¿Arde París?: Crónica de una revuelta anunciada - El Mostrador

Sábado, 20 de enero de 2018 Actualizado a las 01:39

Autor Imagen

¿Arde París?: Crónica de una revuelta anunciada

por 10 noviembre, 2005

Desde hace doce días Francia ocupa las primeras páginas de la prensa internacional y de todos los medios de comunicación. Las imágenes transmitidas por la televisión planetaria apuntando a la rebelión incendiaria de los jóvenes franceses "de segunda gene-categoría", ha creado la justa inquietud de algunos y el regocijo de otros. Una vez más se ha tratado de ocultar y desvirtuar las verdaderas razones que explican la generación de este estallido social de consecuencias imprevisibles.



La muerte de dos jóvenes electrocutados, tras ser perseguidos por la policía en las afueras de París, pareciera ser el detonador de esta réplica masiva y de violencia callejera inusitada, desplegada por miles de jóvenes cuyas edades fluctúan entre los 11 y 25 años, a lo largo y ancho del país. Esta no ha sido más que la gota que rebalsó el vaso y que tiene sus orígenes en una política sistemática de discriminación y de racismo encubierto hacia las poblaciones extranjeras -fundamentalmente las antiguas colonias- practicadas durante décadas por los sucesivos gobiernos de la V República.



Cuando Francia solicitó el concurso de los extranjeros, inmediatamente después de la Segunda Guerra mundial, no hubo aparentemente dificultad para integrar a la reconstrucción de la nación a miles de foráneos provenientes de España y Portugal, entre otros. Posteriormente, fueron los de Africa del Norte, conocidos como los países magrebíes. Ellos no sólo se asentaron en nuestro país sino que además formaron familias y construyeron su futuro en esta nueva patria. Voluntariamente se omite aceptar que todos estos extranjeros formaron parte activa en la reconstrucción de Francia destruida por la guerra, al mismo tiempo que se inscribían en una clase social determinada, la de los trabajadores, y que inevitablemente sufrirían los efectos de la evolución del capitalismo francés inserto en el contexto mundial.



Los jóvenes implicados en la revuelta actual pertenecen a una segunda y tercera generación de emigrados, en casi su totalidad nacidos en Francia, por lo tanto franceses crecidos y educados en los valores de la República, a priori, en igualdad de condiciones frente al resto de sus compatriotas lo que desecha la hipótesis del problema de "integración".



La crisis actual tiene sus raíces en dos fenómenos bien diferenciados. El primero es que estos jóvenes franceses de ancestros extranjeros sufren al igual que los franceses de "origen", la misma ley del capitalismo neoliberal que marginaliza vastas capas de la población doblegándolas a una condición infrahumana de vida, que comienza por el desempleo, les impide el derecho habitacional por falta de solvencia económica y termina por excluirlos completamente del sistema. Las tasas de cesantía que se registran en estas "cités" donde han tenido forzosamente que replegarse estas familias, supera en el doble o más, los índices de desempleo a nivel nacional. Es evidente que las posibilidades de igualdad y de competitividad sobre el mercado laboral son ínfimas en relación a las capas más solventes de la población, aún más, cuando se sabe que el acceso a la educación y formación de estos jóvenes ha sido violentamente limitada por la escasez de recursos materiales y de acompañamiento necesario, sea familiar o exterior.



El segundo fenómeno dice relación con los propósitos racistas que deben soportar lo que potencializa el primero. Es decir, los problemas de inserción son aún mayores en la medida que no sólo deben afrontar las dificultades propias a su condición de clase desfavorecida, sino que además están sujetos a la mirada suspicaz del "extranjero que viene a comer su pan" o bien y peor, el emigrante que socava las bases mismas de la convivencia por su condición de afuerino que perturba el orden y siembra el miedo a partir de un supuesto "delictual" incompatible con la unidad nacional.



Entre paradoja e hipocresía, los jóvenes que "destruyen" los cimientos de la institucionalidad del Estado, se ven enfrentados al doble castigo : son víctimas de la pauperización a todos los niveles porque descienden de una clase excluida y porque la imagen de Ť extranjeros Å¥ que proyectan en los franceses de "origen" acrecienta la sospecha de esa misma incompatibilidad. Seamos claros, el racismo francés no desapareció con la "descolonización". Sólo fue reinvertido de otra manera, en la apariencia aceptando la diversidad cultural y étnica que enriquecería nuestra potencia, pero en realidad siempre y hasta ahora, se mantuvo la concepción oculta y probablemente inconsciente, que los extranjeros desposeídos no son más que individuos inferiores.



No es posible concebir que los unos y los otros teniendo reivindicaciones esenciales en común, no puedan coexistir y luchar por los mismos intereses que los cohabitan. La ideología dominante del poder económico y político que ha reinado hasta ahora, ha inculcado la idea de la "fractura social", de la "diferencia cultural", de la "civilización y la barbarie" y tantas otras premisas antojadizas que han permitido la noción de exclusión entre los mismos franceses.



Esta política premeditada de los gobernantes de nuestro país, se ha visto incrementada negativamente por el catastrófico gobierno que tenemos desde el año 2002, cuya legitimidad es ya altamente sospechosa. Este gobierno de ultraderecha que no ha vascilado en desmantelar todos los servicios públicos en detrimento de los intereses de la nación, privatizando todo lo que esté a su alcance y cubierto por las "directivas europeas" ha conseguido crear una economía a dos velocidades. Mientras las grandes empresas realizan beneficios insospechados, las clases desposeidas no cesan de perder su poder adquisitivo a tal punto que una capa creciente de indigentes se instala en nuestro país de manera durable donde las familias de estos jóvenes en rebelión figuran en primera línea.



Por cierto, la arbitrariedad aplicada no puede sostenerse sin un cuerpo legislativo que la acompañe y que esté dispuesto a crear todas las leyes necesarias con el objeto de continuar sin límites en su carrera desenfrenada de zanja social impuesta al conjunto de la población.



Consecuencialmente, la estructura represiva del Estado va in crescendo, lo que la lleva a dictar cada día más leyes que limitan las libertades individuales y colectivas, que frenan la organización sindical, que reprimen el derecho laboral y que por supuesto, estigmatizan una cierta población (la de los emigrados y asimilados) a una presunta conducta marginal y contraria a los "intereses de la nación".



El gobierno, inserto en las políticas neoliberales a ultranza, no sólo se contenta de marginalizar los emigrados, entre otros, sino que además penaliza su precariedad que es reprimida a través de la suspensión de subvenciones y subsidios o simplemente la eliminación de recursos bajo la consideración que nos son "familias dignas" de percibir las ayudas del Estado.



La juventud francesa en general y la denominada "extranjera" por su color, se ve sometida constantemente a las presiones de la policía que no trepida en ejercer controles de identidad abusivos en la búsqueda incesante de comportamientos "ilegales". Esta determinación gubernamental de persecución a los franceses sospechosos de "extranjería de origen", está encabezada personalmente por el ministro del Interior, Nicolas Sarkozy, hijo de un emigrado húngaro, cuya obsesión "sécuritaire" sobrepasa lo imaginable.



Inspirado en el sistema estadounidense, profundo admirador del sistema judicial expeditivo norteamericano, y candidato presidencial a las elecciones de2007, encarna lo inaceptable para todos estos jóvenes franceses que se ven amenazados en su propia identidad, y con razón, pues este personaje dudoso de sus propias capacidades mentales, pero con un gran acierto populista, concita la atención preferencial de los medios de comunicación franceses que siguen su juego de disipar los miedos de la población, todos ligados a la "seguridad".



Es en ese contexto que los jóvenes franceses ha respondido enérgicamente a la agresión permanente del ministro del interior, que en vez de apagar el fuego lo ha alimentado con sus declaraciones y actos y que una vez más, todo lo que ha ofrecido es más de lo mismo, es decir más represión. La gestión del conflicto por parte del ministro y del gobierno en su conjunto, intervenciones de Chirac y de De Villepin, no han logrado en absoluto apaciguar los ánimos, muy por el contario, no han hecho más que exaltar la violencia de los jóvenes sintiéndose absolutamente despreciados y señalados como criminales.



La criminalización de la juventud francesa por parte del gobierno, que trata por todos sus medios de reestablecer el orden republicano a cualquier precio ignorando las causas que engendran el conflicto, puede conducirnos a un desenlace aún más dramático de la situación.



Un par de noches atrás espérabamos una respuesta más consistente de parte del primer ministro en alocución por la televisión. Sin embargo, no hizo más que reafirmar la política del gobierno en el sentido de endurecer su posición aferrándose a los valores de la República en aras de restaurar el orden en nombre de la ley, para lo cual anunció la eventualidad de colocar todas las localidades "sensibles" bajo toque de queda nocturno sin privarse de la carta de militarizar el conflicto.



La actitud gubernamental y la desesperación de los jóvenes franceses que participan activamente en esta insubordinación con índices autodestructores también, permite pensar que el desenlace de la crisis tendrá características dramáticas donde será necesario delimitar las responsabilidades del gobierno. Ya en este minuto hay más de cien jóvenes, muchos de ellos menores, que se encuentran en las cárceles. Seguramente mañana habrán otros tantos y así muchos más en la lógica del gobierno, ¿pero qué se obtendrá como lección si la gestión del conflicto se da entre dos bandos: el de los "insurrectos" y el de la policía?



Curiosamente, los análisis acostumbrados de los responsables políticos de este país no se escuchan, como si se esperara un desenlace fatal, uno más, para que reaccionen en función de sus propios intereses electorales o de poder independientemente de los acontecimientos, que atraviesan medularmente la problemática social, económica, política y moral de nuestra Francia, país de los derechos humanos, nuestra Francia tierra de acogida, mitos que cayeron estruendosamente desde el 28 de octubre pasado.



Es imperativo que las organizaciones sociales de todos los horizontes, las ONG y asociaciones diversas, nos movilicemos rápidamente para evitar una catástrofe mayor y exijamos un amplio debate democrático con el conjunto de los actores implicados en esta coyuntura con el objeto de encontrar soluciones reales para los sectores mas desfavorecidos de nuestra sociedad, donde la juventud tenga su lugar y reconocimiento.



____________________________________________________________





Ulises Urriola. Chileno-francés, reside en París desde hace varias décadas.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)