Top One: ¿Somos innovadores y modernos? - El Mostrador

lunes, 23 de abril de 2018 Actualizado a las 10:22

Autor Imagen

Top One: ¿Somos innovadores y modernos?

por 10 octubre, 2005

Eso nos gusta pensar. Y cuando algunos dicen que los actores económicos chilenos no son tan modernos, nos cuesta entender a qué se refieren exactamente. Nos remitimos a la alta integración de Chile al mundo, tanto de nuestra cuenta corriente como la de capitales. Presentamos un manejo macroeconómico flamante. Hay, es cierto, una gran incidencia del comercio exterior en nuestras cuentas nacionales y un reconocimiento internacional; en términos de desempeño económico, político y desarrollo humano, especialmente, cuando somos comparados con los demás países de Latinoamérica. Entonces somos modernos. En el último Índice del World Economic Forum 2005/6 nos mantenemos, en general, en la posición de la economía más competitiva de Latinoamérica. Top One en manejo macroeconómico.



Sin embargo, las empresas chilenas, si bien son organizaciones exportadoras y ciertamente muy conectadas al comercio internacional, muy pocas de ellas forman parte del grupo de las grandes corporaciones que lideran la economía mundial y siguen los últimos estándares mundiales. Si observamos dentro de ellas, en general, el recurso humano es considerado como un factor productivo más, de fácil sustitución por tecnología, en cuanto la relación de costos lo permita. Ni los trabajadores ni la red de proveedores, contratistas y subcontratistas son percibidos como potenciales socios para construir espacios de mutuo beneficio. En la corriente del outsourcing buscamos economías de corto plazo. Tampoco la investigación y desarrollo en Chile presenta rasgos notorios. En realidad, al contrario, es una gran debilidad. Ni en la búsqueda sistemática de innovación, tecnología y valor añadido al interior de las organizaciones ni con búsqueda de sinergias con los establecimientos educacionales. Por eso aún cuesta concebir la política de desarrollo de clusters en nuestro país. No hay confianzas ni aliados. Hay sólo sueldos y costos.



Si lo dicho describe la situación de la selección nacional de las empresas, qué podríamos decir de la gran mayoría de las empresas nacionales, las que son realmente microempresas a escala planetaria. En Chile hablamos mucho del desafío de las PYME pero en términos ciertos debemos referirnos más bien al desafío de las "Microempresas", con todas sus limitantes. Así es difícil sostener que nos movemos bajo estrategias ganadoras, a partir de la diversidad y riqueza del capital humano. A propósito aparte de caracterizarnos por microempresas sólo un tercio de la fuerza de trabajo son mujeres y un 10% es profesional.



Por otro lado, la perspectiva y plazo con la cual hacemos consideraciones en la planificación presupuestaria, tanto en iniciativa pública como privada, suele ser proyectada a un relativo corto plazo, a lo más a un par de años. Monitoreamos sólo una etapa del ciclo económico. Luego de eso, parecemos pensar, que todos estaremos casi como si estuviésemos muertos. Contrariamente, las sociedades emergentes asiáticas, poseen una perspectiva de visión estratégica, con prospectivas de largo plazo. Miran las tendencias tecnológicas, económicas, políticas a muy largo plazo. Las estrategias y estructuras son diseñadas a 10 y 20 años plazo. Recientemente, un aviso de invitación a la inmigración de 120.000 profesionales por parte de Australia me hace pensar en la evidente concertación de estrategia de largo plazo entre sector público, privado y sociedad civil de ese país.



Las instituciones públicas chilenas tampoco aportan demasiado al modernismo. Hay eficiencia en el servicio y mucha seriedad, lo cual no es poco, pero mientras menos espacio ocupen, mejor. Muy pocas instituciones orientadas a crear mayor valor por diferenciación de productos y servicios. Seguro que frente a la pregunta sobre qué hacen para contribuir a la creación de valor, no hay respuesta. Probablemente en ninguna institución pública aparece en su declaración de misión las palabras "crear valor".



Si bien tenemos en nuestro desempeño económico y político un tremendo vaso medio lleno, debemos cuidar que la calidad de su contenido sea tan moderna como aquella imagen de lo que queremos parecer.



Orientación hacia una mayor colaboración y asociatividad entre los actores en materias de desarrollo de recursos humanos, estimulación de liderazgo emprendedor e innovador, proveernos de una visión de más largo plazo convergiendo con confianza y responsabilidad los distintos actores sociales, e instituciones públicas mucho más conectadas entre sí y con el mercado, que sean puentes de emprendimiento para sus profesionales y técnicos. Eso serán rasgos de mayor modernidad.





Eugenio Pössel M. es ingeniero comercial de la Universidad Adolfo Ibáñez y profesor de Marketing de la Universidad de Santiago

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)