miércoles, 17 de octubre de 2018 Actualizado a las 16:38

Autor Imagen

Pedro Machuca y el capital social

por 21 septiembre, 2004

Machuca tendrá muchas más posibilidades de salir de la pobreza acrecentando su capital social (...) Entre más unida la gente pobre en torno a objetivos, afectos, esfuerzos y tareas comunes más posibilidades tendrá de salir adelante. Ello pues la solidaridad los hará más eficaces. Unidos tendrán toda la información y conocimientos del grupo. Podrán utilizar en forma más eficiente los recursos que tienen.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Pedro Machuca al ingresar al colegio Saint Patrick tuvo una doble oportunidad. En primer lugar, acrecentar su capital humano mediante la educación. Personas más educadas y sanas tendrán más conocimientos y habilidades para desarrollar sus capacidades y realizar sus proyectos de vida. Por el contrario, un pobre tendrá normalmente un bajo capital humano. En segundo lugar, Pedro Machuca incrementó su capital social al ingresar a una red social rica en todo tipo de recursos. Los pobres son, por el contrario, personas que no tienen puntos de coincidencia con la gente acomodada. En la medida que el mundo de Machuca sea sólo un campamento a orillas del Mapocho, la marginalidad será seguramente su destino.



El capital social es el conjunto de valores y redes que hacen posible la cooperación y la solidaridad. Nadie, y particularmente el más pobre, puede vivir sólo. Necesitamos a los demás para satisfacer nuestras necesidades materiales y emocionales. Requerimos de amor, afecto y autoestima que sólo los otros nos pueden dar. Por ello la confianza, la reciprocidad y la cooperación son indispensables para el desarrollo de las personas y de los pueblos. Estos valores se plasman en organizaciones e instituciones que hacen posible la solidaridad.



Todos, y particularmente los más pobres, necesitamos de amigos. Social viene de socius que justamente significa en latín amigo. Tener amigos, camaradas y compañeros es un capital invaluable al cual los pobres sí pueden acceder (a diferencia del capital financiero) Redes de amigos que se apoyan en caso de adversidad, dando "una mano", o prestando servicios cotidianos, como el consejo desinteresado. Este capital es duradero y flexible pues los amigos verdaderos nos acompañarán toda la vida y podremos acudir a ellos para diversos efectos. La amistad constituirá un motivo de confianza y autoestima pues ella es valiosa en sí misma. A un amigo le damos crédito, porque confiamos en él. Luego sin necesidad de recurrir a avales ni compromisos notariales podremos al amigo prestarle dinero, confiarle un bien valioso o darle una oportunidad laboral.



Entonces Pedro Machuca tendrá muchas más posibilidades de salir de la pobreza acrecentando su capital social. Al interior de su comunidad existe un capital social llamado unión pues "la unión hace la fuerza". Entre más unida la gente pobre en torno a objetivos, afectos, esfuerzos y tareas comunes más posibilidades tendrá de salir adelante. Ello pues la solidaridad los hará más eficaces. Unidos tendrán toda la información y conocimientos del grupo. Podrán utilizar en forma más eficiente los recursos que tienen. Generarán trabajo en equipo que podrá incrementar los bienes públicos como son una plaza, una sede social, o aguas y tierras. Al unirse podrán negociar de mejor manera con el Estado y con los empresarios. El Estado democrático los necesita pues son ellos los que aportan, mediante sus votos, legitimidad al gobierno. Los empresarios requieren de la mano de obra de los pobres o de los recursos naturales de que dispongan. Unidos podrán salir victoriosos en tales intercambios.



Pero es muy ingenuo creer que los pobres progresarán con sólo organizarse. Entre otras cosas porque el dedicar tiempo a la organización social significa no dedicarlo a otras actividades que podrán aportar ingresos que son vitales para la sobrevivencia. Además, los pobres han sido tantas veces maltratados o engañados que tienden a desconfiar de todos. Por otro lado los pobres saben muy bien que con sus solas fuerzas, capitales y recursos muy difícilmente saldrán de la situación en la que se encuentran. Es lo que dirá a Machuca su alcoholizado padre. "Te quedarás limpiando baños hasta que te mueras".



Por ello la apuesta del Padre McEnroe era acertada. Los pobres como Pedro Machuca necesitan además de capital social de aproximación. Este es aquel que actúa como un puente o escalera que une a los que integran grupos sociales absolutamente diversos en poder y recursos.



La experiencia nos demuestra que pueden nacer sentimientos de conexión entre un empresario y un trabajador, una persona famosa y un admirador, un profesional y un poblador, un religioso inspirado y un humilde creyente, un profesor y un alumno, en fin. La solidaridad es un impulso humano. Naturalmente tendemos a ponernos en el lugar del que sufre cuando lo vemos en una situación de menoscabo. Ello pues existe entre nosotros una coherencia esencial entre sentimientos y pensamientos que brotan cuando experimentamos situaciones similares. La risa o el llanto son idiomas universales. Además estamos interconectados mediante señales visibles y comprensibles. "Ojos que ven, corazones que sí sienten".



Lamentablemente el proyecto del Padre McEnroe fue interrumpido violentamente. Hoy los chilenos vivimos segregados. Pobres y ricos asistimos a distintas escuelas, iglesias y hospitales. Vivimos en barrios distantes y amurallados. Así el pobre no podrá jamás ampliar sus horizontes y expectativas ni podrá acrecentar su capital humano y social de aproximación. Y, nosotros los ricos, seguiremos temiendo en el delincuente y en el infierno la dura represalia a nuestra dureza de corazón. Por el contrario, Gonzalo Infante conoció el mundo de Pedro Machuca y eso lo cambió para siempre y para bien. De eso no cabe duda.






Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV