París: algo más que patear piedras - El Mostrador

Domingo, 21 de enero de 2018 Actualizado a las 16:13

Autor Imagen

París: algo más que patear piedras

por 20 noviembre, 2005

La cintura de París en llamas, la marginalidad en una explosión de violencia sin parangón. Jóvenes que expresan a través de un vandalismo visceral, un resentimiento que se fue incubando en una sociedad entrampada en el hedonismo. El efecto demostración de una sociedad de contrastes, donde el francés medio se encierra en sí mismo, aceptando a regañadientes que su estilo de vida requiere la mano de obra de la inmigración, para los trabajos que él detesta realizar. Una sociedad que refleja en esta convulsión incontrolable debilidades estructurales, con un estallido social a cargo de muchachos casi adolescentes, que han volcado su bronca y frustración en el símbolo de la sociedad individualista moderna: el automóvil.



Una asonada anárquica que se ha escapado de las manos al Estado, que no responde a activismo político formal, que surge de lo subterráneo, de los códigos de ghetos que articulan su protesta contra el sistema sin que existan líderes, ni propuestas. Una explosión que se extiende por las alcantarillas de la ciudad luz, rebasando fronteras, golpeando los genitales de la Europa liberal. Un país continente que envejece y se encuentra asediado étnicamente por las mayorías pobres norafricanas que llegaron a buscar una oportunidad, pero que chocaron contra los límites impuestos por los nacionales de una nación como la francesa, que expresa su xenofobia con la reaparición del neonazismo como peligrosa tendencia.



En los límites del crecimiento, tal como se discutiera en el Club de Roma de los sesenta, hoy la crisis es expresión de una soterrada sociedad clasista que no se esmeró en corregir las inequidades internas y hoy esas favelas de la cintura pobre de la ciudad brillante, le pasan la cuenta al establishment, le gritan con cócteles molotov que la juventud en las esquinas quiere estar en la mesa, que está cansada de limpiar las excretas de la sociedad rica y panzona que hace gárgaras con la fraternidad. El automóvil, aparente ícono de la modernidad, es el objeto preferido para esta hecatombe. Miles de automóviles incendiados nos hablan de la intención de hacer doler a la sociedad de consumo en donde más le duele, en su símbolo de bienestar y de diferenciación, el automóvil.



Pero quizás esto sea sólo una lucubración de quien busca explicar el fenómeno, buscando algo metódico que le dé sentido a la hecatombe. Pero, acá no hay ideas de cambio, ni utopías, ni conciencia de clase, ni nada de eso. Hay vísceras enmierdadas por décadas, bilis suburbanas que como el magma volcánico han reventado arrasando todo a su paso. No hay que comparar esto con el París de Mayo de 1968, en donde la intelectualidad buscaba llevar la imaginación al poder. Ahora lo que ha salido fuera es simplemente la rabia acumulada de no poder integrar el paraíso del consumo y estar condenados esos jóvenes marginales a una pobreza peor que la pobreza de los países de origen de sus padres, porque significa ser pobres en medio de símbolos de opulencia, porque significa carecer frente a estanterías repletas, en tanto la sociedad de consumo los sigue marginando en función de sus criterios mercantilistas: tanto tienes, tanto vales.



La expresión de descontento no generará ni espera generar un movimiento político, una nueva idea social. Pero sí la clase política mundial debe tomar nota que las inconsistencias éticas y prácticas que tiene crecer en la inequidad, de la inestabilidad en el largo plazo de una sociedad que ha preferido el confort individualista a la familia numerosa, matrimonios ricos, pero que prefieren las mascotas a los hijos. Una Europa tradicional que ya tiene una pirámide poblacional invertida, con una amplia mayoría de viejos y una minoría de juventud autóctona. Una Europa futura que si ha decidido integrar a los inmigrantes debe hacerlo de verdad, compartiendo con ellos las oportunidades, generando políticas públicas para promoverlos de la marginalidad a una convivencia entre iguales.



Es importante observar que lo de Francia puede ocurrir en toda sociedad que profundiza la brecha entre marginalidad y opulencia, debilita los estratos medios y pauperiza los sectores populares.



Chile demuestra un modelo boyante en su macroeconomía, pero con similares pies de barro como puede haberlo tenido Francia en sus poblaciones suburbanas. Por lo tanto, mirar seriamente los hechos comentados, debiera motivar a un fuerte cambio en la esencia de la sociedad de mercado que se vive hoy, cruzada por los oligopolios y la desigualdad.



En los ochenta, quizás también las esquinas de Francia se llenaron de jóvenes adolescentes pateando piedras. Veinte años después no se conforman con eso y buscan incendiar los íconos de la sociedad clasista que los ha condenado a vivir segregados, mientras la prosperidad sólo alcanza a unos pocos, los mismos de siempre.



____________________________________________________________





Hernán Narbona Véliz. Escritor y columnista.
www.escritorhnv.blogspot.com

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)