Autoridades simplistas en Las Condes - El Mostrador

Domingo, 19 de noviembre de 2017 Actualizado a las 21:32

Autor Imagen

Autoridades simplistas en Las Condes

por 27 febrero, 2005

Como todos generamos desperdicios, éstos tienen que ser depositados en lugares acondicionados para ello, llamados vertederos de residuos sólidos y basurales, de acuerdo a sus características. Los primeros cumplen las normas ambientales establecidas y los segundos existen de hecho para recibir fundamentalmente los escombros producidos por las magníficas obras constructivas de la denominada modernidad. En la Región Metropolitana la autoridad competente ha detectado 75 basurales ilegales y -aunque el lector se muestre incrédulo- siguen operando debido a la incapacidad fiscalizadora existente.



Todas las propiedades afectas a contribuciones de bienes raíces pagan a los municipios por el retiro de la basura y los comercios pagan otro tanto con la patente respectiva. Dado que los restaurantes producen mayor cantidad de residuos, la municipalidad de Las Condes les exigió a aquellos que tenían que contratar un servicio privado de recolección de basura de acuerdo a un listado de 4 empresas previamente seleccionadas por ella misma. Ante tal obligación, todos los comercios gastronómicos suscribieron acuerdos formales con tales empresas, las que -dicho sea de paso- le pagan al municipio una cierta cantidad de dinero por desempeñar esa función.



Ahora bien, el 17 de noviembre del 2004 el "Restaurant Angelica`s", localizado en Augusto Leguía Norte NÅŸ 139, recibió una notificación del Segundo Juzgado de Policía Local de la Municipalidad de Las Condes por "mantener contenedores de basura", citando a una audiencia a su propietaria a las 9,00 hrs. del 17 de diciembre de 2004, con el objeto de que acompañara los descargos por escrito al denuncio formulado.



Teniéndose en cuenta que el restaurant no había recibido previamente ninguna notificación sobre el asunto, la dueña concurrió al Juzgado para saber más detalles al respecto. Allí se le informó que existía la notificación N° 59 hecha por un inspector municipal el día sábado 16 de Octubre del 2004 a las 9,20 hrs., informándole que la recolección de basura se efectúa los martes, jueves y sábados a contar de las 19:30 horas (sic).



El restaurant de marras -ciñéndose a la imposición municipal- tiene contratado un servicio de retiro de residuos con una empresa especializada desde el 5 de enero del 2004, operación que se efectúa diaria e ininterrumpidamente de lunes a sábado, excepto domingos y festivos, entre las 8,00 y 8, 30 hrs. De ello se desprende que el inspector municipal que cursó la infracción no tenía conocimiento que el alcalde le había impuesto a tales comercios la obligación de contratar servicios privados para retirar la basura en horarios convenidos, los que son diferentes a los que dicho inspector aludía.



En la fecha ordenada por el juzgado la propietaria "infractora" concurrió a la audiencia, presentando todos los descargos por escrito. La documentación fue recibida por el actuario y al solicitársele la audiencia con el juez, respondió que estaba ocupado y que -por lo demás- no era necesario. Se le conminó a esperar en su domicilio la resolución judicial, la que le llegaría más adelante por correo.



Efectivamente, a través de Correos Chile timbrada el 11 de Enero del 2005, se recibió la notificación prometida en la cual se le da cuenta de la resolución del día 6 de Enero del 2005 que indica "Téngase por formulados descargos, sin perjuicio de lo que se resolverá en definitiva".



Sin embargo, curiosamente, el mismo 6 de Enero del 2005 el juez pronuncia sentencia declarando que "se condena a Muñoz María Angélica a pagar una multa de $ 50.000 por mantener contenedores de basura con infracción a la ordenanza municipal", agregando "despáchese orden de reclusión nocturna en contra del infractor si no pagare la multa en el plazo de cinco días". Es decir, si la vecina no enteraba en las arcas municipales el dinero requerido, tenía que ir indefectiblemente a la cárcel de mujeres por 8 noches seguidas.



En todo caso la equivocada sentencia del juez llegó a poder de su destinataria con bastante retardo y por ello la afligida propietaria se dirige el pasado 19 de Enero a él y al Alcalde el 22 de Enero, en donde se le pide la necesaria reconsideración al primero y una acción aclaratoria al segundo, considerando que la situación se originó a raíz de una notificación equivocada por parte de un despistado funcionario municipal.



Ni el juez ni el alcalde responden la carta en comento, con lo cual validan la acción del inspector : ninguno de los dos se tomó la molestia de investigar lo ocurrido. Ambos procedieron con un marcado autoritarismo, presumiendo que lo que ellos determinan debe ser obedecido sumisamente por los vecinos.



Ante la amenaza latente de reclusión nocturna, la propietaria del restaurant da una conferencia de prensa en su local el 25 de enero pasado en la que entrega todos los antecedentes de su situación a la opinión pública. Expresó con inusual arrojo ante las cámaras y micrófonos que, debido al comportamiento simplista e irresponsable de las autoridades municipales, ella deberá ir a la cárcel porque no está dispuesta a pagar una multa mal cursada.



Los canales de televisión, la radio y la prensa escrita dieron cuenta del hecho y ante una pregunta de un medio, el alcalde manifestó muy suelto de cuerpo que la afectada había cometido un delito al negarse a pagar la multa y que por ello tenía que ir a la cárcel. Acto seguido -a mitad de semana- el alcalde tomó sus oportunas y merecidas vacaciones de verano y la prensa seguía informando del hecho.



Cuando el caso ya estaba tomando otro cariz, lo cual ponía en un peligroso entredicho la gestión municipal, el reemplazante del alcalde se dirige a la "delincuente", informándole que la responsabilidad del retiro de los desechos de su local recaía exclusivamente en la empresa contratada para tal efecto. El vuelco total se produjo posteriormente cuando el juez resolvió "absolver a doña María Angélica Muñoz del denuncio deducido en su contra" por el desubicado funcionario municipal.



Es decir, si no hubiera sido por la enérgica y valiente reacción de la propietaria del local gastronómico y por la cobertura noticiosa de esta comedia de equivocaciones, la anterior habría tenido que ir a la cárcel, tal como le sucedió a otra vecina de Providencia que se negó a regar un área verde (bien nacional de uso público) situada enfrente de su propiedad.



El caso relatado nos indica que el juez -posiblemente por inercia- sólo quería cursar una multa con apremio de cárcel y que el alcalde estaba absolutamente ausente de lo que acontecía.



Para mejorar nuestra convivencia comunal sería conveniente que los jueces de policía local impartan justicia escuchando a los demandados y si no tienen el tiempo suficiente para oírlos, les sugerimos que al menos lean y entiendan los descargos que aquellos les hacen llegar por escrito a sus dependencias.



Al alcalde Francisco de la Maza le insinuamos que sea receptivo con sus vecinos y que se excuse personalmente ante la perjudicada por este nuevo y garrafal error municipal. Debemos suponer que sus trascendentes obligaciones políticas como miembro de los selectos samuráis de Lavín no le impedirán disculparse a la brevedad posible ante la agraviada, ya que todos -y más aún aquellos que desempeñan cargos públicos- debemos observar buenos modales y asumir con hidalguía nuestros yerros.



Esperamos que de la Maza proceda en consecuencia apenas retome el cargo de alcalde de Las Condes.





Patricio Herman. Agrupación "Defendamos la Ciudad".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)