales, son parte de las deficiencias que exhibe un sistema como el chileno.



Así como hacen las empresas que buscan nuevos clientes o que pretenden probar con un nuevo producto, invirtiendo tiempo y recursos en tediosos focus group, ahora, nuestro tribunal superior de justicia también se encargará de poner atención a la demanda del mercado, esta vez un poco distinto al frío mundo del dinero, al mercado -permítaseme que lo llame así- de las preferencias ciudadanas.



Mis dudas surgen, sin embargo, cuándo me pregunto sobre cuál será la estrategia que el Poder Judicial utilizará para sortear las evaluaciones que lo ubican, hoy en día, dentro de las instituciones peor evaluadas de la institucionalidad democrática chilena. Dicho de otra forma, ¿dónde dirigirá su campaña que, con las bondades propias de la publicidad, pretende revitalizar su deteriorada imagen?



Frente a esa situación, de alicaída evaluación, como vengo diciendo, ¿cómo puede reaccionar un Poder Judicial para "vender mejor su producto"? Un Poder Judicial puede adoptar dos posturas; la primera, es utilizar las técnicas propias de la publicidad para intentar levantar su criticada imagen, pero sin que ello suponga transformaciones de fondo o sustantivas. La otra alternativa, en cambio, es apuntar sus reformas a cuestiones de orden sustantivo, esto es, a mejorar la calidad del servicio que ese poder, y solo él en una democracia, puede entregar.



Desde luego, todo lo que pueda decir en las líneas que siguen no son otra cosa que conjeturas, justificadas o no, pero conjeturas a fin de cuentas.



Mi impresión es que la estrategia que utilizará el Poder Judicial, para mejorar su imagen, irá, más bien, en la primera vía antes señalada. Es decir, intentará a través de la asesoría profesional, maquillar la forma en que aparece al mundo ciudadano, más que tomar en serio su rol e introducir mejoras sustantivas a la administración de justicia.



¿Qué razones hay para pensar lo anterior? ¿Qué nos lleva a pensar que el Poder Judicial preferirá introducir innovaciones estéticas a su imagen más que mejoras concretas a la forma en que desempeña su papel, insustituible en una democracia? Las razones no son otras que las propias reacciones del Poder Judicial. Es que -y nada nuevo hay en esto- nuestro Poder Judicial, liderado, sin dudas, por la vocería de la Corte Suprema, suele realizar defensas corporativas ante las críticas que se erigen en su contra. Este tipo de defensas, propias, como vengo diciendo, de nuestra judicatura, supone cerrar filas enfrente de las críticas, transformándose, nuestros jueces, en agentes impermeables a la crítica ciudadana. A la hora de buscar excusas, que nuestros jueces sindican como las verdaderas responsables, éstas no escasean; falta de recursos, ausencia de independencia, "nosotros solo aplicamos la ley" -quizás la frase que más veces se escuchó durante los años en que, bajo el régimen dictatorial de Pinochet, se les consultaba por los constantes rechazos a las acciones de amparo y protección que denunciaban violaciones masivas de los derechos humanos-.



Quizás lo más preocupante de este tipo de reacciones, que, insisto, son las que suele evidenciar nuestro Poder Judicial, es que, tras la escasa receptividad que muestran a las críticas que se les formulan, provengan estas del mundo académico, de encuestas de opinión o del malestar palpable de la ciudadanía, subyace, todavía, una actitud que merece serios reparos -y que me hace pensar en la escasa independencia que tendrá la empresa que se adjudique el llamado de nuestros jueces-, y es que en concepto del pleno de la Corte Suprema, aquellos asuntos en que se ve involucrada la judicatura, es ella misma la que debe encargarse de diseñar las mejoras que se deben introducir, pues es ella la que conoce y ejerce mejor esa función (pues le es propia).



Al menos esa fue la respuesta que la Corte Suprema entregó, en un acuerdo público [http://www.pjud.cl/0.8/noticias/venot.php?id=541], a la propuesta del gobierno de conformar un foro nacional, plural en su integración, que discutiera los sistemas de pesos y contrapesos que se deben sumar a las peticiones de mayores recursos en la que nuestros jueces, inocentemente, creo, hacen descansar sus ilusiones de mejorar la administración nacional de justicia.



*Domingo Lovera Parmo es abogado del Programa de Acciones de Interés Público y Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales (domingo.Lovera@udp.cl).

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)