¿Un nuevo senador designado? - El Mostrador

Jueves, 23 de noviembre de 2017 Actualizado a las 19:30

¿Un nuevo senador designado?

por 21 julio, 2005

La Concertación, unánime y reiteradamente ha abominado de la institución de los senadores designados. Ahora último, mayoritariamente, también la Alianza por Chile. Se ha dicho, con razón, que es una expresión de autoritarismo y una institución claramente antidemocrática; que lleva a una de las cámaras a quien nunca ha sido votado por la ciudadanía, y que es gravemente distorsionadora de la voluntad ciudadana, en la medida que desfigura la composición de mayorías o minorías parlamentarias, que debería derivar sólo de un escrutinio justo de las cédulas respectivas.



Frente a todas estas poderosas razones, quienes sostuvieron la "inmodificabilidad" de la Constitución del 80, para justificarla, ensayaron especiosos argumentos en cuanto a estabilidad legislativa, tradición, experiencia, y recurrieron a rebuscados ejemplos foráneos. Pero el peso de la opinión pública se impuso y la clase política, más allá de cálculos y cábalas, decidió la eliminación de los senadores designados y vitalicios, convocando a la reforma de la Carta.



Paradójicamente, frente a la próxima y muy probable vacancia de una senaturía, inicialmente ocupada por uno de sus militantes, la dirigencia de la Democracia Cristiana pretende designar a su reemplazante a espaldas de la voluntad ciudadana, promoviendo modificaciones al proyecto de reforma constitucional. Pretende que la vacante del senador Lavandero sea llenada, "a dedo", por su cúpula directiva, desconociendo las legítimas expectativas de quien fue con él en la lista respectiva, militante de otro partido de la coalición de gobierno.



Hay que tener presente que, en el actual sistema electoral, los candidatos que conforman una lista corresponden -en lo esencial- a un mismo pensamiento político (en este caso, concertacionista), y todos ellos recaban el apoyo ciudadano. Además, todos se benefician recíprocamente con la votación de su compañero de fórmula, ya sea sumando los sufragios de aquél para lograr ser elegido, ya sea aportando los suyos para que el otro alcance el triunfo. Pero lo determinante es que ambos se someten al veredicto popular y es la voluntad ciudadana la única vertiente legitimante.



Es esta la razón de fondo por la que el sistema electoral no permite la sustitución después del acto, porque ello importa no dar participación a la ciudadanía en la elección de sus representantes.



Introducir senadores designados de última hora aparece como una traición a las ideas matrices del proyecto de reforma constitucional, que precisamente apunta a su supresión.




Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)