lunes, 20 de agosto de 2018 Actualizado a las 11:47

Autor Imagen

El factor Osama en la reelección de Bush

por 5 noviembre, 2004

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En una columna pasada de septiembre decíamos que Al Queda no es un movimiento (terrorista) que protesta contra la globalización. Por el contrario, ellos luchan como sea -principalmente a través de actos terroristas bien planificados- contra la presencia imperialista norteamericana en el Oriente Medio (apoyada por Arabia Saudita). Esa presencia, dicen ellos, ha sido la causa principal de la opresión contra el mundo palestino-musulmán por parte de Israel, apoyado militarmente por EE.UU.



Osama bin Laden no lo había presentado ni dicho tan directamente sino hace unos días, dirigiéndose directamente a EE.UU. Aún más, fue un mensaje virtual/visual que iba al "pueblo norteamericano". Fue interesante el mensaje mediático. Osama miraba a los ojos de un espectador virtual "norteamericano". Allí dejó el asunto zanjado: su antinorteamericanismo y anti-imperialismo feroz.



Luego del atentado a las Torres Gemelas en septiembre de 2001 hubo interpretaciones que aquello había sido un ataque directo al complejo proceso de globalización planetaria. Como ejemplo, esta interpretación la recalcó -y se extendió entre otros intelectuales y analistas por el mundo- el presidente del Banco Mundial, James Wolfensohn, quien el 13 de octubre de 2001 decía en Washington: "Este único mundo global que vivimos es tan interdependiente que la pobreza en otro continente, a miles de kilómetros, puede significar la muerte de los que viven en países desarrollados. Lo que ha quedado evidente el 11 de septiembre es que la miseria en un lugar del mundo se trasladó en forma violenta al Primer Mundo".



También decíamos que fue Noan Chomsky quien primero llamó aquella interpretación "una pura especulación intelectual" porque él creía- antes del 11 de septiembre- que Osama bin Laden y su organización terrorista Al Qaeda (La Base), la que organizó y ejecutó aquel atentado, jamás oyeron hablar de la "globalización" y que su causa era esencialmente antinorteamericana.



Mencionábamos que Chomsky fue teniendo razón a medida que avanzaban los meses después del 11 de septiembre a través de sus análisis en diversas entrevistas que concedió a partir del aquel "martes negro". Incluso los distintos videos de bin Laden, comprueban hasta hoy día, que los terroristas de Al Qaeda para nada han protestado contra el aspecto negativo de la globalización. Además nunca -según Chomsky- han mencionado esa palabra en ninguno de los videos que han suministrado al canal árabe de Qatar, Al Jazeera. Más aún, en un vídeo de noviembre de 2001 se enorgullecía que "los 19 jóvenes musulmanes hubieran hecho temblar al imperio norteamericano".



El ultimo video del líder, cabeza pensante del grupo terrorista Al Qaeda, días antes de la elección del 2 de noviembre de 2004, dejó bastante claro que el grupo -diseminado planetariamente, sin lugar determinado, angustia constante de los servicios de inteligencia norteamericanos y del resto del planeta porque no saben dónde están los terroristas- seguirá con esos ataques en el futuro si Estados Unidos no cambia su política respecto al mundo Árabe. Y principalmente si no se retira de Irak.



Esa fue una advertencia de Osama al nuevo gobierno de Estados Unidos, fuera Bush o Kerry el ganador. El pueblo norteamericano no podrá dormir tranquilo, sugirió Osama bin Laden, si el gobierno siguiente, el que sea, continúa con la actual política que practica como país invasor en Irak. Además, si sigue haciéndose el ciego respecto a la cuestión Israel-Palestina.



Luego del video de Osama, pocas horas después, tanto Bush como Kerry aseguraron que no se tendrá contemplación con Al Qaeda. Proyectaron la imagen de no darse por aludidos ni intimidarse. Bush principalmente dijo no tener intención de cambiar una coma ni un punto de la política en Irak. Menos con respecto al mundo palestino. Y este miercoles 3 de noviembre cuando John Kerry, al una de la tarde, reconocía que había ganado Bush las elecciones, quedaba claro por todo el mundo que Bush tendrá más luz verde, con mayoría en el congreso, para continuar e intensificar la presencia militar en Irak.



Vienen días, meses y años inciertos. Lo claro sí es que Bush intensificará su lucha contra ¨lo diabólico e incivilizado¨ en nombre de ¨la civilización occidental cuyo país ejemplo es Estados Unidos¨.



Si hubiera ganado Kerry, habría continuado la ocupación en Irak pero el nuevo presidente habría consultado mucho más (según decía en su campaña) a las Naciones Unidas. O quizás siguiendo un poco el ejemplo de España con el presidente Rodríguez Zapatero que anunció de antes de la elección que retiraría por la vía rápida a las tropas españolas de Irak. Pero en España habló el electorado al decidir elegir a Zapatero.



Con las recientes elecciones el electorado en Estados Unidos quedó profundamente dividido aun cuando la otra mitad no tiene ahora ninguna representación. Es decir, ganó la parte que no reflexiona sobre las consecuencias de la presencia norteamericana en Irak.



Recientes análisis dicen que en estas elecciones votaron un 60% de los votantes registrados lo que viene a ser un total de 125 millones. Hace cuatro años sólo votaron 105 millones. Es claro que hubo ahora un deseo de expresar la opinión en el pueblo norteamericano semejante al vuelco parecido en 1960 entre John F. Kennedy y Richard Nixon. Desgraciadamente ese 49% que votó por Kerry (51% fue de Bush) en el voto popular, que viene a ser más representativo , no tendrá ninguna influencia en las decisiones sobre la invasión en Irak, por ejemplo.



Con el nuevo video, Osama sugirió que habría ataques en un futuro cercano pero ninguno de los medios masivos dominantes norteamericanos lo analizó de esa manera antes de la elección. Y es posible que ahora sí ocurran ataques si Bush reelegido intensifica la invasión en Irak y continúa con una politica a favor de Israel.

Por eso el retorno virtual de Osama bin Laden (antes de las elecciones en Estados Unidos) se convierte ahora, después de las elecciones del 2 de noviembre, en algo mucho más real que virtual. Ese 49% (o 55 millones de norteamericanos) dijo a Estados Unidos, y al resto del mundo, que la política de Bush era inapropiada.



La respuesta de esos 55 millones de "norteamericanos buenos" se considera histórica porque desde 1960 no ocurría un vuelco electoral de tal magnitud en este país. Hay que señalar que Bush sólo ganó por tres millones de personas y no por una abrumadora mayoria, lo que sí entonces habría que analizar de otra manera.



Finalmente algo muy interesante. Algunos análisis en la prensa norteamericana, antes de las elecciones, sobre el efecto de Osama con su video sorpresivo, predijeron que sí afectaría de una manera negativa la candidatura de Bush porque al parecer ayudaría a aumentar los votantes para el lado de Kerry y disminuirlos para el lado de Bush. No estaban lejos de la verdad al saberse ahora los resultados finales: Bush si bien ganó los votos electorales y el voto popular, sin embargo no fue por una mayoría aplastante como se pensó.









Javier Campos es escritor chileno residente en EE.UU.








Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)