Malva Marina, la hija de Neruda - El Mostrador

domingo, 22 de abril de 2018 Actualizado a las 13:19

Autor Imagen

Malva Marina, la hija de Neruda

por 15 septiembre, 2005

Han aparecido varios artículos sobre el descubrimiento de la tumba de la hija de Neruda, Malva Marina, quien "murió a los ocho años producto de la hidrocefalia". El artículo más reciente se publicó en El Mostrador.cl el 9 de septiembre.



Una cosa es bien clara en este descubrimiento de Malva Marina postmortem: Pablo Neruda no quería saber nada de su única hija. Entonces ¿cuál es la razón, la explicación substancial respecto a esa hija que realmente nunca quiso el poeta Pablo Neruda en vida, ni menos la incluyó en poemas significativos? Es cierto, se ha encontrado la tumba de Malva Marina. Hay fotos de esa tumba. Se habla de la niña Malva Marina pero ¿para qué?



Entiendo que es justo recuperar la memoria de alguien olvidado, pero ¿qué relación o explicación o importancia cultural, histórica, poética, etc., tiene en la vida del gran Neruda, si éste no quiso nunca verla ni menos la mencionó en su obra poética? O ¿qué secreto explicaría en la obra de Neruda haber encontrado la tumba de Malva Marina? Al parecer... ninguno...



Sería un hallazgo importante si en vida Neruda él hubiera expresado que quería saber el destino de su hija perdida. O se hubiera sabido entre sus amigos, secretarios, miembros del Partido Comunista que él siempre pedía buscar el paradero donde murió. O deseaba rastrear la memoria de ella a través de los que la cuidaron hasta su muerte. Sin embargo, en la vida del poeta, realmente, y en la poesía que escribió, jamás se interesó por ella. Entonces ¿qué importancia tiene ahora el encuentro de su tumba, o qué importa quién fue la nana de Malva Marina? ¿Para qué sirve todo ese rescate "arqueológico" de una hija desaparecida del poeta-padre, Premio Nóbel, que para nada le interesó la vida de su propia hija?



Los que han escrito de su hallazgo no nos explican, por lo menos no nos convencen, por qué es importante haberla encontrado. Los mismos que encontraron la tumba, y han hecho (muy loable por cierto) investigación del caso de Malva Marina dicen lo siguiente: "Sabemos con seguridad que, durante todo el tiempo en que la niña estuvo en casa de los Julsing, Pablo no fue a ver a Malva Marina. Sin embargo, hay un registro -por una carta de Maruca- de una vez que Neruda vino desde París a Holanda, por abril o mayo de 1939. Estaba ocupado intentando refugiar gente luego de la Guerra Civil Española, pero es probable que haya visto a su hija. Además de eso, no hay evidencia de ningún tipo de contacto ni de interés hacia la niña por parte de Neruda. Sí le mandaba algún dinero, aunque de modo irregular, porque estuvo un tiempo sin trabajo, y después comenzó la guerra. Él nunca quiso hablar del tema, aunque seguramente le dolía de alguna manera."



Otra vez uno concluye, luego de leer lo anterior, que todo queda a en la pura suposición y vaguedad total aquel posible interés de Neruda por su hija. Volvemos a preguntarnos ¿qué importancia tiene haber encontrado esa tumba? ¿Para qué sirve su rescate? El artículo publicado en El Mostrador.cl recalca lo siguiente, formulándose muchas preguntas que no tienen respuestas: "Como padre de tres hijas, uno se pregunta ¿cómo Neruda no iba a sentir nada? Con leer a Neruda y saber de su vida entiendes que no es una persona insensible, que demostró muchas veces su calidad humana, que hizo cosas, que fue leal con sus amigos. ¿Cómo se concilia todo eso con negar a su hija? Incluso en un par de cartas se refiere a ella de un modo hasta hiriente. Aparentemente una de las razones por las cuales Neruda quiso olvidar todo esto es porque ella tenía hidrocefalia, y eso es duro de entender. Imagino que él tenía ciertas expectativas, y el que su hija fuera enferma y no tuviera las capacidades de las personas sanas le afectaba mucho".



Lo que queda claro de lo anterior es la absoluta indiferencia de ese poeta por una hija suya, aún cuando haya tenido grandes sentimientos humanos que vertió en su poesía o en su conducta como ciudadano e intelectual en aquel contexto en que vivió. Lo que se supone es que la olvidó porque nació con hidrocefalia. La despreció por un defecto físico.



Pero lo más contradictorio de este descubrimiento sobre Malva Marina es que no va a ninguna parte. En nuestra lectura de aquel descubrimiento eso queda muy claro: "De todos modos, a Neruda no hay nada que reprocharle como artista, como poeta, ni como ser político y social. De hecho, todo el tiempo que él estuvo lejos de Malva Marina, lo pasó ocupado en sus luchas sociales, en medio de la guerra civil, y, luego, la Guerra Mundial". O sea, según lo anterior, a Neruda ¿tampoco hay que reprocharle como ser humano-padre el haber abandonado a su hija? Esa "pregunta de oro" queda excluida del artículo mencionado.



La conclusión de todo este complicado descubrimiento (e innecesario) al que se llega es ciertamente extraño. Se deduce claramente que si Neruda no se ocupó de ella fue por su compromiso mucho más alto (y digno para el poeta, quizás desde su punto de vista ideológico en esos tiempos que él vivió) como era el de estar en trabajos más importantes tales como el compromiso republicano en el conflicto de la guerra civil española. Ya se sabe hasta la saciedad que Neruda hizo grandes esfuerzos por ayudar a refugiados de esa guerra, hombres y mujeres con hijos, que fueron embarcados en el barco de carga Winnipeg que el mismo poeta arrendó con dinero de su consulado chileno allá en España. En el barco embarcó cerca de 2.000 personas que huían de la guerra y los trajo a Chile. Así los salvó de ser muertos por los franquistas. El padre-chileno Pablo Neruda salvaba a cientos de niños de morir acribillados por las balas. ¿Vendría entre ese grupo de niños alguno con defectos físicos?



Los que hicieron este descubrimiento, el de una hija perdida, más bien abandonada por su padre, poco les importa analizar lo que hay detrás de ese abandono. El descubrimiento de la tumba de Malva Marina realmente está en relación con un asunto sociológico, y que hasta ahora sigue su curso, dentro de la sociedad chilena y el que ha sido muy bien estudiado por Sonia Montecinos en su libro, "Madres y huachos, alegorías y mestizaje chileno".



Ese es el problema. Y realmente poco me importa a mí que el padre hubiera sido zapatero o premio Nóbel, albañil o senador de la república, miembro importante de un partido político u obrero de la construcción, etc. Simplemente el padre abandonó a su hijo o hija dejándolos, según la terrible palabra chilena, inventada quizás por un latifundista o por un encomendero español: "huachos".



_________________





*Javier Campos es escritor chileno. Reside en EE.UU.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)