¿Qué se trae entre manos Endesa? - El Mostrador

Viernes, 24 de noviembre de 2017 Actualizado a las 17:44

Autor Imagen

¿Qué se trae entre manos Endesa?

por 25 julio, 2005

Otra vez vemos como Endesa-España empieza a someter a los chilenos a una suerte de apremio ilegítimo a través de una multimillonaria y agresiva campaña de marketing. Hemos visto sus avisos a toda página, así como una gigantografía instalada frente al Hotel Hyatt Regency, en la cual Endesa muestra imágenes de centrales hidroeléctricas en plena producción y a través de la cual pretende convencernos que esta energía "nos abre infinitas posibilidades".



Es chocante que el poder de la empresa le permita imponérnoslas sin consideración alguna. En efecto, las imágenes de las centrales Pangue y Ralco en el Biobío para muchos evocan un drama ecológico, por la destrucción de uno de los ecosistemas más bellos y ecológicamente ricos del país, y humano/antropológico, por el desmantelamiento de la comunidad Pehuenche, hoy inundada bajo metros de agua.



Para mayor ironía, Endesa agrega en sus avisos que la electricidad generada en megacentrales es "la energía natural de Chile". En forma similar, otros han tenido el mal criterio de declarar que el agua es el petróleo del país, demostrando con ello una brutal ignorancia bioecológica. El agua es el elemento esencial que compone toda la vida y no se puede comparar con un combustible fósil, por útil que éste haya sido para la construcción del 'colosal' mundo desarrollado y que, no obstante, se agotaría antes de lo previsto. En todo caso, otra cosa sería que se agotara el agua.



Hay muchas formas de generar energía. Pero Endesa ha logrado imponernos un desarrollo energético basado en megacentrales termo e hidroeléctricas, algo que le ha resultado extremadamente rentable. Sin embargo, los costos para el país han sido elevados: destrucción de cuencas, muerte biológica de ríos, extinción de especies ícticas, desplazamiento de poblaciones, destrucción de otras economías posibles en esas cuencas y valles, etc.



Las centrales hidroeléctricas, de acuerdo al ejercicio de los derechos no consuntivos que permiten su construcción, legalmente no deben 'consumir' el agua, es decir no debieran alterar ni la calidad, ni la cantidad de los flujos de los ríos intervenidos. En la práctica esto nunca se cumple porque los embalses son utilizados como 'lavatorios' y la calidad del agua dentro de ellos sufre procesos físicos, químicos y ecológicos que hacen que ya no sea en absoluto la misma. Por lo tanto, la energía hidroeléctrica no tiene nada de natural.



Se puede afirmar que es una de las formas más antinaturales de generar energía que hemos inventado, porque altera los ciclos y la calidad del elemento de la vida, el agua, e interrumpe en forma irreversible los más potentes ríos del mundo.



¿Es esta una condena total a la hidroelectricidad? Está claro que no, pero en los países desarrollados la era de las centrales hidroeléctricas ha llegado a su fin porque los estándares ambientales y sociales ya no permiten su construcción. Hoy, en esos países se utiliza la electricidad con máxima eficiencia y en base a sistemas híbridos, que combinan todas las fuentes de energía, incluyendo la hidroelectricidad a una escala humana y ecológica.



El tema de fondo, es el porqué de la demanda, de la relación entre modelo de desarrollo y crecimiento de la demanda. Tema que en Chile hoy es incuestionable. Pareciera que nuestro karma nacional minero nos obliga a seguir explotando recursos naturales per secula seculorum. Sin duda, esto es algo primitivo, pues son modelos de desarrollo energívoros e insustentables, donde el crecimiento de la demanda de energía es simplemente infinito. Para muchos, ésta no es la forma de 'desarrollarse'.



Probablemente, en Chile nos cuesta reflexionar sobre estos temas gracias al apabullante discurso de empresas como Endesa y a su constante bombardeo publicitario, que extrañamente parece contar con un irrestricto apoyo político, que nada tiene de técnico.



Estas campañas publicitarias nos traen ominosos recuerdos. En el auge de la campaña ciudadana para la defensa del río Biobío y de los Pehuenche, la empresa -aún chilena, pero ya bien privada- desplegó una campaña multimillonaria similar, que anunció la caída del Biobío. ¿Qué se trae Endesa entre manos ahora? Hoy sus principales presas son los ríos Baker y Pascua en la región de Aysén, en el corazón de la Patagonia. Si están tan convencidos de las bondades de sus proyectos para todos los chilenos y para nuestro patrimonio natural, ¿por qué 'venden' sus proyectos usando publicidad hasta el hastío, en vez de presentarlos sobriamente, y permitir que el país evalúe si realmente nos abren infinitas posibilidades?



____________



Juan Pablo Orrego

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)