Ä„Con la chichita que se están curando! - El Mostrador

lunes, 23 de abril de 2018 Actualizado a las 01:40

Autor Imagen

Ä„Con la chichita que se están curando!

por 31 octubre, 2005

La moda es una cosa increíble. ¿Por qué? Porque nos pone a todos de acuerdo. O a casi todos para ser ecuánime. Se escucha. Se ve o se lee que el blanco está de moda por ejemplo y todos a vestirse de blanco. ¿La moda es hablar contra la pobreza? La prueba está a la vista. Ahora resulta que todos en nuestro país han gastado su vida luchando en contra de la pobreza. Hasta los empresarios. Y entre estos últimos uno ha rebelado por fin la fórmula de cómo acabar con la pobreza: agarrándose a la teta.



En las entradas internacionales a Chile, terrestres, aéreas y marítimas debería haber una gran pancarta que dijera: "Termina con tu pobreza, agárrate a la teta". Porque quizás el señor Felipe Lamarca, con sombrero de copa y conejo, ha dado un golpe con su varita mágica y nos ha rebelado cómo los poderosos se han convertido en poderosos en Chile.



Y no es que el señor Felipe Lamarca quiera insinuar - ni yo tampoco - que los empresarios chilenos son unos aprovechadores y medradores. No, para nada, aunque ejemplos de esto último los tenemos. Algunos -no precisamente empresarios- hasta con títulos de Beneméritos de la Patria. Y todos a morir pollo.



Sin embargo, pienso que don Felipe Lamarca sí ha querido poner el dedo en la llaga en un mal endémico que aqueja a nuestro empresariado y por ende a todo perico que logre agarrar sus pesos en Chile: la falta de equidad al momento del reparto. No se trata de todos por igual, se trata de equidad, ponderado concepto éste que puso de moda nuestro actual presidente el señor Lagos.



Claro, es curioso - otros ya lo han observado- que siendo don Felipe quien es, eche también su cuarto de espadas en esta moda electoral de denunciar la pobreza. Señalando la vergonzosa distribución del ingreso que afecta a las grandes mayorías y que lógicamente retrasa la solidez de nuestro país.



Notables los efectos de la moda. Y para qué decir, la santificación del Padre Hurtado les ha venido como anillo al dedo a los promotores de la moda en cuestión. No importa que de haber vivido el santo entre nosotros hoy, sería (¿no lo fue ayer?) señalado (¿por un dedo también?) como disociador, extraparlamentario resentido o hasta quizás como terrorista.



También a Cristo lo han manipulado a gusto y placer durante dos mil cinco años no sólo en Chile, obviamente, ¿por qué entonces no se le iba a sacar lonja al Padre Hurtado? (perdón por seguirlo llamando así, pero de este modo lo sigo sintiendo más cercano).



Sin embargo que nadie se confunda. La moda tiene un límite. Se puede hablar de la pobreza pero no hacer nada concreto en contra de ella. Se permite tomar medidas en contra de la pobreza, eso sí. Se pueden crear programas en contra de ella, proyectos, etc. Siempre se ha hecho y quedan de lo más bonitos. Pero, Ä„la firme! En definitiva, en Chile, si no sabes hacerte rico, aguántate con tu pobreza.



Todos sabemos que la próxima rebelión social en nuestro país - imposible ponerle la fecha - volverá a tener su punto de partida en la pobreza. En la pésima distribución del ingreso. Todos sabemos que es imposible un nunca más en un país en que las cifras de la concentración del capital son escalofriantes. Lo saben los empresarios. Lo saben los políticos. Lo saben las FFAA, Carabineros y la Policía de Investigaciones.



Todo el segundo siglo de nuestra vida republicana se llenó de motines, rebeliones, intentos revolucionarios que fueron reprimidos de manera inmisericorde. Los responsables para la historia oficial fueron los anarquistas, sindicalistas, comunistas, marxistas, terroristas. Todos eran pobres que no supieron hacerse ricos.



Hoy, nos lo ha dicho el Presidente, el Ministro de Hacienda, el Parlamento, los empresarios, el máximo representante de la Iglesia chilena, para qué decir los candidatos, y a éstos todo lo que les queda por decir, santo dios. Nos han dicho, digo, que tenemos una vergonzosa distribución del ingreso. Nos han dicho que hay una extraordinaria concentración del capital en nuestro país. Los ricos nunca habían ganado tanta plata en Chile como en estos últimos 30 años. Y nos han dado cifras porcentuales aberrantes de la distancia que hay entre un rico y un pobre en Chile.



Ä„Y qué!, dirán muchos. ¿Es que acaso este cuento no viene pegando desde don Pedro de Valdivia? ¿Qué culpa tienen los ricos que los pobres no la hayamos cachao que hay que hacerse rico pa' dejar de ser pobre?, ¿Trabajando? Claro que trabajando, pus loco. ¿Tú creís que el Benemérito no trabajó pa hacerse con los 30 guatones de dólares? ¿Y si yo quiero instalarme con una fábrica? Fácil. Al momento del reparto tú le decís a los locos: "one for you a thousand for me". ¿Y eso qué quiere decir? ¿Veís? Sin educación no podís ser rico, pus loco.



______________________________________________________________







Nelson Villagra. Actor chileno. Reside en Montreal, Canadá.


Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)